A 35 años de su creación Sono inicia nueva etapa

El prestigio alcanzado en 35 años de trabajo deja a Sono como líder en su rubro, una empresa que se ha posicionado fuertemente y que es avalada por la excelencia entregada en cada evento a instituciones, empresas, municipios y particulares. Abarca de Arica a Punta Arenas, con su casa matriz en Concepción y sucursales en Puerto Montt y Santiago.

Hace 35 años nació Sono, en Concepción. En un comienzo, la idea principal de Sergio Cichero, dueño y Director General de la empresa, era responder netamente a la necesidad de amplificación de distintos eventos de la zona; sin embargo, con el correr de los años y acorde a las exigencias del mercado, amplió su área de acción sin limitaciones. Hoy, Sono entrega servicios integrales- con equipos de última generación- para congresos, conferencias y todo tipo de eventos de empresas e instituciones.
Sergio Cichero González fue un apasionado de la música desde muy niño. A los 14 años vibraba con el jazz y la música de The Beatles. De hecho, sus inicios laborales fueron colocando música en Lota, su ciudad natal. Al trasladarse a Concepción, no hizo sino afianzar su gusto por este incipiente oficio. Ya en la Universidad Técnica del Estado, como estudiante de ingeniería en ejecución, sigue siendo el número uno indiscutido en fiestas y programas de radios. Apasionado por el rock y la efervescencia de esos años, fue en ese contexto que conoció a Oscar Morales, su primer socio, quien lo instó a cobrar por su trabajo, cimentando así las bases de su hoy gran negocio.
“Más  tarde, con la llegada de FERBIO, los negocios empezaron a fructiferar, se hacían más eventos y comenzamos a adquirir equipos. Todo lo que se ganaba, se invertía”, recuerda. En forma paralela, y como excusa para hacer crecer su empresa, tuvo la idea de traer artistas a la zona, pensando que evidentemente si había más espectáculos, también habría más trabajo para Sono.
“En un comienzo, todos hacíamos de todo, pero cada vez nos fuimos especializando más, creando distintas áreas… Hoy puedo decir que el gran soporte de esta empresa ha sido el capital humano, es gracias a este tremendo equipo que hemos salido adelante”, dice.
Afirma que los integrantes de su equipo mantienen una relación bien especial, “de lealtad”, donde todos son importantes y así lo siente cada uno.

Hitos de Sono

Está  orgulloso de lo logrado y del camino recorrido. Recuerda que en sus inicios sólo contaba con dos parlantes y que su madre le dijo que se moriría de hambre si se dedicaba a la música, que mejor estudiara y así lo hizo. Obtuvo dos títulos, pero su gran pasión pudo más. “Hemos tratado de mejorar cada día, vincularnos con la empresa, siempre cumplirle al cliente y estar permanentemente a la vanguardia en tecnología”.
Grandes hitos han marcado la historia de Sono. Su participación en FERBIO y en Nervios Discoteque; la producción para la venida del Papa al Club Hípico, en 1987; la exigente puesta en escena de Pavarotti y la inauguración de sus oficinas de Colo Colo en los 90; y las nuevas dependencias en Brasil, luego de haber sorteado las mermas económicas ocasionadas por el terremoto, “sin duda el período más oscuro de la empresa, las pérdidas en equipamiento fueron millonarias”. ¿Un ejemplo? 40 parlantes aéreos dispuestos para la ceremonia de ese 27 en Asmar, con la ex presidenta Bachelet. “Afortunadamente no hubo pérdidas humanas, así que reflexioné respecto a que habíamos partido sin nada, en cambio ahora comenzaríamos de cero, pero con experiencia y un equipo de gente cohesionado. Fueron ocho meses sin trabajo, pero no se despidió a nadie y gracias a la colaboración de muchos clientes que nos prefirieron- como Coco Legrand, para su gira-, logramos ponernos de pie nuevamente y nos reinventamos con la producción artística”.
Hoy, en casa nueva, el desafío es seguir creciendo y especializándose, viajar por el mundo y traer lo último en espectáculos y tecnología para iniciar una nueva era en la empresa con un organigrama que incluye al mayor de sus hijos, Franco- ingeniero civil acústico- que se integrará para aportar desde su especialidad. Sus otros hijos de una u otra manera siguen sus pasos: Isabella, reconocida productora y actriz, hoy trabaja intensamente en el área de la cultura, y los más pequeños- Antonia y Gian Carlo- que también muestran interés por la música, trabajan de vez en cuando en producciones de la empresa.

Maestreando con el jefe

Esteban Ruiz Reiman (53) ya es parte del “adn” de Sono. Este técnico en luces y decoración en telas, llegó a la empresa en los ‘80. Recuerda que un amigo- Nelson Muñoz- trabajaba ahí y necesitaba ayuda. Como estaba buscando qué hacer, luego de retirarse de la Armada, se entusiasmó. Pensó que sería por un tiempo, pero se fue quedando. “Era entretenido poner música en la playa. Recuerdo las primeras ferias… fue en esa época que Osvaldo Torres me ofreció aprender iluminación y me encantó. Salíamos con don Sergio a hacer las instalaciones, teníamos un solo par de parlantes, pero de a poco nos fuimos haciendo espacio y participando en más eventos. Luego vino la época de los recitales. Lo que me gustó de este trabajo es que era un ambiente muy familiar, en donde todos íbamos creciendo, incluso fabricábamos parte del equipo”, rememora.
Reconoce que el trabajo que lo marcó fue el realizado para la venida del Papa. “Recorrimos todo Chile para traer equipos y cumplir con los requerimientos de la organización. Trabajamos 15 días y noches instalando cables, pero todo salió bien. Fue una tarea titánica, pero salimos airosos”.
Ruiz señala que el profesionalismo es el gran legado que les ha entregado su jefe, a quien todos “queremos y respetamos”. Cuenta que si bien ha tenido que hacer sacrificios más de una vez, ha sido “feliz” trabajando en esta empresa, incluso gracias a ella conoció a su señora y ha recorrido todo Chile, “hasta la Isla de Pascua”, pues durante cuatro años Sono se ha encargado de la implementación del Festival Tapati Rapa Nui.
Por estos días, son los robotizados los que le quitan el sueño a Ruiz y es que cada día la tecnología avanza y él debe mantener el paso. “Eso es lo bonito de esto, hay desafíos a diario”, sentencia.

Peso de la administración contable de la empresa

Tamara Mancilla Salazar (46), administrativa, encargada de remuneraciones de Sono, llegó  a la empresa en 1987. Por un recorte de diario supo que se solicitaba secretaria, fue a una entrevista y “varios meses después” la llamaron. Tenía 19 años y era bien tímida; sin embargo “me gustó al tiro el trabajo. Había que hacer de todo: era secretaria, vendedora, relacionadora pública y empecé a crecer como profesional, al mismo tiempo que la empresa”. Llegó en los tiempos en que todavía era una empresa familiar y recuerda que con la llegada de los ‘90 se asumieron nuevas responsabilidades, se amplió el rubro.
Codo a codo con su jefe han asumido triunfos y fracasos. “Nos ha pasado de todo: robo, incendio, terremoto, pero hemos sabido salir adelante como equipo”, puntualizó.

Nueva gerencia

Gabriel Sepúlveda (35) llegó como administrador de empresas a Sono. Entusiasta, desde un comienzo se sintió muy comprometido con su labor y se quedó en el que hasta hoy ha sido su espacio para desarrollarse profesionalmente. No fue fácil trabajar y estudiar; sin embargo, sus ganas siempre pudieron más.
Comenzó su carrera ejerciendo tres años como asistente de Marketing y Producción. “Aprendí mucho. Fue una época intensa de la cual me siento muy orgulloso, pues he ido construyendo mi carrera paso a paso y con mucho compromiso”. Luego de quedar vacante el puesto, trabajó otros nueve años como Director de Marketing y Producción.  Busquilla, proactivo, ha hecho de todo. En estos 12 años mucho ha sido lo vivido, incluso se casó y  hoy es fel eliz padre de una pareja de niños de 7 y 3 años.
El joven profesional asumió, desde este 1 de septiembre la Gerencia de Empresas Sono en lo que será una nueva era en su gestión en la que, confidencia, espera permanecer muchos años. “Es que motiva el espíritu que hay al interior”, reconoce a la vez que le emociona el recordar todo lo aprendido siendo el brazo derecho de Cichero, “estoy muy orgulloso y feliz”, sentencia.
“El desafío que me ha propuesto el Director General, Sergio Cichero es de seguir en la senda del trabajo en equipo. Nuestras relaciones al interior de la empresa son muy importantes, el recurso humano es vital para seguir posicionados como estamos y liderando el tema de los eventos. Creo que también será importante generar más lazos con los productores de Chile para que esta empresa integral que implica productora, audio, iluminación, escenarios, traducción simultánea, etc. siga creciendo”, puntualiza.

Redes sociales

Una de las más jóvenes en el equipo es la periodista y magíster en Comunicación Estratégica Carla Lavado Poch, quien fue contratada por Sono debido al crecimiento de la empresa en el área de eventos. “Es importante la difusión, por eso creo que mi labor será un aporte a este tremendo equipo humano. Sono quiere evolucionar en materia de difusión de la información, no quedarse sólo en el afiche o en la publicación del diario, sino que también incorporar el trabajo en las redes sociales, que cada vez tienen mayor alcance”, indica la profesional.
Carla cuenta que Sono ha incorporado un fanpage: www.facebook.com/empresa.sono y un canal de youtube, además de una cuenta en Twitter: @empresas_sono, esto sin descuidar el trabajo que se ha venido haciendo con los medios tradicionales, como alianzas y visitas de los artistas a programas, o generando comunicados para todos los medios.
Resalta la importancia de generar vínculos con medios no tradicionales, como portales de internet o videoblogs, con el fin de llegar al público joven. “Las comunicaciones han cambiado, han evolucionado, y así como la empresa ha crecido, debe mantenerse a la vanguardia, no sólo en lo técnico, sino también en cuanto a las nuevas tecnologías”.
“Queremos descentralizar la entretención y dar a todos la oportunidad de disfrutar de eventos de categoría, como lo fue el de Bodies, todo un éxito entre los visitantes”, señala.
Así, el prestigio alcanzado en años de trabajo, muestra a Sono como líder en su rubro, una empresa que se ha posicionado fuertemente y que es avalada por la excelencia entregada a instituciones, empresas, municipios y particulares. Abarca de Arica a Punta Arenas, con su casa matriz en Concepción y sucursales en Puerto Montt y Santiago. “Sono hay para rato y en eso estamos, planificando el futuro para aportar a nuestra región”, puntualiza orgulloso Sergio Cichero.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES