Francesca Muñoz, diputada electa por RN: La gran sorpresa del Distrito 20

Escrito por Revista Nos en enero de 2018

Con 38 años recién cumplidos llegará a ocupar un escaño en la Cámara Baja, tras haber obtenido un poco más de 23 mil votos el 19 de noviembre pasado. Aunque era su segunda participación en una elección parlamentaria, su nombre casi no apareció entre los pronósticos de quienes apostaban por los candidatos ganadores para el Parlamento del 2018. El fuerte apoyo de iglesias evangélicas y su trabajo en terreno, que incluía subirse a a las micros que circulaban por el Gran Concepción para hacer campaña, le permitieron alzarse como la cuarta más alta votación de su distrito. “No postulé para cumplir con una cuota, sino que lo hice para ganar”, asegura con la misma vehemencia que garantiza que desde el Congreso trabajará “en favor de la vida, el fortalecimiento de la familia y por una sociedad cristiana”.

 

Por Pamela Rivero/Fotografía: Gino Zavala.

 

Con la misma fe y carácter con la que durante los primeros años del 2000 recorría los “pastos” de la UdeC para llevar el mensaje de Cristo a sus compañeros de diputada nueva-2universidad, a Francesca Muñoz González, diputada electa por el Distrito 20, se le vio en los microbuses de la locomoción colectiva del Gran Concepción conversando con los pasajeros de estos recorridos, para dar a conocer sus propuestas de campaña.

Debía esperar su turno entre comerciantes ambulantes y cantantes populares, pero asegura que jamás sintió vergüenza de pedir a un conductor que le permitiera subir unos minutos a su máquina. “Siempre he sido de convicciones claras y he usado el respeto para llegar a otros con mi mensaje”, recalca. Así lo hizo en su época de estudiante de Pedagogía en Inglés, cuando como integrante del Ministerio Evangelístico Águilas de Jesús, creado por jóvenes universitarios cristiano evangélicos de la Universidad de Concepción, predicaba la palabra de Dios en la casa de estudios. “Lo hacíamos de persona a persona, para entregar un mensaje de fortaleza y de aliento. Muchos compañeros lo agradecían de corazón y varios se unieron a nosotros”, rememora.

-¿Hubo gente que los rechazó?

“Claro que hubo. Era un ambiente universitario donde convivían distintas sensibilidades y pensamientos, pero cuando esto sucedía, nosotros nos retirábamos tranquilos porque respetábamos su posición”.

De esa experiencia sacó lecciones para poner en práctica durante su reciente campaña al Parlamento, especialmente con su idea de usar como escenario el transporte público. “Trataba de entregar un mensaje breve, porque tampoco se trataba de invadir a los pasajeros”, recuerda. Al principio dice, la miraban sorprendidos, pues les llamaba la atención que una candidata a diputada usara esta inusual estrategia: “Siempre me recibieron bien, incluso varias veces sacaba aplausos, porque la gente lo veía como un gesto de audacia, pero también como un interés real de dar a conocer mis banderas de campaña”, recalca.

Era también, dice, una de las principales maneras que tenía a su alcance para abarcar este extenso distrito compuesto por las comunas de Concepción, Talcahuano, Hualpén, San Pedro de la Paz, Chiguayante, Tomé, Penco, Florida, Hualqui, Coronel y Santa Juana. La ley de financiamiento electoral que restringió tanto el gasto de las campañas como sus formas de financiamiento, sumada a la fusión de los distritos para abarcar áreas geográficas más extensas, obligó a los candidatos al Congreso a recurrir a la creatividad y a redoblar esfuerzos para llegar a su electorado. “Yo me levantaba muy temprano y me ubicaba en sectores estratégicos donde se formaban tacos en la mañana para repartir volantes; luego me iba a las micros y después hacía puerta a puerta. Siempre estuve en terreno, creo que eso fue mi plus”, asegura.

 

“No estaba en carrera para cumplir con una cuota” 

Militante de Renovación Nacional, Francesca Muñoz no era nueva en las lides electorales. En el 2013 compitió por un cupo a la Cámara Baja por el entonces distrito 44 (Concepción, San Pedro de la Paz y Chiguayante) como compañera de lista del diputado Enrique van Rysselberghe. Recibió el respaldo de su esposo, el concejal evangélico por Concepción y exdirigente universitario, Héctor Muñoz, y de pastores y representantes de agrupaciones cristianas de las comunas que componían el distrito. Con el sistema binominal, obtuvo 15.184 votos, que aunque fueron vistos como un gran logro para una candidata primeriza y lejana a la elite política local, no le alcanzaron para llegar al Parlamento. En aquella elección, los vencedores fueron su compañero de lista, Enrique van Rysselberghe (UDI), y José Miguel Ortiz (DC).

Después de esa experiencia, aunque siguió ejerciendo su profesión como profesora de inglés en la Escuela Enrique Soro, de San Pedro de la Paz, la elección del 2017 siempre estuvo en su mira.

-¿Sintió en algún momento que en esta elección le ofrecieron un cupo para completar el porcentaje de mujeres que exigía la ley de cuotas?

-“Quizás algunos pensaron eso, pero yo tenía mi trayectoria. El 2013 ya había obtenido una alta votación, por eso siempre me consideré una candidata con posiblidades, y competí como tal. Entonces jamás me desvié de mi objetivo, porque yo no estaba en carrera para cumplir una cuota, sino que desde el inicio mi meta fue ganar y trabajé muy duro para eso”.

Y lo logró, porque el pasado 19 de noviembre, obtuvo 23.133 votos, alzándose como la cuarta más alta votación del Distrito 20 e imponiéndose ante tres diputados en ejercicio que buscaban su reelección en esta área geográfica, y ante figuras de su partido que llevaban muchos más años que ella de militancia en RN.

-Durante la época de campaña, cuando se hacían proyecciones sobre quiénes tenían posibilidades de resultar electos en su distrito, su nombre casi no apareció ¿A qué lo atribuye?

-“Era un asunto de percepción, creo yo. Pero así como fallaron las encuestas en el ámbito presidencial, también erraron los pronósticos sobre mi candidatura. Yo hice mucho terreno, donde siempre manifesté fuertemente mi defensa sobre los temas valóricos, mi preocupación por la seguridad ciudadana, por la salud, que son asuntos que a las personas les importan mucho. Yo creo que la ciudadanía me apoyó porque conocía el trabajo que yo venía realizando, y las banderas y propuestas que levanté”.

Tras su triunfo estuvo también el apoyo que le entregaron las iglesias evangélicas de la zona. Respaldo que se simbolizó en la visita que hizo a Chile el pastor David Hormachea, de quien se dice es el evangélico chileno más influyente entre los latinos. Hormachea está radicado en  Estados Unidos y tiene un programa de radio con un audiencia cifrada en un millón de radioescuchas.

Este pastor visitó Chile durante las semanas previas a la primera vuelta presidencial, donde entregó su apoyo a los candidatos al Parlamento de la denominada Bancada Evangélica.

En su periplo por el país, se dio un espacio para ofrecer su respaldo a la entonces candidata Francesca Muñoz. En sus declaciones a la prensa local, el pastor recalcó la importancia de que el pueblo cristiano eligiera a los candidatos más cercanos a “nuestra posición”, añadió.

 

“La ideología de género ya entró en el sistema educacional”

De familia evangélica “sociable y numerosa”, como ella la define, Francesca Muñoz vivió su niñez y juventud entre Hualpén y Talcahuano. Hija de un maestro de la construcción y de una madre modista, recuerda que la fe ha estado en todo momento en su vida. “Siempre he estado firme en los caminos del Señor”, enfatiza. De niña vivió en el sector Armando Alarcón del Canto, en Hualpén, donde también residían sus tíos y primos. “Era muy lindo tenerlos a todos ellos de vecinos”, dice.  En ese lugar asistía junto a sus padres a la Iglesia Metodista Pentecostal, ubicada en la calle Bulgaria.

Aquella etapa la recuerda como una época feliz. “Mi papá siempre fue un hombre muy trabajador que se hizo cargo de la necesidades de la familia. Junto a mis hermanos (tiene tres) nos educaron con los pies bien puestos en la tierra, sabiendo que todo cuesta”. De hecho, recuerda, ella estudió con crédito, que todavía está pagando. “De otro modo no podría haber ido a la universidad”, sostiene.

En su época universitaria no sólo conoció a su marido, Héctor Muñoz, hoy pastor, con quien tiene dos hijos, de 10 y de 4 años, sino que junto con él inició el Movimiento Águilas de Jesús en la Universidad de Concepción. Allí ella también fue la encargada de las campañas que llevaron a Héctor Muñoz, primero a la vicepresidencia y luego a la presidencia de la Federación de Estudiantes de la UdeC, imponiéndose ante la lista de la Izquierda.  Fue el primer atisbo de los espacios de poder que comenzaba a conquistar el mundo evangélico.

Ya egresada de la universidad, la diputada electa pasó a ser representante regional de la Comisión por la Vida, la Familia y la Sociedad (Confamilia), que ha dado una importante lucha en contra de los proyectos de aborto en tres causales, de identidad de género y matrimonio igualitario impulsados por el Gobierno.

De hecho, como parte de Confamilia, Francesca Muñoz fue una de los 135 expositores que recibieron los integrantes del Tribunal Constitucional para pronunciarse a favor o en contra de aquel proyecto que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en casos de violación, inviabilidad del feto y peligro de vida de la madre, cuya constitucionalidad había sido impugnada por la Derecha.

“Estuvimos ahí para defender la vida. Fue muy fuerte para nosotros que esa ley se aprobara tan rápido. Por eso nos manifestamos en contra, así como también lo hicimos con los otros proyectos de ley que el Gobierno impuso tan fuertemente, como la identidad de género y el matrimonio igualitario. Lo mismo sucedió con la circular 768, que entró a la educación con ideología de género”, asegura.

El documento al que se refiere la futura parlamentaria precisa, entre otros aspectos, que los padres, madres, apoderados o el propio estudiante si es mayor de edad, pueden solicitar al establecimiento el reconocimiento de la identidad de género y medidas de apoyo.

“Eran temas muy fuertes, en los que estuve muy involucrada y fueron las banderas que levanté y defendí durante mi campaña”, aseguró.

-¿Apoyaron el bus de la libertad de Marcela Aranda?

-“No nos involucramos directamente, más bien nuestro trabajo estaba radicado en el Congreso, en los proyectos de ley. Allí teníamos asesores de la línea evangélica que nos ayudaban a bajar la información sobre ciertos proyectos a las iglesias, y daban a conocer nuestras posturas a los parlamentarios. Pero creo que el recorrido del bus fue relevante, porque hizo más conocido el trabajo que estábamos haciendo, lo expuso más en la plataforma de los medios de comunicación, entonces sí sirvió desde ese punto de vista”.

-¿En qué influye en la sociedad que una persona transexual pueda modificar su nombre y sexo registral para vivir de acuerdo con el género que la identifica?

-“Lo que pasa es que este proyecto tiene un montón de aristas. Por ejemplo, se introdujeron modificaciones para que los niños también puedan modificar su nombre y sexo. Eso es algo preocupante, porque un adulto puede tomar una decisión porque ya tiene un criterio formado, pero eso no sucede con los niños. Además está la circular 768, que el 27 de abril del año pasado entró en el sistema educacional, en los jardines infantiles, en los establecimientos de todo Chile, donde ya se está trabajando en la ideología de género en los niños. La idea de la circular era proteger el derecho de los niños trans. Sin embargo, qué pasa con el resto. Nuestros niños están siendo influenciados, adoctrinados para aceptar la ideología de género, se está pasando a llevar el derecho de los padres a educar a sus hijos en términos morales y eso para mí es preocupante”.

-¿Podría aprobar un proyecto que sólo diera la posibilidad a los mayores de 18 años de cambiar su partida de nacimiento?

-“Vuelvo a decirlo, el proyecto ahora incluye a los niños. La ideología de género ya entró a la educación; por lo tanto, no encuentro que el tema vaya bien enfocado, me parece muy nefasto lo que ya engloba todo el proceso y va en sentido contrario de todo lo que pienso”.

-Y frente a la ley de aborto en tres causales, ¿cuál será la posición que tomará desde el Parlamento?

-“Voy a promover que se fortalezcan los acompañamientos a las mujeres embarazadas no sólo desde el Estado, sino desde otras instancias, como lo ha propuesto el Presidente Piñera”.

  -Entre sus propuestas de campaña está la urgente modificación de la ley de Pesca. ¿Por qué está en contra de una normativa que impulsó y aprobó un gobierno que usted apoya?

-”Yo soy de la zona de Talcahuano, y también hice mucha campaña en Coronel. En esos lugares la gente de la pesca artesanal me manifestaba su molestia por todo el proceso de corrupción en que se vio envuelta esa ley. A mí tampoco me gustó cómo se gestó, por lo que quiero que todos los procesos sean transparentes y que se haga de una manera correcta”.

-¿Qué iniciativas en beneficio de la Región del Biobío impulsará desde el Congreso?

-”Me interesa promover temas relacionados con la mujer, con la seguridad ciudadana y con el desarrollo económico de mi Región, que para mí es fundamental. Me importa mucho conseguir el compromiso del Gobierno para que se construya el tercer dique de Asmar, porque significaría una tremenda oportunidad para Talcahuano. En temas de conectividad, me gustaría impulsar un metro para el Gran Concepción. Soy testigo y sufro la congestión vehicular. Yo vivo en el sector de Collao, donde tenemos muchas dificultades de desplazamiento, más ahora que se enangostaron las calles, entonces necesitamos urgente un proyecto contundente para mejorar la conectividad”.

 

La preparación para llegar al Congreso

Cuando asuma como diputada por el Distrito 20, Francesca Muñoz habrá cumplido recién 38 años. Llegará a un Parlamento diverso, con mayor presencia femenina pero, también, con representantes de partidos progresistas que tiene visiones totalmente opuestas a la suya, sobre todo en temas valóricos.

“En ese aspecto estoy tranquila por el llamado que hizo el Presidente Piñera a rechazar el proyecto de identidad de género. Eso ya para mí es una muy buena señal”, asegura.diputada nueva-1

-¿A qué ha dedicado su tiempo desde el 19 de noviembre pasado?

-“Partí trabajando fuertemente en terreno para la segunda vuelta. Creo que como RN hicimos un excelente trabajo, que se vio reflejado en el 58 % de votación que Sebastián Piñera obtuvo en la Región del Biobío. Luego de eso, estuvimos enfocados en elaborar las listas que propusimos al Presidente para los distintos cargos de Gobierno. En una primera etapa se pidieron ministerios, subsecretarías, intendencias y gobernaciones. Luego seguimos con los otros cargos regionales. Nuestra idea es proponer a los mejores nombres”.

-¿A qué se refiere con los mejores?

-“A las personas más idóneas, que tengan las capacidades y la disposición para trabajar en un proyecto político para la Región. Pero, también, que tengan proyecciones políticas. Que sea la mejor gente, porque eso es lo que la ciudadanía busca, que se haga un buen trabajo junto al Presidente Piñera para proyectarnos como bloque no sólo a cuatro, sino que a ocho o, si se puede, a 12 años en el Gobierno”.

-¿Han sido rigurosos en la elección de nombres para evitar futuros problemas con funcionarios que luego aparecen con “yayitas” que cuestionan su nombramiento?

-“Por supuesto. Además, ésa es la visión que tiene el Presidente y todos los partidos que lo apoyan. La idea es tener desde antes todo chequeado, trabajando detalladamente, revisando antecedentes, currículums, y buscando información por todos lados”.

-¿Cree que los candidatos propuestos por RN desde la Región sean bien considerados para ocupar cargos de Gobierno? Desde la UDI quien encabeza esa gestión es la senadora por la zona, Jacqueline van Rysselberghe. ¿Cómo ven las posibiidades de que sus nombres lleguen a imponerse ante los propuestos por una presidenta de partido?

-“El escenario político acá en la Región cambió. Ahora Renovación Nacional en el distrito 20 tiene dos diputados (ella y el exalcalde de Coronel, Leonidas Romero), entonces ya no es el mismo. La hegemonía ya no existe, por eso tengo la convicción de que RN tendrá una proyección potente acá en la Región en lo que a cargos públicos se refiere”.

-En términos más domesticos, ¿cómo se organizará? Deberá estar en Valparaíso de martes a jueves más otros días extras.

-“Con mi esposo y el apoyo de mis padres y mis suegros tenemos una buena organización familiar para darle a mis hijos toda la contención que significa estar lejos de la mamá. Además, pienso viajar con ellos en algunas oportunidades a Valparaíso, donde tengo amigos cercanos. Está todo organizado para llegar con mis hijos allá, así es que no creo que haya mayores problemas en este cambio de sistema de vida”.

-Cuando llegue al Parlamento deberá compartir con distintos tipos de personalidades. ¿Se imagina compartiendo y trabajando con diputadas como Pamela Jiles, por ejemplo, que tiene una forma de pensamiento mucho más liberal que la suya? 

-“Aquí lo importante es que a Chile le vaya bien, entonces seguramente vamos a compartir, vamos a conversar sobre distintos temas, pero siempre mi enfoque estará en apoyar al gobierno del Presidente Piñera, porque creo que yéndole bien a él, también le irá bien a nuestro país”.

Categoría: Contenido