Estudiantes de la Generación 2017 del Colegio Alemán de Concepción: Los séptimos mejores en el Ranking PSU

Escrito por Revista Nos en enero de 2018

Profesores y estudiantes del establecimiento reconocen que este logro histórico obedece a un Plan PSU que el colegio implementó y se enfoca en satisfacer las necesidades individuales de aprendizaje y preparación de cada alumno, pero que también es fruto del compromiso, esfuerzo y dedicación de cada uno de ellos y de sus profesores.

 

Como un hito histórico califican en el Colegio Alemán de Concepción el séptimo lugar nacional que el establecimiento ocupó en el ranking de mejores resultados PSU 2017.

El excelente rendimiento demostrado por sus estudiantes les entregó otras “medallas”, como el Puntaje Nacional en Matemáticas de Rodolfo Amstein (18), futuro estudiante de Medicina en la Pontificia Universidad Católica de Chile, y el Puntaje Regional PSU alcanzado por Constanza von Plessing (18), que estudiará Medicina en la UdeC.

publi-colegio alemán-IMG_1656“Además del tremendo orgullo que sentimos por esta generación, sus resultados nos confirman que nuestro proceso formativo va por el camino correcto. Pero, también, nos habla de un grupo que siempre estuvo motivado por aprender y mejorar, demostrando voluntad, esfuerzo, trabajo, perseverancia, disciplina y, sobre todo, autogestión para alcanzar sus metas”, explicó Gabriela Martin, Subdirectora de Enseñanza Media de la Deutsche Schule Concepción.

De los 44 alumnos que egresaron del Colegio Alemán de Concepción el año pasado, 20 obtuvieron más de 700 puntos promedio en la PSU. Un logro que la docente Gabriela Martin destaca como doblemente meritorio, pues en paralelo a su preparación para acceder a la educación superior, tuvieron que rendir las pruebas del Programa de Bachillerato Internacional que el colegio imparte desde segundo hasta cuarto medio. “Además de aquellos exámenes, que son muy exigentes, los alumnos rindieron pruebas internacionales de certificación de competencias en inglés y en alemán, que los mantuvieron enfrentados a varios desafíos durante cuarto medio. En todo este proceso, la guía de sus profesores ha sido fundamental”, añade.

 

Con el foco en la PSU

El colegio focaliza su trabajo en el segundo semestre del año con los alumnos de cuarto medio, en detectar y eliminar las brechas de conocimientos que pudiesen tener en las distintas asignaturas en las que rendirán la PSU conforme con sus intereses y perspectivas profesionales. Es probable que tengan vacíos de algunas materias, ya sea porque las olvidaron, no las entendieron en su oportunidad o simplemente no asistieron a clases cuando se impartieron. Este trabajo del segundo semestre consiste en detectar los vacíos de cada alumno y volver a ver esa materia para que no tengan lagunas que les impidan responder alguna pregunta en la PSU.

Además de eso, semanalmente quedan algunas horas libres, denominadas de autogestión, donde el alumno decide qué contenidos repasará.

“Todos usábamos esas horas para ir a la biblioteca a ejercitar o a hacer ensayos, porque la idea era nivelar la generación hacia arriba. En esos momentos se notaba el compromiso que tenían todos mis compañeros con la PSU”, comenta Florencia Tapia (18), quien obtuvo 781 puntos en la PSU de Matemáticas y 786 en Lenguaje. Ella estudiará Medicina en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

publi-colegio alemán-IMG_1682

Camila Amstein, Florencia Tapia, Constanza von Plessing, Gabriela Martin, Subdirectora de Enseñanza Media; Rodolfo Amstein y Paula Bustos.

Sobre la manera en que el colegio estructura su Plan PSU, Gabriela Martin señala que en el establecimiento la enseñanza es integral y que todos los alumnos debiesen tener las herramientas y conocimientos para dar una buena PSU. “Pero en el 2016 estructuramos adicionalmente un plan cuyo objetivo es que ningún estudiante se vea impedido de acceder a la carrera que quiere porque no le alcanza el puntaje. Nos enfocamos también en que en lo posible ninguno tuviese menos de 580 puntos promedio en la PSU. Para ello ayudamos a cada uno de manera diferenciada, de acuerdo con sus intereses, necesidades y capacidades”.

Camila Amstein (18), que logró 781 puntos en Matemáticas y 758 en Lenguaje, y que estudiará Medicina en la U. de Chile, explica que a ella le correspondió integrar el grupo avanzado en Matemáticas. “En este curso, más que recibir conocimientos, las horas eran destinadas a ejercitación, que era lo que nosotros necesitábamos. Ahí todos nos potenciábamos en una especie de competencia que era muy buena”, señala.

Quienes cursaban los otros grupos no avanzados, recibían reforzamiento en materias donde su rendimiento era un poco más débil. Así le sucedió a Paula Bustos  (18), que logró 770 puntos en la PSU Matemáticas y 786 en Lenguaje. “Esta diferenciación para mí fue muy provechosa, porque había contenidos que no manejaba muy bien, y por eso los profesores se dedicaron a repasar con nosotros esas materias. Ésa era nuestra necesidad y no la ejercitación pura, como en el grupo avanzado. Finalmente ello permitió que los grupos se nivelaran y sobre todo los más débiles lograsen un nivel mínimo razonable para un egresado del DSC”. Paula estudiará Medicina en la Universidad Católica de la Santísima Concepción.

De esta etapa, Constanza von Plessing destaca la entrega de sus profesores, sobre todo de los del Plan PSU: “Siempre estuvieron dispuestos a apoyarnos. Incluso algunos contestaban nuestras dudas a través de WhatsApp o nos imprimían los ensayos en el colegio si es que no podíamos hacerlo en nuestras casas. Eso sin duda marcó una diferencia”, agrega.

Rodolfo Amstein añade que otro factor que les ayudó fueron las habilidades que les desarrolló el bachillerato internacional multilingüe GIB y el intenso ritmo de estudio y trabajo que este programa les impuso. “Sirvió demasiado que el programa PSU comenzara inmediatamente terminados los exámenes GIB, porque mantuvimos ese ritmo y seguimos motivados, pero de ahí en adelante pensando sólo en la PSU”.

La noticia de que el Colegio Alemán de Concepción se posicionó en el lugar siete en el ranking nacional PSU 2017 los sorprendió, pero también significó para todos una gran satisfacción. “Sabía que mis compañeros eran estudiosos y responsables, que había una sana competencia por lograr buenos puntajes, pero enterarnos de que estamos entre los mejores de Chile nos llenó de orgullo. Muchas gracias a nuestro colegio por lo que hizo de nosotros”, finalizó Florencia Tapia.

Categoría: BusinessCenter