Empleabilidad, un desafío ineludible

Escrito por Revista Nos en agosto de 2017
col-uss-Sergio Castro USS

Sergio Castro Alfaro Vicerrector Sede Concepción Universidad San Sebastián

Al elegir una carrera, los estudiantes consideran factores como la vocación, habilidades, puntaje en la PSU, en algunos casos la tradición familiar, extensión del programa, arancel y también la empleabilidad e ingresos que esa profesión les reportaría. Estos dos últimos factores deben ser bien analizados, pues resulta complejo hacer proyecciones del mercado laboral de una profesión para los próximos seis o siete años, periodo que suele tardar un joven en trabajar después de cursar el pregrado.

Esta incertidumbre se agudizará debido a la revolución tecnológica, que generará modificaciones hoy insospechadas en el mercado laboral. Tampoco sabemos cómo cambiarán el mundo productivo y las necesidades de la población. Si bien podemos hacer proyecciones respecto de la empleabilidad de una profesión en específico, hay un amplio margen de incertezas.

En ese contexto, quienes nos desempeñamos en educación superior debemos asumir que la empleabilidad es parte de nuestra tarea. Hacer esfuerzos por insertar a los estudiantes en el campo laboral, luego de que egresan, es un deber moral con ellos, sus familias y el país. Se trata de un desafío mayúsculo que debemos enfrentar desde los primeros años de formación.

Entregarles una formación disciplinar de excelencia para que cuenten con las herramientas técnicas para desenvolverse en el exigente campo laboral es básico.  Pero hoy sabemos que eso es sólo la base. Frente a la alta competencia, los profesionales requieren contar con elementos distintivos. Según cifras del Servicio de Información de Educación Superior (SIES), en 2016 se titularon en Chile 195.838 profesionales en programas de pregrado. Cerca de la mitad de ellos corresponde a egresados de universidades. El número de titulaciones en pregrado en el sistema creció un 44 % en los últimos cinco años, haciendo evidente que los profesionales requieren más que la formación disciplinar para destacarse en su área.

El desafío es complejo, pero ineludible. Para la USS lo primero es dotar a los profesionales de un sello que los identifique con nuestro proyecto educativo, centrado en los valores del humanismo cristiano. También buscamos entregarles competencias transversales, muy útiles en su desempeño laboral. Sabemos que el medio valora cada vez más a las personas responsables, creativas, capaces de trabajar en equipo, asertivas, autónomas, flexibles y con iniciativa. Potenciar esas competencias va en paralelo con la formación disciplinar. Asimismo, debemos vincularnos con el sector productivo para generar redes y detectar necesidades de recursos humanos que podríamos formar.

La empleabilidad es un tremendo desafío para todas las instituciones del sistema, pero también para cada estudiante que ingresa a la educación superior que debe, desde los primeros años, cimentar su camino hacia el campo laboral.

Categoría: ColumnasContiene: 0 Comentarios


Su Comentario


Las opiniones vertidas por diferentes columnistas en esta revista, como asimismo el contenido y forma de los avisos publicitarios, son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten o pagan por su inclusión, no teniendo Revista NOS, por tanto, ninguna responsabilidad en su contenido.
Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido editorial y fotográfico de esta edición.
Revista Nos se reserva el derecho a borrar comentarios que no tengan relación con la temática del tema o que atenten al respeto y la libertadad de opinión de la demás personas que participan opinando en este medio.