Actividad física, aliada insustituible de la buena salud

COL-USS-Claudio Báez USS
Claudio Báez Rojas Director de Escuela de Kinesiología Universidad San Sebastián

Las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT) son un problema mundial. Según la OMS, para el año 2020 se espera que éstas alcancen un 70 % de mortalidad y un 60 % de la carga de morbilidad. En Chile, el 62 % de las muertes son atribuidas a las ECNT, entre las cuales se encuentran: diabetes tipo II, enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades respiratorias. 

La tecnología ha contribuido al desarrollo del ser humano, permitiéndole también controlar el medio ambiente con cada vez menos esfuerzo físico. Biológicamente el hombre está hecho para moverse, pero la reducción de sus niveles de actividad, sumada a la mala calidad de la alimentación, generan un desequilibrio entre el consumo y gasto de energía. Si bien las causas de las ECNT son multifactoriales, el incremento de hábitos de vida poco saludables altera el normal funcionamiento de nuestro organismo, propiciando condiciones ideales para su aparición. Una de estas causas es el sedentarismo, que en nuestro país alcanza un 86 %. Lo anterior nos motiva, como kinesiólogos, a promover una vida más activa. Nos estamos enfermando, porque no hacemos ejercicio o lo hacemos a intensidades o frecuencias que no tienen impacto en los mecanismos bioadaptativos que determinan mejoras en nuestro desempeño funcional (fuerza, resistencia, capacidad aeróbica, entre otros). 

Las personas inactivas tienen un riesgo de un 20 o 30 % mayor de morir por cualquier causa (OMS, 2010) y, en promedio, las físicamente inactivas tienen una vida útil cinco años inferior a las activas, por lo tanto, el ejercicio impacta de sobremanera en la reducción de indicadores de mortalidad y morbilidad. 

El ejercicio posee muchos beneficios para la salud. Estudios recientes descubrieron un importante efecto al disminuir el estado de inflamación crónica de baja intensidad, condición que se señala como la génesis de varias de las ECNT (Pedersen, 2009).

El descubrimiento de los mediadores antinflamatorios sistémicos (MIOKINAS), producidos por la contracción muscular, fundamenta la realización de ejercicio para mejorar el desempeño funcional y la calidad de vida de quienes padecen estas enfermedades.

Esto posiciona el ejercicio y al kinesiólogo en un escenario diferente, al tener un claro impacto en la prevención y tratamiento de las ECNT, sobre todo en  personas hospitalizadas que están en reposo obligado, donde la inactividad o ausencia de contracción muscular potencia el estado inflamatorio crónico, situación que puede prolongar su estada, con los riesgos que eso implica. Por eso la activación precoz, premisa de muchos servicios, es fundamental para recobrar la funcionalidad y evitar complicaciones o la muerte, pero esta activación (ejercicio) debe ser según el tipo de patología y grado de desempeño funcional de cada uno, para que los efectos del ejercicio sean los adecuados.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES