Acupuntura emocional, pulsar para sanar

Estamos en una crisis desafiante para la mente. La pandemia, el encierro y el miedo dejan huellas tan profundas que obligan a buscar los equilibrios para volver a la calle, al colegio y al trabajo. La digitopresión es una forma de sacudir la energía estancada y propone un camino para que, otra vez, todo fluya. Suena bien y se siente mejor.

Por Carola Venegas V.

Los investigadores le llaman la otra pandemia. Los efectos del Covid-19, por las nuevas condiciones de la rutina y la forma de relacionarse, han disparado los problemas de salud mental, sobre todo, en la generación de personas de 10 a 19 años. La Unicef explica que casi el 15 % de niños de América Latina y el Caribe (16 millones) viven con un trastorno psiquiátrico diagnosticado y que 10 adolescentes mueren por suicidio al día en Latinoamérica.

Aunque no es un término clínico, la BBC adelanta que los científicos hablan de un cerebro pandémico para denominar a la serie de dolencias que está sufriendo nuestra cabeza a raíz de la pandemia. El estrés crónico y los largos ratos de confinamiento no solo han afectado nuestra capacidad de memoria y de concentración, sino que es posible que se hayan reducido en tamaño algunas zonas del cerebro. Estamos más estresados, más tristes y nos cuesta manejar las emociones. Si la mente se enferma, el cuerpo se resiente y comienza a manifestar dolencias que a la larga pueden derrotarnos, incluso, llevarnos a la muerte. Para las enfermedades de la mente no hay vacunas, pero sí hay antecedentes de ciertas técnicas que contribuyen a que el cuerpo y la mente mantengan el equilibro necesario para no decaer.

Equilibrar fuerzas

Las razones por las que Lourdes Sepúlveda se vinculó con la medicina china tienen que ver con el tiempo, con sus cambios, con la idea de conocerse y cuidar lo que más quiere. La vuelta ha sido grande y fructífera también. Esos factores que la hicieron replantear su vida profesional, concentran la esencia de la sabiduría médica oriental: prevenir para que el cuerpo no llegue a desarrollar enfermedades, buscando armonizar las energías y equilibrar el cuerpo y la mente. La técnica que ella aplica en sus talleres con adultos, o con los alumnos de Medicina de la Universidad de Concepción, donde se encarga de Promoción de la Salud, es una mezcla de sus conocimientos de la medicina china, el mindfulness y el arte. Le llama “Acupuntura emocional”.

María Jiménez asiste a los cursos que dicta Lourdes. La ayudaron a sobrellevar los efectos de la quimioterapia, y hoy busca lograr esa misma energía para enfrentar un nódulo que apareció en su cuerpo.

Se trata de una técnica terapéutica que utiliza la presión o masaje en puntos localizados por todo el cuerpo para ayudar a disminuir dolores, estimular el funcionamiento equilibrado del cuerpo y apoyar la recuperación física. Utiliza los mismos conceptos esenciales de la acupuntura, que se ha usado durante miles de años para prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades. Se basa en la creencia de que el qi (energía vital del cuerpo) fluye a lo largo de meridianos (canales) del cuerpo, y mantiene en equilibrio la salud espiritual, emocional, mental y física de una persona. La medicina tradicional china trata de recuperar el equilibrio del cuerpo y la armonía entre las fuerzas naturales opuestas del ying y el yang (ver recuadro 1), que pueden bloquear el qi (Chi) y causar enfermedad.

¿Qué desequilibra el qi? Fuerzas externas, como el viento, el frío o el calor. Fuerzas internas, como las emociones de alegría, ira o miedo. Factores de estilo de vida, como la mala alimentación, la falta de sueño o el exceso de alcohol. Y ahora, por supuesto la falta de libertad por la pandemia.

“Cuando hacemos digitopresión, golpeando, presionando o palpando nuestro cuerpo es agitar lo que se encuentra estancado y movilizamos la energía. Los ancestros hacían esto incluso antes de utilizar las agujas. Siempre les digo a mis alumnos que nosotros somos micrófonos que percibimos todo y grabamos informaciones que van quedando en el físico. Entonces necesitamos sacudir aquello que nos obstruye. Estos puntos que pueden ser presionados por cualquier persona y se combinan con frases en positivo que tienden a aportar desde la Programación Neurolingüística”, explica Lourdes.

Esto último es primordial, porque las personas deben confeccionar frases que empoderen su mente que representen sus desafíos y, por sobre todo, que declaren el amor propio incondicional.

El punto SOS

“A pesar de mis inseguridades, yo me amo”. Es sábado y esa frase se escucha en una sala en General Gorostiaga, en Concepción. Los alumnos de Lourdes presionan el borde de sus manos, con pequeños golpecitos… seis veces las mujeres, nueve veces el único varón. Recorren presionando distintas partes del cuerpo, desde la cabeza hasta las pantorrillas. Repiten frases que los estimulan y que los libera de problemas o dolencias de distinto tipo. Desde el enfado que provoca un vecino, hasta las molestias de un cáncer que viene y va.

Punto del valle de la mano: ayuda a reducir el estrés, aliviar migrañas, paliar el dolor de muelas, disminuir la tensión en los hombros y mitigar el dolor de cuello.

María Jiménez es alumna de Lourdes y dice que sí. Que ella da fe que esto funciona, porque la ha mantenido fuerte mientras pasó lo peor, las quimioterapias, los remedios y los estragos de su cáncer. Y ahora la deja valiente para enfrentar un nuevo nódulo que reapareció como una batalla más. “He sido matea. Hago todos los ejercicios lo mejor que puedo. Me concentro, me esmero. Es que de verdad esto me ayudó mucho, sobre todo cuando yo iba a las ‘quimio’. Llegaba devastada, sin energía, y salía del taller con otra cara, con otra actitud. Esto no es para curar una enfermedad tan grave, pero sí es la forma que te ayuda a hacer frente con otra mirada, con positivismo con fe y con ganas de pelear. Yo creo que ser positivo y tener energía positiva es lo esencial para curarse. Yo me curé, aunque ahora haya una nueva alerta. Pero voy con ganas otra vez para mejorar”, relata.

Existen más 300 puntos en los 12 meridianos energéticos que utiliza la acupuntura emocional. Sin embargo, hay algunos que se encuentran con facilidad para desbloquearse y volver a la calma en casos de SOS. Lourdes dice que presionando estos lugres específicos se tocan también nuestros órganos que tienen que ver con las emociones, como el corazón, los riñones, el bazo, los intestinos, el pulmón, el hígado y que estos van funcionando en bloque. “Es importante conocer cómo funcionan estos órganos en forma sistémica porque el deterioro de uno incide en la salud del siguiente. Es un sistema complejo, pero maravilloso, y permite que las personas tengan conciencia de lo importante que esmantener el equilibrio dentro y fuera de nuestro cuerpo”, enfatiza la terapeuta.

Meridiano del intestino delgado: ejercer presión sobre este punto alivia el dolor de cuello, oído y cabeza.

Recomienda esta práctica sencilla para todas las edades, pero especialmente, madres que pueden enseñar a sus hijos cómo replicar algunos de los ejercicios en cualquier lugar, por ejemplo, el punto del ojo, el punto del valle de la mano o el meridiano de la muñeca.

“Es algo muy natural e intuitivo. Así como nosotros hacemos cariño a nuestros hijos en la espalda baja, o en la cabeza para que se sientan mejor, esta técnica tiene mucho de ese poder que se traspasa con la energía del cariño a las personas que queremos. Es muy bonito para compartir y cuidar a quienes más amamos, en tiempos donde ir a médicos y centros se ha hecho difícil”, concluyó.

Los puntos que debes conocer

Punto del Ojo

Ubicación: directamente entre las cejas, en la hendidura donde el puente de la nariz se encuentra con la frente.

Beneficios: Calma el cuerpo para aliviar el nerviosismo.

Punto del valle de la mano

Ubicación: este punto se puede encontrar entre el pulgar y el dedo índice.

Beneficios: ayuda a reducir el estrés, aliviar migrañas, paliar el dolor de muelas, disminuir la tensión en los hombros y mitigar el dolor de cuello.

Meridiano de la muñeca

Ubicación: pasado el dedo meñique hasta llegar al pliegue de la muñeca.

Beneficios: si se presiona regularmente sobre él, podremos ayudar a promover la felicidad mejorando nuestras emociones.

Meridiano del intestino delgado

Ubicación: Se encuentra en la parte externa de la mano, justo en el borde, debajo del dedo meñique.

Beneficios: Ejercer presión sobre este punto alivia el dolor de cuello, oído y cabeza.

Ying Yang

En la medicina china tradicional, todas las cosas, incluido el cuerpo, se componen de fuerzas opuestas llamadas yin y yang. Se dice que la salud depende del equilibrio de estas fuerzas. La medicina china tradicional se centra en mantener el equilibrio del yin y el yang para conservar la salud. Los médicos chinos examinan las causas de la enfermedad según el estado del paciente, teniendo en cuenta el flujo de la energía, los procesos metabólicos y las respuestas emocionales, en lugar de hacerlo de acuerdo con los tipos de agentes patógenos. Es posible que enfermedades que, para la medicina occidental, son iguales, porque las causan los mismos agentes, reciban un tratamiento diferente por parte de los médicos chinos, si bien es probable cierta generalización en determinados tipos de enfermedades.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES