Mirando al otro lado de la cordillera

Escrito por Revista Nos en diciembre de 2017
col-AlvaroFernandez

Álvaro Fernández Ferlissi Abogado tributarista.

Desde la llegada del Presidente Mauricio Macri al gobierno argentino se han ido generando importantes cambios en materia económica y comercial con Chile.

A contar de junio del año 2016, Argentina se convirtió en observador de la Alianza del Pacífico, asociación de países formada por Chile, Perú, Colombia y México, que ha fijado dentro de sus principales objetivos alcanzar en forma progresiva la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas.

Por otro lado, el primero de enero del presente año entró en vigencia el Convenio Chile- Argentina, que pretende eliminar la doble tributación internacional.

Y finalmente, hace poco más de un mes, se volvió a suscribir un acuerdo complementario económico, el tercero de la especie, destinado a facilitar el comercio con Argentina, que persigue mejorar los procedimientos aduaneros, fitosanitarios y, particularmente, la participación de las empresas de ambos países en las contrataciones públicas del otro. Este acuerdo viene a complementar el ACE 35, que liberó de aranceles a la totalidad de los productos de origen nacional que ingresan al Mercosur.

De acuerdo con el último convenio suscrito, se garantiza que una empresa chilena gozará de igualdad de trato en los procesos de licitaciones públicas que realice alguno de los 22 ministerios de la administración central del Estado Federal Argentino, sus 43 organismos descentralizados o, bien, una de sus 55 universidades, todas entidades que aparecen listadas en el Convenio.

Dicho lo anterior, es indudable que se han dado varios pasos en la dirección correcta, que conviene mirar con detención, pues se abren nuevas oportunidades de negocios para los productos chilenos en Argentina, una menor carga tributaria, y, en definitiva, mayores facilidades comerciales que podrían constituir un buen inicio para “recomenzar” esta relación.

Categoría: Columnas