Seremi Rodrigo Saavedra y su 24/7 en el Minvu: “Este cargo me ha dado tremendas satisfacciones”

Escrito por Revista Nos en junio de 2012

A un año de haber asumido como seremi de Vivienda y Urbanismo en la zona, el arquitecto reconoce que se trata de un trabajo intenso, que exige muchos sacrificios personales, pero que la seriedad con que han enfrentado la misión hoy les permite mostrar resultados concretos en las tareas de reconstrucción de viviendas y tener a Biobío a la cabeza en el número de proyectos ciudad aprobados por el Gobierno Regional y central.

No recibió pendrive ni dossier con indicaciones. Sin embargo, al asumir su cargo como secretario regional ministerial de Vivienda y Urbanismo de la Región del Biobío, Rodrigo Saavedra Burgos (35) tenía claro el peso y la responsabilidad de la función que aceptaba: reconstrucción, reconstrucción y reconstrucción sería su norte, aunque sin “descuidar” todas las otras labores que requería su cartera en la ciudad y región.
Arquitecto de profesión y máster en Economía Urbana de la Universidad Mayor junto con la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos Aires, venía de desempeñar un cargo por varios años en el área privada, fuera de Concepción. Por ello, ya como seremi se impuso un período de inducción, con visitas a terreno a todos los proyectos que su cartera realizaba en la zona y así “encarar personal y presencialmente cada uno de los problemas que se presentaran para recuperar la capacidad de la ciudad”.
Un desafío nada menor, sobre todo porque tenía que dar una pronta solución habitacional a las casi cuatro mil familias damnificadas que habitaban las 83 aldeas de la Región del Biobío. “En terreno, ellos, con angustia, nos expresaban su preocupación y su anhelo de recuperar pronto sus hogares, por eso mi tarea fue dar un cambio de ritmo al proceso, con un trabajo fuerte, en terreno, con mesas de trabajo y un seguimiento acusioso para asegurarnos que todo estaba funcionando bien y garantizarle a toda esa gente que lo estaba pasando tan mal que estábamos trabajando para ellos”.
Una de las mayores dificultades para la reconstrucción de las 87 mil viviendas que se necesitaban en la Región fue la escasez de terrenos disponibles, por la topografía o por la poca claridad de la propiedad, por tal razón muchas veces los proyectos tardaron más de lo esperado. “Por eso fuimos muy transparentes en toda esta gestión, porque nos reunimos con ellos para explicarles que existían plazos y que los proyectos podían demorar, porque no queríamos crear falsas expectativas y aumentar su angustia”.
Fueron días de “ponerse colorado” no una, sino muchas veces, por los constantes reclamos desde las aldeas, pero hoy la gente -asegura- valora el nuevo estilo y empieza a ver cómo se concretan los proyectos. “Es preferible ser directo, los damnificados necesitaban certezas y verdad, y nosotros hemos tratado de ser lo más realistas posible”, comenta.
En todo este proceso se hizo necesario optimizar, agilizar y mejorar la gestión del Minvu en la zona, y generar una organización distinta, incluida la creación de un área de control de gestión, inversión y proyectos de ciudad. “Porque junto con trabajar para la reconstrucción era necesario potenciar el área de urbanismo, que es la que permite planificar y proyectar el crecimiento de las ciudades”, agrega.
A un año de haber asumido este desafío su balance es “azul”, de mucho trabajo, pero también de “tremendas satisfacciones”, porque estos logros laborales tienen un sabor distinto. En este arqueo a su gestión recuerda como anécdota que cuando asumió como seremi sus amigos le decían que se iba de vacaciones al sector público. “Nada más alejado de la realidad”, asegura, porque en el sector público el trabajo es intenso, 24/7, contra el tiempo, porque las necesidades son muchas”.

Biobío, líder en proyectos de urbanismo

Desde junio de 2011 a marzo de este año el promedio de inicio de obras es de 2.268 obras mensuales, donde 1.509 corresponden a nuevas viviendas y 759 a reparaciones. Cifras que hablan de un proceso que avanza.
Sobre los problemas que reportaron fiscalizaciones a las viviendas entregadas, como la tardanza en su ocupación o en la entrega en arriendo que de éstas hicieron sus beneficiarios, responde que esto obedece a un “problema cultural”, porque la nueva vivienda implica el pago de servicios básicos que muchos de los asignatarios, varios de ellos antiguos allegados, no están acostumbrados a solventar. “Estamos trabajando con nuestros equipos para que las personas asuman el cambio”, apunta.
Orgulloso comenta que el área de urbanismo en la Región del Biobío fue potenciada y que la gestión realizada hasta hoy permite a la zona liderar las estadísticas nacionales en proyectos aprobados con más de 150 proyectos y una inversión de 54 mil millones de pesos en pavimentos. Añade que los planes de mejoramiento de barrios y las recuperaciones de plazas espacios públicos y parques, donde la obligación es integrar a las juntas de vecinos y a las organizaciones para que se genere un real empoderamiento, ha dado excelentes resultados: “Un ejemplo es Boca Sur en San Pedro de la Paz, donde las personas trabajan día a día en los proyectos, cuidándolos y manteniéndolos”.
Destaca las inversiones realizadas para la concreción de los corredores de transporte público y el desarrollo de proyectos en el borde costero con parques de mitigación en Talcahuano, Lebu, Tubul, Llico, Quidico y Tirúa. En Concepción, el mayor anhelo es la construcción de una red de parques urbanos que incluya el parque Ecuador, Costanera y Cerro Chepe, además de la construcción de costaneras en las dos riberas del Biobío. “Todos estos logros me mantienen feliz y motivado en mi cargo, y aunque todavía nos queda mucho por hacer, estoy dispuesto a enfrentar con más ánimo este desafío, por la satisfacción profesional, pero también personal que significa trabajar para mejorar la calidad de vida y contribuir, aunque sea con un grano de arena, a la felicidad de la gente menos favorecida por esta sociedad”.

Categoría: BusinessCenterContiene: 0 Comentarios


Su Comentario


Las opiniones vertidas por diferentes columnistas en esta revista, como asimismo el contenido y forma de los avisos publicitarios, son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten o pagan por su inclusión, no teniendo Revista NOS, por tanto, ninguna responsabilidad en su contenido.
Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido editorial y fotográfico de esta edición.
Revista Nos se reserva el derecho a borrar comentarios que no tengan relación con la temática del tema o que atenten al respeto y la libertadad de opinión de la demás personas que participan opinando en este medio.