Sanatorio Alemán de Concepción: Una nueva hoja de ruta para mantener el liderazgo

Todos hablan de una nueva etapa marcada por la llegada de un grupo de inversionistas locales que sacó a la institución de una crisis financiera y que hoy la potencia para llevarla a liderar posiciones entre sus pares del sur de Chile. Nuevos nombres y nuevos proyectos se suman para alcanzar este objetivo.

C-Mujer-S.A-2

Como una institución que había conquistado “justa y legítima fama” por proporcionar a sus clientes “todo el confort y recursos de la ciencia moderna” se describía en el libro La Colonia Alemana en Chile (1920) a este establecimiento de salud privado nacido en Concepción en mayo de 1897, por la iniciativa de un grupo de integrantes de esa colonia en la capital regional.
Ilustrado con cuatro vistas (fotografías): fachada, patio, casa de aislación y huerta, el texto reseñaba que el lugar recibía en instalaciones exclusivas a quienes sufrían enfermedades no infecciosas, para separarlos de los que tenían enfermedades contagiosas y de los enfermos “maniáticos”; que contaba con piezas que reunían la última palabra de la ciencia en tales servicios; que tenía botica propia, laboratorio para exámenes químicos, microscópicos y bacteriológicos; baños corrientes, medicinales y salas de masaje; dos salas de operación y un completísimo instrumental, es decir, que ofrecía lo que hoy se llama atención integral, dejando huella en la historia regional.
117 años más tarde, otro grupo de penquistas escribe otro capítulo de la trayectoria de esta institución -que ya es parte del ADN local- y la guía hacia una nueva etapa, luego de haber vivido uno de los episodios más amargos de su trayectoria: una grave crisis financiera que hizo pensar en la posibilidad de una quiebra.
Para evitarla, y con el firme propósito de potenciar su quehacer, el control del Sanatorio Alemán fue tomado por una nueva sociedad de inversionistas privados, que lidera el empresario penquista Javier Álvarez y el fondo de inversión Gamma Capital. El resto del grupo estará conformado por un número cercano de 40 médicos, a los que se sumará un nuevo inversionista cuyo nombre se revelaría prontamente.
La entrada de inversionistas a la propiedad del Sanatorio Alemán trajo consigo la renovación de nombres en sus cuadros directivos del área médica, en la gerencia general y en otros cargos relacionados con gestión, finanzas y administración. Nombres que deberán estar en sintonía con los nuevos desafíos, que apuntan a continuar con el desarrollo de medicina de alto nivel, a mejorar los procesos internos para hacerlos más eficientes y efectivos, y a plasmar en cada una de sus actividades los valores organizacionales de esta institución, que tienen a la empatía hacia el usuario como el eje rector.

Clínica de la Mujer: Es una de las maternidades más importantes de Chile. Tiene una urgencia que funciona las 24 horas y que cuenta con el respaldo de Unidades de Paciente Crítico -con profesionales residentes- neonatal y adulto. Su capacidad instalada permite atender un promedio de 300 partos mensuales.

Álvaro Llancaqueo Valeri, director médico.
Álvaro Llancaqueo Valeri, director médico.

Marca consolidada

Una de sus principales fortalezas es el arraigo que tiene esta clínica en la comunidad regional. El Sanatorio Alemán es una marca potente y reconocida por la gente. Así lo avalan los resultados de un estudio realizado en mayo último por Visión Humana, entre los que destaca que un 50 % de los consultados lo mencionó como el establecimiento de salud al que acudiría en una situación de emergencia. Su director médico, Álvaro Llancaqueo Valeri, explica que éste es un valor que no tienen todas las empresas o instituciones en Concepción, y que fue ésta, entre otras motivaciones, “la razón que unió al nuevo grupo de inversionistas para sacarla de su delicada situación financiera”.
Este andamiaje es el patrimonio intangible a partir del cual se desarrollará una serie de proyectos que apuntan a consolidarla en el tope de las posiciones entre las instituciones de salud privada del país: obras  de ampliación de infraestructura, renovación de equipamiento, políticas de capacitación continua para sus funcionarios y una reestructuración a su sistema de atención para poner el foco en el usuario. “Nadie demanda atención en un hospital o en una clínica porque está bien. Por el contrario, está afectado, ansioso, complicado e incluso preocupado y, por lo mismo, busca un trato deferente, ‘humano’ y cálido. Espera que quien está del otro lado se ponga en su lugar y no solamente solucione sus inquietudes, sino que lo haga como a él o a ella le gustaría que lo atendieran en una situación similar. Ése es el sello que esta nueva administación imprimirá a nuestro modelo de atención”, dice Jorge Plaza de los Reyes, quien junto a Álvaro Llancaqueo liderarán esta nueva etapa desde la gerencia general y la dirección médica, respectivamente.

 

Banco de sangre propio: La sangre es un bien escaso, por eso este recurso permite dar una
rápida y eficiente respuesta a la necesidad que puedan presentar los pacientes en esta clínica e,
incluso, colaboración amplia con el sistema público.

 

Centro formador de alta complejidad

21 mil metros cuadrados construídos, trece pabellones quirúrgicos, Unidades de Paciente Crítico (UCI) adulto, pediátrica y neonatal, 200 camas para atender todo el rango etario en todo tipo de complejidad, un área exclusiva para la mujer, centro de diálisis 24/7, banco de sangre propio y un centro de trasplante hepático -único al sur de Santiago- son parte de los activos con los que hoy cuenta el Sanatorio Alemán de Concepción. “Capacidad instalada” que se potencia con el trabajo de un cuerpo médico de excelencia (entre residentes y concurrentes), de reconocida trayectoria, quienes durante años han escogido realizar su actividad profesional de manera exclusiva o preferente en esta institución.
“Todo ello nos convierte en un centro de alta complejidad. Sin embargo, no queremos quedarnos en lo que actualmente somos y ofrecemos, y por eso avanzaremos hacia desafíos que nos permitan mantener la posición de liderazgo que hoy ostentamos y potenciar aquellas áreas que pudieron haber quedado rezagadas y que en el pasado fueron polos de nuestro desarrollo”, enfatiza el director médico.
Pero no todos estos adelantos se medirán en metros cuadrados y en avances tecnológicos. Una de las metas es potenciar el vínculo con centros formadores de pre y posgrado de diferentes carreras del área de la salud. “Eso para escalar en el desarrollo académico de nuestros profesionales. Tenemos que utilizar nuestra capacidad instalada y nuestra resolutividad, que nos permiten ser un aporte en formación. Ello, sumado a una garantía de solidez que haga que los médicos de la ciudad y de la Región opten por realizar su trabajo con nosotros”, señala Llancaqueo.

 

Centro de trasplante hepático. Es el único centro privado y público del sur de Chile donde se han hecho trasplantes hepáticos en los últimos años. En agosto del 2009, el Sanatorio Alemán de Concepción recibió la autorización para realizar trasplantes hepáticos, y en octubre del 2010 se aprobó el convenio con Fonasa, que lo convirtió en un centro prestador de la red pública. Está conformado por un equipo de profesionales de alta especialización.

Jorge Plaza de los Reyes, gerente general.
Jorge Plaza de los Reyes, gerente general.

Los proyectos estrella

A la hora de hablar de avances en infraestructura, el proyecto de la nueva urgencia del Sanatorio Alemán es el más anhelado. La demanda por este tipo de atención ha tenido un incremento constante tanto en la red pública como en la privada. La urgencia del Sanatorio ha crecido varias veces, pero esa demanda “la ha alcanzado”, explica Álvaro Llancaqueo.
Jorge Plaza de los Reyes añade que hoy está en proyecto la remodelación completa de este servicio y su traslado a las instalaciones del primer piso, que dan hacia la avenida Pedro de Valdivia. La obra gruesa ya está terminada, por lo que su apertura se espera para el primer semestre del 2015.
Por su parte, la Unidad de Paciente Crítico funcionará en el segundo piso de esta obra y la unidad de toma de muestras de laboratorio ocupará el espacio donde actualmente funciona la urgencia.
“En términos de metros cuadrados se incrementa casi al doble. Los boxes de atención aumentan un 50 por ciento y el tamaño de la sala de espera crece a cuatro veces su superficie actual. Todo esto nos permitirá optimizar nuestra capacidad operativa, reducir los tiempos de espera y otorgar una atención expedita, este último, constituye el atributo más valorado por los pacientes que solicitan consulta en Servicio de Urgencia. Queremos seguir siendo los mejores, y a ello nos abocaremos en esta nueva etapa”, sentencia el gerente general.

Acceso a hemodiálisis: Funciona todos los días del año, las 24 horas. Cuenta con un equipo de nefrólogos de apoyo para pacientes críticos.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES