2015-2016: Mampara violenta

contreras
Prof. Dr. Marcelo Contreras Hauser. Master y Dr. en Derecho y Ciencias Políticas y Sociología.

Por estas fechas tengo a familiares y a amigos iniciando el descanso estival. El viernes 13 de noviembre, mi hijo mayor me llama desde Dortmund, Alemania, contándome que mis dos nietos y mi nuera se encontraban vacacionando en Dubai. El mismo día supe que mi buen amigo Jorge, chileno-español que fuera la puerta cultural entre ambos países a través del Instituto de Cooperación Iberoamericana, se hallaba turisteando en París y, en lo más cercano, un grupo de amigos de toda la vida, hinchas del fútbol acudieron a ver los partidos que definían el campeonato chileno. Obviamente con los desórdenes por todos conocidos no vieron nada más allá de la trifulca delincuencial transmitida por la pantalla televisiva.

Las situaciones acaecidas recientemente, que van desde el terrorismo internacional a las situaciones violentistas más cercanas, dibujan para un mes calendario de felicidad, como es diciembre, una sombra dramática e inmensamente preocupante dada su progresiva frecuencia y trato inhumano.

Metafóricamente, si tuviésemos que esbozar alguna imagen para internarla en nuestra cabeza tendríamos que acudir a la de un sujeto que lo están golpeando día y noche. ¡Es que nadie aguanta, hombre! Lo que es peor, no solamente trátase de agresiones físicas, sino que en su inmensa mayoría son de orden psicológicas, psicosociales, sociológicas, políticas, deportivas y jurídicas, en que la teoría del abuso se empodera desde las primeras autoridades de la nación actuando equívocamente y generando continuos malestares generales en la ciudadanía.

Desde aquel terrorismo internacional en pleno centro parisino, Plaza de la República, Teatro Bataclán y cafés bohemios y turísticos que causó centenares de muertos y heridos, el mundo se paralizó y dijo basta. A poco andar, volvieron las balaceras norteamericanas, con la matanza de San Bernardino. Entremedio las crisis internacionales de inmigración y emigración contenedoras de unos y otros dramas familiares, cuál de todos más violento, cuyos resultados para mal de la humanidad no tardaremos en sufrir.  Súmele a ello en lo propiamente nacional el desprestigio de algunos empresarios, de otros políticos y de buena parte de los directivos del fútbol profesional. Nuestra burbuja yace en medio de una fetidez imposible de soportar. Agréguele políticos que llevan más tiempo en sus funciones que el dictador Augusto Pinochet, disfrutadores de rentas mensuales exacerbadas y que no tienen nada que ver con la realidad laboral de las gentes honestas, profesionales y de oficio que hacen nuestra patria.

Con portonazos incluidos hasta la delincuencia del papel confort, criminogénesis y criminodinámicas sumadas,  Chile cierra la puerta a un doloroso y vergonzoso 2015 y abre las compuertas a un mejor 2016 para cada uno de los hogares de chilenos y chilenas.

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES