Por un verano sin “chatarra”

Escrito por Luis Endía Bilbao en enero de 2012

Porque están de vuelta, las frutas, verduras y hierbas frescas son las reinas del verano. No hay excusa para alimentarse mal.

Nada mejor para un almuerzo de verano que un pastelito de verduras recién horneado, ya sea de zapallo italiano, de choclo o acelgas con zanahorias. Liviano, fresco y sano, a lo que podemos sumar una ensalada, de esas con frutos que maduran a puro sol y huelen a su esencia, como el tomate.

Y si agregamos de postre una fruta jugosa y dulce estaremos mejorando absolutamente nuestra alimentación en verano. Porque estos alimentos propios de la temporada estival son un real aporte nutricional que ayudan, en parte, a equilibrar esos excesos del invierno. Vitaminas, fibra y mucho líquido llega a nuestro cuerpo bajo esta dieta, lo que también armoniza con el clima veraniego, sobre todo si estamos en zonas muy calurosas o muy expuestos al sol.

Si bien en columnas anteriores hemos hecho referencia a los clásicos del verano, creo que no está demás volver a mencionarlos,  ya que nada mejor para un domingo, por ejemplo, que un buen par de humitas vaporosas y aromáticas bien acompañadas de una ensalada de tomates, todo esto con un poco de azúcar o ají verde fresco y picante. Y si de clásicos hablamos, agreguemos a esta lista uno porotitos granados, ya sea en versión pirco o mazamorra ¡Uy  que hambre da escribir esto!

Frutas muy maduras son ideales para ser consumidas desde el desayuno. Debemos tener la  consideración de que no sean muy frías a primera hora, pero ya avanzado el día esa misma temperatura será muy necesaria. Cómo no mencionar de inmediato un trozo de sandía de corazón rojo y dulce servida a media tarde o una porción de melón tuna o calameño. Si  hay más tiempo y equipo de producción, unas brochetas de frutas nunca vienen mal, incluso para acompañar un aperitivo de post jornada laboral.

Independientemente de la opción que usted tome para consumir alimentos frescos y naturales, no olvide  que aparte de todo lo indicado anteriormente, está disfrutando de lo mejor de nuestro campo y no comiendo ni usted ni su familia la famosa comida chatarra.

Ensalada de tomate a la chilena

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de tomates
  • 1/3 paquete de cilantro
  • Una cebolla
  • Un ají verde
  • Vinagre a gusto
  • Aceite a gusto
  • Sal

Preparación

Mondar los tomates y cortar en octavos. Cortar la cebolla en pluma y picar el ajo, el ají y el cilantro. Juntar todos los ingredientes, aliñar bien y servir.

Porotos granados

Ingredientes: 

  • 1/2 kilo de porotos granados
  • 2 choclos
  • 100 gr de porotos verdes
  • 2 pimientos rojos
  • Una cebolla
  • 2 dientes de ajos
  • 50 gr de apio
  • Tomillo a gusto
  • Albahaca a gusto
  • Sal y pimienta

Preparación

Cocinar los porotos y reservar. Lavar las verduras,  cortarlas en cubos de uno por uno y sudar con aceite. Agregar los porotos junto con un poco de caldo de la cocción. Rectificar sabor. Cortar el choclo, moler un poco y agregar a la preparación para que ayude a espesar. Dejar cocinar por 15 minutos. Servir calientes.

Humitas

Ingredientes: 

  • 10 choclos
  • Albahaca a gusto
  • Un ají verde
  • Una cebolla
  • Un diente de ajo
  • Azúcar a gusto
  • Manteca a gusto

Preparación

Lavar los choclos y separar las hojas. Luego moler bien el choclo junto con la cebolla, el ajo, el ají y la albahaca. Mezclar bien y, después,  agregar la manteca. Formar las humitas, amarrar y cocinar. Una vez listas, agregar azúcar y servir calientes.

Categoría: GastronomíaContiene: 0 Comentarios


Su Comentario


Las opiniones vertidas por diferentes columnistas en esta revista, como asimismo el contenido y forma de los avisos publicitarios, son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten o pagan por su inclusión, no teniendo Revista NOS, por tanto, ninguna responsabilidad en su contenido.
Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido editorial y fotográfico de esta edición.
Revista Nos se reserva el derecho a borrar comentarios que no tengan relación con la temática del tema o que atenten al respeto y la libertadad de opinión de la demás personas que participan opinando en este medio.