CONCEPCIÓN, la capital latina de los infieles

Escrito por Revista Nos en enero de 2018

No es Adimark la que dice que somos campeones latinoamericanos “de la canita al aire”, sino que así tilda a Concepción un sitio experto en relaciones extramaritales, que tiene un amplio universo para sacar conclusiones. Pero el que sabe, sabe. Los que están más relacionados con las parejas infieren distintos aspectos del estudio y, si bien detectan que la infidelidad hoy es más frecuente, deducen que más que engañadores, los penquistas hoy son más desatados y con ganas de vivir experiencias anecdóticas con sus parejas. El que tiene el bicho, va a pecar con o sin sitios de citas, aunque muchas veces éstos tienten por lo fácil que es llegar a personas prohibidas. Los expertos en las redes destacan que, con sus bemoles, el estudio también arroja datos interesantes que vale la pena tener en cuenta y que nos habla de esta ciudad, que siempre sorprende por la versatilidad de su personalidad.

Por Loreto Vial / Fotografía: José Carlos Manzo.

 

“La vida es corta. Ten una aventura”. Ésa es la seductora frase con que la página AshleyMadison.com da la bienvenida a sus usuarios. Es el sitio de citas para personas comprometidas más popular de la red, y gracias a su potente número de inscritos permite a sus operadores analizar tendencias y desarrollar estudios, como el que en noviembre pasado puso a Concepción en el top one de la infidelidad en Latinoamérica.

Ampliamente difundida en las noticias, la estadística esbozó sonrisas y dio para más de algunos comentarios pícaros entre los penquistas: “Concepción, la capital de la VIII Región, es la ciudad más infiel de nuestro país y, además, de Latinoamérica, según una medición realizada por Ashley Madison, principal sitio web de citas para casados del mundo”, decían  los titulares.

pareja-Los datos más actualizados de miembros activos de AshleyMadison.com dicen que de cada 1.000 habitantes de la Región del Biobío, más de 17 usan el sitio web en busca de una infidelidad.

De acuerdo con el estudio, las razones por las que esta ciudad concentra la mayor cantidad de infieles del país, podrían ser por la vida bohemia, turística y cultural que caracteriza a nuestra zona, y que contribuye a generar espacios de esparcimiento, coquetería y seducción, escenario ideal para las relaciones furtivas. Además, califica a los penquistas como hospitalarios y con mujeres más liberadas, que se están atreviendo, cada vez más, a entablar una relación pasajera.

En la medición, el segundo lugar de los infieles chilenos se lo adjudicaron los porteños de Valparaíso y, el tercero, los santiaguinos, donde también las mujeres se están empoderando y atreviendo a buscar una aventura sexual en sus vidas.

Más abajo en la tabla de posiciones están la romántica  Viña del Mar, y Antofagasta, ciudad donde la minería es la principal actividad económica.

Los propios analistas de Ashley Madison resumen que “este mapa revela que no sólo los hombres están tomando la iniciativa para buscar un affaire, sino que las mujeres también son capaces de aquello y de tener encuentros extramaritales, sin ningún cargo de conciencia, sobre todo en Concepción”.

Hay que precisar que Ashley Madison tiene en Chile más de 670.000 miembros desde 2012, y más de 54 millones de cuentas de miembros en todo el mundo desde 2002.

 

Datos engañadores 

La pregunta es si el estudio puede ser tan concluyente si fue elaborado sólo con la información de una página que ha sido blanco de cuestionamientos por la veracidad de sus perfiles. En 2016, Ashley Madison protagonizó un escándalo mundial al reconocer que gran parte de los perfiles femeninos eran creados por robots y, por tanto, no eran reales.

Profesionales del ámbito de la psicología, de las redes sociales, empresarios de la hotelería, publicidad y el e-commerce tratan de interpretar el sondeo. El fallo es dividido. Si bien reconocen que hay una buena fuente de información y que, al igual que las encuestas, “se trata de una fotografía del momento”, dicen que también hay ciertos sesgos en los datos, y que bien vale la pena analizar la infidelidad desde distintos ámbitos.

¿Hay más infieles hoy en día? ¿Las redes sociales han empujado a los potenciales engañadores? ¿Los moteles son el lugar donde los amantes desatan sus pasiones?

20180110_102406

Carola Navarrete, sicologa experta en parejas.

La sicóloga experta en parejas, posgraduada en Terapia Familiar de la UdeC, Carola  Navarrete, explica que en los últimos 10 años ha existido un incremento de a lo menos un 80 % de motivos de consultas por infidelidad. “No sólo ha habido un aumento en relaciones de amantazgo, sino que hay conciencia del dolor que provoca una traición. Por lo mismo, las personas solicitan frecuentemente ayuda profesional posterior, pero no existe aún la madurez para prevenir crisis que atenten contra la estabilidad de la relación”, enfatiza la profesional. Comenta que hoy persiste una naturalización de ciertos eventos que antes se veían como “extraños, curiosos o tildados de pecado o tabú. Son aquellos secretos familiares sobre los que todo el mundo sabía, pero a los que nadie se refería”. Hoy nadie se victimiza, se habla con libertad de la situación, apreciándose en algunos casos poca o nula importancia a una traición.

“Por ejemplo, hace 10 años se podían recibir casos en donde un paciente mantenía una relación estable con dos  personas por el curso de años. Ahora las infidelidades se enfocan más a contactos sexuales, compensaciones afectivas, a crisis personales o relaciones virtuales”, señala. Por tanto, no sólo existe un aumento significativo de infidelidad, sino que esa misma naturalización de ella lleva a las personas a hablar del tema, pedir ayuda o, simplemente, compartir su experiencia desde el aprendizaje o desde su opinión.

La sicóloga indica que confía en las investigaciones de terceros más allá de la confiabilidad de los porcentajes o métodos para levantar la información. “Coincide con lo que veo en las consultas y los datos de los usuarios son concretos, pues aun cuando alguien desee filtrar informaciones personales, las IP de los computadores darían un respaldo a las zonas geográficas, e incluso se podría validar el estado civil de las personas más allá que éstas se declaren o no comprometidas. De igual modo me hace sentido que ciudades comerciales y con un alto nivel de estrés sean una variable que facilite el encuentro casual. O en el caso de residentes de Concepción, un affaire, una vía de escape para disminuir los agentes estresores de la vida”, acota la profesional respaldando el sondeo.

Algo así es lo que infiere Iván Colodro, socio de la agencia experta en Marketing Digital, La Fábrica Imaginaria. “Los números de usuarios de sitios como Ashley Madison son bastante grandes. Son millones de usuarios en todo el mundo. Imagino que hay sesgos estadísticos importantes, pero también creo que las tendencias que muestran números de esa magnitud tienen algo que decir”.

Sin embargo, enfatiza que los entornos digitales permiten a las personas expresarse con más facilidad, pero estima que no cambian su naturaleza ni sus principios, ni su forma de pensar. Facilitan su expresión, pero no modifican sus opiniones. “Estos sitios, así como otros que permiten a las personas expresar lo que piensan, son herramientas. El punto entonces es que nadie va a ser infiel o va a tener un comportamiento determinado por el sólo hecho de que exista la plataforma de citas. Si lo va a hacer, se las va a arreglar con o sin un sitio de este tipo”, puntualizó.

En este último punto, la sicóloga Carola Navarrete tiene una visión más radical. Ella sí cree que las redes sociales influyen en la conducta infiel, ya que -indica- no sólo fue una variable que activó el gatillo de relaciones débiles, sino que dio el impulso a aquellas personas con rasgos de mayor perversión a invertir tiempo en buscar y hacer seguimiento a aquellas de su interés.

“Recuerdo hace más de 10 años a un matrimonio donde la mujer se sentía traicionada porque sorprendió al marido viendo imágenes de mujeres que participaban en un programa juvenil de la época. Hoy eso no sería nada, teniendo presente que actualmente el concepto de amor, fidelidad, lealtad y traición son absolutamente personales y contemporáneas”, afirma.

