A un año del 27-F: CAP Acero, la reconstrucción y sus nuevos desafíos

Hace sólo un año, el escenario en CAP Acero era desolador: los daños tras el terremoto eran de tal magnitud que en las primeras horas muchos dudaron de la continuidad del negocio. Hoy el panorama es diametralmente distinto: la empresa no sólo se levantó y volvió a producir en un tiempo menor al esperado, sino que además se prepara para enfrentar uno de los programas de producción más exigentes de su historia. Cuando se cumple esta fecha, la Compañía vuelve atrás la mirada para revivir una de sus jornadas más difíciles, pero también el inicio de un proceso de reconstrucción del que salió airosa y fortalecida.
Para los 350 trabajadores de turno el 27-F, vivir el terremoto en la empresa fue una experiencia sobrecogedora, con toneladas de infraestructura retorciéndose sobre sus cabezas y a escasos metros del mar. Por fortuna ninguna persona resultó herida y los procedimientos de seguridad funcionaron: casi todos pudieron agruparse y dirigirse a las zonas seguras. Pero las instalaciones no corrieron la misma suerte: el Muelle, los Altos Hornos, la Planta de Coque, la Acería y el sistema de captación y suministro de agua resultaron gravemente dañados.
Durante las primeras horas de la emergencia la empresa vivió momentos críticos, pero la comprometida labor de un grupo de ejecutivos y trabajadores permitió salvar, con muy pocos recursos, instalaciones claves. Una vez controlada la emergencia y hecha una evaluación general de daños, CAP pudo informar a los clientes y a la comunidad que la empresa se pondría de pie y que para ello necesitaría a todos sus trabajadores.
Cuatro meses y medio más tarde se cumplió con la palabra empeñada: después de un extenuante proceso de reparaciones y puesta en marcha, el 14 de julio se dio inicio “oficial” a las operaciones en la Acería, en una ceremonia que contó con la presencia del Ministro de Economía Juan Andrés Fontaine. A partir de ese día la empresa volvió a producir su propio acero y recuperó la capacidad nominal de producción que disponía antes del terremoto, en un tiempo menor al de las proyecciones más optimistas.
Si bien la empresa estuvo 100% operativa en julio, pasaron algunos meses para que pudiera normalizar sus despachos. Ello fue así porque hubo clientes que importaron acero y la reconstrucción nacional se inició a paso más lento de lo proyectado. “Hoy la relación con los clientes se encuentra normalizada y CAP Acero está produciendo a plena capacidad”, afirma el Gerente General, Iván Flores Klesse.
Según el ejecutivo, este 2011 estará fuertemente marcado por la reconstrucción en las regiones afectadas por el terremoto, por lo que la empresa tiene uno de los programas de producción más exigentes de su historia. “Después de ver lo que fuimos capaces de hacer el 2010, estoy seguro de que si hay unión, objetivos claros, compromiso y voluntad podemos superar cualquier desafío”, concluye.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES