Nuestro amigo Chen

Escrito por Revista Nos en septiembre de 2017
Aurelio Maira USS

Aurelio Maira Director de Comunicaciones USS Concepción

La prosperidad es algo que se respira tan pronto como uno aterriza en el imponente aeropuerto de Wuhan, en la provincia de Hubei. Y en este tren del progreso que recorre China, la Región del Biobío ha conseguido un boleto en primera clase. Es un logro mayor, pues nuestra zona ya clavó muy firme una bandera como la única del país que hace su propia bajada en la Chile Week.

Es un hito que llega al final del periodo del intendente Rodrigo Díaz, y que será un emblema al momento de revisar el legado de su administración. Esto último, esperamos todos quienes participamos en la misión que viajó a ese país la primera semana de septiembre, debe fortalecerse como una oportunidad en el camino que se debe recorrer, y no convertirse en una amenaza, pues con la llegada de un nuevo gobierno -muy probablemente de la oposición- sería muy contraproducente desconocer lo aquí logrado y no hacer un seguimiento serio y con altura de miras de este camino.

Y, como para que tomen nota las futuras autoridades, da la impresión de que serán los propios integrantes de esta misión a China quienes adoptarán un rol de custodios de este logro, para que se construya adecuadamente sobre los cimientos del hermanamiento con la provincia de Hubei.

Esta suposición tiene su fundamento en la notable química generada en la comitiva, en la que florecieron las confianzas y el afán de progreso de nuestra zona y sus habitantes, independiente de los distintos intereses sectoriales y tendencias políticas que encontramos en un grupo de casi 80 representantes del mundo público y privado.

Respecto del rol de las universidades, hay un papel que nos han solicitado persistentemente nuestros colegas chinos: el idioma español es un bien muy escaso y demandado por esos lados. Aquí existe una tremenda necesidad de intercambio y de formación de más profesores y personas en nuestra lengua, quienes serán los encargados de promover una comunicación más fluida para así contribuir decididamente a derribar las barreras que suponen idiomas y culturas tan distintas. Ello traerá consigo un mejor entendimiento entre las partes, que elevará las confianzas para concretar negocios y mucho más.

Testimonio de lo anterior fue lo ocurrido en el break, tras la exposición del ex Presidente Eduardo Frei, en el Foro de E-Commerce de Optic Valley. En ese instante se me acercó un joven asiático llamado Chen, quien me preguntó en inglés si entendía español y si le podía traducir un mail de un chileno que le consultaba por los camiones grúa que vendía. Después me pidió el número de celular para comunicarse a través de WhatsApp cuando necesitara otro apoyo de intérprete. Más allá de la anécdota, vale la pena preguntarse cuántos Chen van a acercarse a nosotros, gracias al camino ya transitado entre la Región del Biobío y China, y -en especial- al potenciar esta relación a futuro. De nosotros y de nuestro buen juicio depende.

Categoría: ColumnasContiene: 0 Comentarios


Su Comentario


Las opiniones vertidas por diferentes columnistas en esta revista, como asimismo el contenido y forma de los avisos publicitarios, son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten o pagan por su inclusión, no teniendo Revista NOS, por tanto, ninguna responsabilidad en su contenido.
Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido editorial y fotográfico de esta edición.
Revista Nos se reserva el derecho a borrar comentarios que no tengan relación con la temática del tema o que atenten al respeto y la libertadad de opinión de la demás personas que participan opinando en este medio.