Carola Navarrete dice que las cifras son abrumadoras. Sin embargo, el lado optimista de la situación es que así como existe un incremento significativo en estos últimos años de infidelidades, también hay una plataforma de discusión e intervención profesional.

¿Cuál es el perfil del infiel? ¿Más hombres, más mujeres? Y ¿qué se busca con una aventura amorosa extramarital?

IMG_1724

Habitación Red Room, inspirada en la película 50 sombras de Grey.

Navarrete explica que en términos de personalidad, el patrón que más se repite son los rasgos narcisistas, egocéntricos, histriónicos que tienen como base personalidades inmaduras y dependientes afectivamente, más allá de presentar una inflada seguridad personal. También están las personas con nula empatía, con rasgos más antisociales que, finalmente, buscan una satisfacción momentánea, versus los anteriores que buscan protección, cuidados y atención emocional. Lo mismo ocurre con las mujeres. Por lo general, se trata de personas vulnerables emocionalmente, dependientes, con rasgos más límites en sus conductas, que requieren de un refuerzo que complete su identidad como ser humano. Otro grupo mantiene vínculos furtivos como compensación afectiva a sus vacíos y crisis existenciales mal resueltas.

No se trata de evitar lugares, situaciones o personas que activan comportamientos de infidelidad para disminuir los factores de riesgo, ya que eso sería condicionar sus actitudes de forma mecánica. Lo primero para mantener a raya la infidelidad es conocerse a sí mismo, definir qué es el “amor” y luego relacionarse con quienes tengan similares códigos y filosofía al respecto. De ese modo se evitan reparaciones estériles y la persona puede entregar y recibir compromiso y lealtad.

 

¿Somos lo que mostramos?

La tendencia es pensar que las personas muestran una personalidad y forma de vivir bastante distinta a la real en las redes sociales. Sin embargo, Iván Colodro estima que la vida digital no es tan diferente al resto de los aspectos de su vida. Es sólo uno más y cada vez más relevante.

“Una diferencia significativa es que de algún modo permite actuar con anonimato en determinados contextos, entonces da ciertas licencias que otros escenarios no permiten. Eso puede ser muy relevante a la hora de evaluar cómo se comportan en sitios de citas. Pero creo que cada vez más las personas actúan sin seudónimos ni ocultos, sino que con sus nombres y fotografías reales. Así es que no creo que la distorsión que produzcan sea realmente significativa”, estima Colodro.

 

Danger, danger

A pesar de lo discreto que prometen ser estos sitios de cita, los usuarios siempre están expuestos a ser reconocidos. El mismo sitio del informe, AshleyMadison.com fue hackeado en 2015 por informáticos que vulneraron la privacidad de 40 millones de cuentas en el mundo, cuyos datos fueron publicados. “Es parte de la naturaleza de lo que hacemos virtualmente. No es posible eliminar los rastros de todo lo que hacemos en la red”, reitera Iván Colodro.

Y si hay alguien que sabe de discreción es el empresario Mauricio Dagnino.

¿Cuál es el sitio más famoso camino a Penco? Si pensó en El Parque, ése es el lugar que Mauricio lidera hace más de 15 años. El ingeniero comercial también está a cargo de otros cinco negocios de la familia: hoteles moteles, recintos deportivos, y de la construcción e importación de vehículos.

Junto al publicista Jorge Barros y al emprendedor Aníbal Parga son los responsables de la imagen del motel y de la reputación que mantiene en las redes sociales. Le han dado vueltas a las cifras de Ashley Madison y ellos, que estudian permanentemente cómo se mueven las tendencias de las relaciones en nuestra ciudad, no se convencen de la etiqueta “Concepción, ciudad más infiel”. Infieles hay, pero no se atreven a respaldar las cifras, por lo menos en atención al público que llega al motel. Según sus estadísticas, el motel ha pasado a ser un partner para las relaciones consolidadas que buscan dar un aire a la rutina romántica.

IMG_1731

Otra de las habitaciones temáticas de El Parque está ambientada en la década de los ‘80.

“Un motel como el nuestro es un lugar de entretención. No es un sitio para la infidelidad, sino que es un lugar para el escape de las parejas. El estrés, la vida ajetreada, el sobreconsumo y todo lo que conlleva la vida moderna no dan tiempo para la vida de a dos. No da el momento para encontrarse. Muchas veces las parejas se rompen porque no existe un espacio, tanto para las que llevan años como para las nuevas, pues no tienen un lugar donde vivir una fantasía”, enfatiza Dagnino.

Un estudio de la Universidad de Chile destaca que la cantidad de amantes que va a un motel es de un 20 %, y que la cantidad de novios que los utiliza es de 64 %. De la misma forma, la cifra de esposos que va a estos lugares llega al 14 %. Es decir, un 78 por ciento de parejas consolidadas es usuaria de moteles.

Aníbal Parga, que por estos días se encuentra lanzando el sitio mimotel.cl, donde los clientes puedan buscar, vitrinear y pagar un motel en línea, explica que conoce el rubro hace años y que ha visitado unos 50 moteles entre Santiago y la Región del Biobío. Para él, el análisis de Ashley Madison y el revuelo de que a Concepción se le considere como el primer lugar de infidelidad conlleva importantes sesgos. No obstante, reconoce que es llamativo e interesante para la prensa y los medios utilizar la información para dar alarde a lo más morboso de la estadística. “Este indicador puede ser mucho más contundente y fidedigno en unos 10 años más”, sentencia. Pero precisamente las ciudades donde están radicados los infieles según el sitio, son Valparaíso y Concepción, ciudades de una alta tasa de juventud universitaria y con desarrollo más alto de Internet y tecnología. Ése es el sentido principal: que en estas ciudades hay más personas que usan tecnología en todos los ámbitos, pero no necesariamente que aquí se encuentren los más infieles.

¿Y por qué lo descarta el team de El Parque? Porque se dedican profesionalmente a este cuento. Estudian, encuestan, desarrollan ideas novedosas y también las someten a la opinión del público. Así han funcionado, por ejemplo, en la implementación de las redes sociales y el trabajo de Marketing que incluyen en ellas. Dagnino explica que esto responde a la necesidad de ir un paso adelante. Para hacer todo más fácil al cliente y para ir acorde con los tiempos.

IMG_1706

En la lavandería de El Parque se usan 450 kilos de detergente al mes para lavar sólo sábanas blancas, las que utilizan unos 300 mil clientes al año.

Aníbal Parga insiste que hoy en día unos 10 millones de chilenos toma sus decisiones por Internet y cada año las ventas suben un 30 % por ese mismo soporte. El e-commerce ha evolucionado muy rápido. El Parque detectó esa evolución y decidió integrarlo en todas sus plataformas. Dice que son los primeros en vender la estada del motel a través de sus soportes y que les ha ido estupendo con este diseño.

El publicista Jorge Barros asegura que más del 50 % de las personas que están enlazadas al Facebook del motel son mujeres, y que ese indicador habla del poder de decisión femenino en la compra. Son siempre ellas las que están participando activamente y quienes también han superado el temor de etiquetarse mientras están en el lugar.

Barros indica que cuando se hizo cargo de El Parque realizó un sondeo de las redes sociales a nivel latinoamericano para entender cómo es el humor en los latinos, que es muy distinto al anglosajón. “Nosotros tenemos la facilidad de poder decir o manifestar nuestro comportamiento afectivo y lo que tiene que ver con lo amoroso. Sin embargo, el chileno es mucho más recatado. Hemos ido de a poco rompiendo el hielo, a través de los memes y las actividades que hemos incluido en nuestras plataformas”, sentencia.

En sus soportes hay una especie de bitácora, donde todos los días dan cuenta de las promociones y de temas de interés para una interacción más fluida con el público. Hacen encuestas, entrevistas en la calle, desafíos como hacer que la pareja indague y busque en las conversaciones registradas en el teléfono de una persona, con interesantes resultados.

IMG_175422

Jorge Barros, Mauricio Dagnino y Aníbal Parga.

Cuentan que para el negocio es tremendo desafío conocer la información del cliente, como su edad, su rango etario, dónde viven, qué es lo que consumen. Pero lo han hecho con mucho ingenio y con un equipo diverso. Para hacer las habitaciones temáticas, por ejemplo, como la de los ‘80 o la Red Room, aparte de visitar en terreno fiestas, lugares e investigar los gustos del público, lo hicieron con los que más saben. “Para concretar la Red Room, la diseñadora tuvo que leer las 50
sombras de Grey, vimos la película y para los detalles conversamos con la presidenta de uno de los clubes sadomasoquistas de Concepción, una mujer de mediana edad, distinguida, muy seria que nos ayudó a corregir algunas cosas de la Red Room. Queríamos reproducir lo más fiel, el ambiente en que ellos disfrutan su sexualidad”, acotó Dagnino.

Un motel es un espacio donde se permite generar una anécdota entre las parejas y contribuir al desarrollo de su sexualidad de una forma entretenida. Es una opción divertida que saca del contexto de la casa, que no se puede aprovechar porque se está con más gente, porque es rutinario o por un montón de otros motivos. No es sólo la canita al aire, sino que tiene que ver con el coqueteo. Ésa es la visión que tiene al menos este equipo de profesionales, que dista mucho de lo que se ve en otras residencias dedicadas al amor sexual.

Los días de semana al mediodía, también los jueves, viernes y sábado por la noche son los preferidos para llegar a un motel, según los dedicados al rubro en esta zona. Las promociones de algunos son tentadoras. Uno que también está camino a Penco se cartelea con el hashtag #cortaperobuena, aludiendo a una promoción de cuatro horas por un precio más que al alcance del bolsillo. Otros de categoría menor también juegan con promociones de horas a menos de 10 mil pesos, con comida y trago.

Sin embargo, para los infieles cualquier lugar sirve. No necesariamente un motel. Sobre todo en el verano, un espacio al aire libre, un auto, la oficina o un sitio con poquita luz basta para hacerlo. Si somos o no la ciudad más infiel de Latinoamérica da para un largo análisis, pero lo que sí es un hecho es que las relaciones han cambiado y hay mucho por entender de cómo estamos construyéndolas. Como dice en Ashley Madison, la vida es corta y la idea es no quedarse corto en cómo vivirla. Cosa de cada uno si una aventura es la clave para darle emoción. Las estadísticas van y vienen, y los números no siempre son tan fieles a la realidad como parecen.

 


Duele tanto y cuesta sanar

Infelizmente, para que exista una transformación en una sociedad, inicialmente debe llenarse de situaciones estresantes para que nuevamente el sistema se transforme, exista un ajuste y una reconstrucción del fenómeno. Por eso es poco probable que la infidelidad retroceda fácilmente.

Las  personas que van a una terapia individual tras una infidelidad buscan una mayor estabilidad psíquica por el trauma de haber vivido una experiencia como ésa. Por lo general permanecen un tiempo solos y toman conciencia del daño una vez que vuelven a establecer nuevas relaciones afectivas, apareciendo todos los síntomas que dejó la infidelidad (celos, desconfianza, paranoia, inestabilidad emocional, dependencia, entre otros indicadores).

En cuanto a parejas que acuden a una consulta, el denominador común es no referirse al tema directamente. Comienzan a expresar sus deseos de “mejorar” la relación, hablar de problemas anexos como comunicación, deseo sexual o celos. Desde su punto de vista, el sólo hecho de estar juntos y en terapia elimina el origen del problema de base, es decir, la infidelidad.

Una vez que el tema se plantea, aparecen las barreras y bloqueos. A partir de ahí se puede restablecer el sistema. No antes. Luego se interviene en los procesos afectivos individuales que tienen que ver con la elaboración y aceptación de la infidelidad. Acto seguido se restablece la confianza y nuevos códigos en la relación. No existen generalidades, pues cada caso es una particularidad.

Categoría: Contenido