Trabajo colaborativo fue clave: Hotel Sonesta reafirma su compromiso y obtiene Sello de Sustentabilidad

El sólido equipo liderado por la Gerente de Hotel Sonesta, Pilar Varela, ha permitido sentar las bases de su consolidación dentro de la industria turística, aportando a la economía local y destacándose por su preocupación por el entorno.

El hotel se encuentra en estos días en plena temporada alta. Ejecutivos, empresarios y familias llegan a diario hasta sus instalaciones buscando un servicio de excelencia, seguros de que lo encontrarán en Sonesta, donde todos sus colaboradores se esfuerzan por entregar a sus huéspedes la mejor experiencia.

Un equipo joven, alegre, creativo e innovador, muy comprometido con su trabajo y tremendamente responsable, ha trabajado con fuerza en los tres ejes en torno al plan de desarrollo sustentable que rige el quehacer de Sonesta Concepción-Talcahuano: utilización adecuada y consciente de los recursos naturales, un óptimo manejo de los residuos que generan, e impacto en la economía local y el entorno.

“Hace tres años comenzamos a desarrollar pequeñas acciones, que en el tiempo se han robustecido. Así, casi sin darnos cuenta, fuimos implementando ideas que de forma espontánea surgían en nuestras reuniones de coordinación, y hoy podemos mostrar cifras que nos enorgullecen. Por ejemplo,  reciclamos un 40 por ciento de los residuos del hotel, utilizamos detergentes biodegradables y el 90 por ciento de la iluminación utiliza sistemas de ahorro de energía”, detalla la Gerente de Sonesta, Pilar Varela. Agrega que el no ponerse techo fue uno de las claves para lograr que las ideas se concretaran, ya fuera mediante la postulación de proyectos de financiamiento interno o externo.

Explica que, como equipo, se plantearon la misión de ser líderes en el rubro hotelero, además de generar un impacto positivo en su entorno. Para ello, construyeron programas de fortalecimiento con la comunidad, lo que permitió que el compromiso laboral se extendiera fuera de sus instalaciones. “Iniciamos un trabajo colaborativo con hogares de menores y programas especiales con pasantías en el hotel, lo que nos abrió a la inclusión, brindando oportunidades laborales, y hemos tenido una experiencia maravillosa con el hogar Carlos Macera, Coanil y el programa de Habilidades Laborales de la Universidad Andrés Bello”.

Añade que el trabajo con proveedores locales ha permitido al hotel impactar de forma positiva en el desarrollo de varias economías locales. “Si a nosotros nos va bien, queremos que a nuestro entorno también, por eso ponemos el acento en vincularnos y relacionarnos más allá de una transacción económica”, reflexiona.

Recetas de mi abuela

Synthia Conejeros, chef.

“En nuestra propuesta gastronómica hay un importante sello regional que se traspasa al compromiso con nuestros proveedores, con quienes tenemos una relación que nace con sentimiento y transparencia. Nos apoyan de vuelta, trabajamos con precios justos, ellos nos entregan buenos productos y los apoyamos en su desarrollo como empresarios. Más que proveedores, son aliados estratégicos”, explica la chef ejecutiva de Sonesta, Synthia Conejeros.

Agrega que en la cocina la sustentabilidad pasa por vivir en armonía con lo que les rodea, en equilibrio, privilegiando el uso de productos de temporada, como el durazno betarraga, propio de esta zona. “Con nuestra gastronomía buscamos evocar recuerdos, dejar huella, generar experiencias; por eso, la carta incluye, por ejemplo, panita con encebollado y arroz jazmín, o estofado de San Juan, comidas que antes eran tradicionales en los hogares”.

Este acompañamiento implica trabajo extra, pero hay un valor compartido que Pilar Varela atribuye a sus lineamientos de “hacerlo para aportar a nuestra industria, con un sentido de responsabilidad social”.

Así, por ejemplo, relata la chef Synthia Conejeros: “Un día me propusieron ayudar en una tallarinata solidaria. Le conté al equipo y todos nos pusimos manos a la obra, incluyendo en esta iniciativa a nuestra red de proveedores locales. Gracias a esta sinergia todo fluyó adecuadamente, y fue una hermosa experiencia”.

Destaca también el trabajo en torno al uso de energías renovables, liderado por el jefe de mantenimiento del hotel, Carlos Darmendrail, quien implementó una planta solar térmica que abastece de agua caliente a la red  sanitaria del hotel, además de paneles solares para generación eléctrica, y un plan de  manejo de residuos y reciclaje.

Carlos Darmendrail, jefe de mantenimiento del hotel.

Por eso, al observar las múltiples acciones en torno a la sustentabilidad que de forma orgánica y espontánea se habían implementado, la Gerente hizo revisar brechas, valorando aún más el trabajo realizado por su equipo. “Nació así la idea de certificarnos, y el resultado fue muy alentador, pues obtuvimos el Sello de Sustentabilidad de Sernatur, grado 2. Nuestro desafío para el próximo año es el cuidado de la biodiversidad de nuestro entorno, así como la medición de nuestra huella de carbono”, concluye.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES