Abortos “on line”: Venta de Misotrol en Internet

Escrito por Murielle González en marzo de 2007

El Misotrol es un fármaco creado para el control de las úlceras gástricas, pero se ofrece en Internet como un método eficaz para terminar con embarazos no deseados.

Mientras algunas figuras políticas, alcaldes y representantes de la Iglesia aún polemizan por la decisión del Gobierno de entregar la píldora del día después en consultorios, cientos de muchachas compran a través de Internet elevadas dosis de Misotrol, sin que todavía ninguna autoridad repare en ello. El medicamento, que fue creado para el control de úlceras gástricas, se ofrece como un “eficaz método abortivo” a vista y paciencia de cualquiera que navegue en la red. Así prolifera un mercado ilegal que surgió hace poco más de 5 años y que todavía existe en total impunidad.

“Vendo Misotrol, dosis de 4 pastillas (200 mcg c/u) efectivas hasta las 9 semanas. Indicaciones de uso. Envío a regiones”. Este fue el aviso que por accidente leyó Jorge, un profesional de Valdivia, quien en su correo electrónico recibió un mensaje con un vínculo a un sitio de compra y venta por Internet. Misotrol era uno de los productos ofertados. La dosis de 800 mcg (4 pastillas) se vende a un valor promedio de 40 mil pesos.

Este fácil y casual acceso al medicamento revela que existe una especie de “mercado negro virtual” con demanda en todo el país. Los que están detrás de este negocio, utilizan sitios como la Red Interactiva de Estudiantes (rie.cl), el sitio de universitarios bananacorp.cl y en foros y comunidades como zimio.cl, todomercado.com o nexolocal.com para publicar sus ofertas. Son personas que saben que están haciendo algo ilegal, por lo que siempre garantizan seguridad y discreción. Apoyados por el anonimato que obtienen en la red, usan nombres o nick como azlacorta, mejoría2006, misoefectivo o serviciosdeayuda.

Todo por la prostaglandina

Misotrol es el nombre comercial del Misoprostol, un análogo de la prostaglandina, que es una sustancia que produce el organismo en diferentes zonas del cuerpo. El medicamento es usado hace décadas en la prevención y tratamiento de algunos tipos de úlcera gástrica. Como producto farmacéutico, se vende en frascos de 28 pastillas y cada una tiene 200 mcg de misoprostol.

Pero, junto con demostrar ser un efectivo control de las úlceras, se descubrió que también tenía efectos en el útero. Gonzalo Cuevas, jefe de la unidad de ginecología y obstetricia del Hospital Regional de Concepción, explica que “la experiencia científica demostró que es un buen medicamento para dar elasticidad al cuello uterino, debido a que su ingesta favorece las contracciones”.

Como uso ginecológico, el Misotrol reemplazó a la oxitocina, una prostaglandina natural que se utilizó por muchos años para inducir partos de término o expulsar un aborto retenido y las dosis clínicas están en una relación inversamente proporcional al tiempo gestacional. Es decir, a mayor tiempo del embarazo, menor es la dosis para inducir el parto. Al contrario, si se trata de expulsar un aborto retenido al cabo del primer trimestre de la gestación, se utilizan dosis más altas.

Sin embargo, esta información cayó en manos de inescrupulosos que vieron que el medicamento podía ser efectivo para producir abortos, mediante una altísima dosis de misostrol e iniciaron su comercialización.

Asesoría virtual

En la mayoría de los avisos en Internet se afirma que el vendedor tiene conocimientos sobre el uso del fármaco y cómo utilizarlo. Algunos hasta advierten sobre contraindicaciones y efectos secundarios. Andrea Sandoval, por ejemplo, tiene una decena de anuncios en el portal rie.cl No sólo entrega su nombre y apellido, además dice ser estudiante de tercer año de Química y Farmacia, aunque en otros avisos la misma Andrea asegura ser estudiante “de gine”. “(…) vendo Misotrol hace bastantes años vía Internet y el tema es complejo. (…), si bien el medicamento es la gran panacea para tu problema no es tan simple como parece (…)”, dice en una de sus ofertas.

Otros, en tanto, afirman que venden el medicamento como una suerte de “solidaridad de género”. Son jóvenes que confiesan haber comprado el medicamento “para resolver su problema”, que usaron sólo 4 de las 28 pastillas que contiene el envase y que las dosis disponibles las comercializan para “ayudar” a las mujeres que, como ellas, quieren terminar con sus embarazos no deseados.

También están los que aluden el argumento de la libertad de decidir sobre el propio cuerpo. Como Mauricio y su nick yosiempredecido.

Este mercado parece no tener límites. Las recetas también son un producto que se tranza. Bajo el nick recetario2006, una persona entrega una receta firmada por un médico por sólo $60 mil pesos. Con el documento se podría comprar el frasco en la farmacia, cuyo valor comercial bordea los 40 mil pesos.

Gonzalo Cuevas, sostiene que para evitar el uso doloso de las recetas médicas se hace necesario una normativa más estricta, como con los talonarios cheque que los médicos compran en el Ministerio de Salud para recetar psicotrópicos a sus pacientes.

El especialista advierte que en este punto existe un vacío legal. Las imprentas no están obligadas a verificar la información que entrega un cliente para la impresión de talonario de recetas médicas y sólo queda a criterio de quien recibe la orden de trabajo.

De la farmacia a Internet

Hoy el Misotrol se vende en farmacias con receta retenida, pero no siempre fue así. En el año 2000, la SEREMI de Salud de la región del Bío Bío recibió una denuncia de un caso de aborto inducido con este fármaco. El hecho se habría registrado en un hospital de Chillán. Isaías Wortsman, jefe del sub departamento de Farmacia y Profesiones Médicas de la SEREMI, reconoció que a consecuencia de la denuncia despachó a todas las farmacias de la región – y a 3 ginecólogos de la comuna- un instructivo que modificó su condición de venta “por haberse detectado una desviación frecuente del uso terapéutico del Misotrol indicado como inhibidor de la secreción ácida gástrica de la mucosa intestinal hacia una indicación abortiva”.

Así, a partir del 26 de enero de 2001, los medicamentos con misoprostol se expenden al público sólo con receta médica retenida. En la práctica, las farmacias no están autorizadas a venderlo sin la retención de la receta de un médico especialista, la que debe ser archivada junto al duplicado de la boleta de venta.

Pero, este mercado es sólo la punta del iceberg de una gran cantidad de medicamentos que de manera clandestina se venden en la web. Worstman advierte que las farmacias son inspeccionadas 2 veces al año, como mínimo, y que los inspectores dedican especial atención a los libros de registro. Si descubren que un remedio fue vendido sin retener la receta correspondiente, la farmacia, el químico farmacéutico y el empleado se exponen a una multa de hasta 63 UTM. El funcionario confirma que “se han realizado varios sumarios por esta razón en Chillán, Concepción y Los Ángeles”.

Sabuesos de la red

En algunos casos, los foros en los sitios web son usados como centro de operaciones. En rie.cl, por ejemplo, las ofertas de Misotrol están en esta categoría. Son centenares de páginas con listas y cientos de post (publicación en la web). En todos figura además de la fecha, la dirección IP (proveedor de Internet) desde donde se hizo la conexión.

La Brigada Investigadora del Ciber Crimen de la Policía de Investigaciones realiza un permanente monitoreo a estos portales a la espera de encontrar alguna pista de los infractores o algún delito que pueda ser denunciado a las autoridades. Bárbara León, sub inspectora de la Brigada, explica que el método de investigación es muy similar al utilizado en los casos de redes de pedofilia. “Rastreamos la conexión desde el lugar donde se publica el aviso y si una persona contacta al vendedor mediante el uso del correo electrónico, podemos rastrear el e-mail hasta ubicar el lugar físico de la conexión”, explica. Comenta que en este caso (venta de misotrol) no son redes organizadas, sino “particulares que adquieren de una manera u otra el medicamento y lo ponen a la venta”.

La Brigada sólo puede actuar mediante una orden de investigar emanada del Ministerio Público o Tribunales. La subinspectora León, afirma que cada cierto tiempo reciben órdenes de investigar de las fiscalías, por denuncias de hospitales donde las jóvenes llegan de urgencia por abortos inducidos con Misotrol. En su mayoría son casos de la Región Metropolitana o por personas que han encontrado los avisos en la web. Sin embargo, las investigaciones aún no dan con el paradero de los responsables. De hacerlo, estas personas sólo se exponen a una multa. “La comercialización ilegal no es considerada un delito, sino una infracción al Código Sanitario”, aclara la detective. La normativa (Art. 123), establece que todos los medicamentos que sean para uso humano deben ser expendidos en farmacias o en establecimientos del tipo A o B, es decir, farmacias y recintos hospitalarios. La infracción a esta norma tiene multas que oscilan entre los 32 mil y 128 mil pesos.

Indolencia absoluta

Muchas cosas están en Internet y no siempre son legales. La condición virtual de la comunicación parece ser el principal obstáculo en este delito de aborto solapado. En rigor, depende de la connotación moral que le atribuya la sociedad para ponerle atajo. Así ocurrió con las redes de pedofolia y de pornografía infantil que en el último tiempo tienen mayor relevancia por motivos políticos. Es un discurso que atrae votos. Pero, en lo que se refiere a la venta ilegal de medicamentos y en especial aquellos para uso abortivo, hay una indolencia absoluta. Nadie se preocupa. Así lo cree el gineco obstetra Gonzalo Cuevas. El especialista sostiene que “son varias las entidades que debieran tomar cartas en el asunto: el Ministerio de Salud, las asociaciones gremiales de químico farmacéuticos y el gremio médico en su conjunto”.

En tanto, Isaías Worstman reconoce que como autoridad sanitaria saben “que personas inescrupulosas están dando un uso perverso al Misotrol”. Sin embargo, descarta la necesidad de un mayor control o restricción en la venta del medicamento. “No es necesario, porque el medicamento tiene un uso médico beneficioso para la salud y creo que el control con receta médica retenida es suficiente, tal como lo señala el Código Sanitario”.

Una dosis mortal

Aunque se trata de un método menos invasivo y peligroso que las operaciones clandestinas y otros métodos, con el Misotrol las mujeres también arriesgan su salud, ya que tiene una acción abortiva según la dosis. Y como se trata de la interrupción de un embarazo en el primer trimestre del periodo gestacional, se requieren al menos 800 mcg para provocar el aborto. “Puede suceder que el aborto provocado con Misotrol no sea completo y se presente una hemorragia abundante. Entonces la mujer deberá acudir a un hospital para realizarse un legrado o bien presentar una sintomatología que puede complicarse”, afirma el gineco obstetra del Hospital Regional.

Mientras persista la venta ilegal de este medicamento en Internet, muchas mujeres continuarán poniendo en riesgo su vida. El negocio de los abortos on line sigue impune.

Los rostros tras los avisos

En esta investigación periodística se contactó a varios avisadores de Misotrol. Uno de ellos fue Pablo. En su anuncio, señalaba que trabajaba en una farmacia y que sabía del tema. Al teléfono su voz parecía preocupado y atento. Confirmó que él era químico farmacéutico en un local de una reconocida cadena, pero que trabajaba en Santiago. “El frasco lo saco de la farmacia y con un amigo médico me consigo la receta. Así no hay problema en el registro”, confesó.

En Concepción, se ubicó a una joven. Se pactó un encuentro y quien llegó resultó ser una muchacha bien vestida. Parecía una “niña de buena familia” y algo tímida. Lo primero que preguntó fue: “No eres rati, cierto”.

Contó que el frasco lo había conseguido para una amiga con un médico conocido y que vendía las pastillas que sobraron. Sabía que se trataba de un negocio ilegal. Mostró el frasco dentro de su caja y con las pastillas originales sin sacarlo de su cartera en una actitud agazapada y sospechosa.

 

Categoría: Contenido