Agencia Regional de Innovación y Desarrollo Productivo: Impulsa competitividad y crecimiento de la Región del Biobío

viveros-2.jpgConsenso del sector público privado definió nueve sectores para potenciar la expansión de la zona, donde existen ventajas comparativas. Ya se han orientado recursos por $9.059 millones para financiar la Agencia y proyectos específicos. Los tres primeros clúster están en pleno funcionamiento, en Educación Superior, Ciencia y Tecnología; el de Turismo y Convenciones, y el de la Carne y Leche.
La Agencia Regional de Innovación y Desarrollo Productivo de la Región del Biobío (ARIDP), creada el 2006 por el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, forma parte de las políticas descentralizadoras que han generado un fructífero acuerdo público y privado para potenciar nueve sectores considerados los más competitivos, con la finalidad de fomentar un mayor desarrollo productivo, económico y social de la Región. Se trata de las áreas de Educación Superior, Ciencia y Tecnología; Alimentario; Turismo; Metalmecánico; Pesquero y Acuícola; Forestal y Maderero; Petroquímico y Plástico; Energía; y Transporte y Logística. La Agencia además tiene el mérito de ser una experiencia piloto en el área productiva en el país, la que podrá ser replicada en otras instancias del aparato público.

Diversificación, competitividad y crecimiento

Y los desafíos de la ARIDP no son pocos, ya que junto con elevar la calidad del recurso humano se busca incrementar el crecimiento económico, mejorando la competitividad y diversificando el aparato productivo regional, aportando innovación y nuevas tecnologías, además de generar empleos productivos de calidad y condiciones de mayor equidad social entre sus habitantes.
Su director, Andrés Viveros, destaca que ello se traduce, a través de un Consejo Estratégico y Comisiones, donde hay una participación mayoritaria del sector empresarial y de consejeros regionales de distintas tendencias, en la utilización de mecanismos financieros y presupuestos propios que son de manejo absolutamente regional, incluso a nivel de las determinaciones administrativas como son, por ejemplo, los distintos procesos de licitación a que se llaman en el marco de los programas impulsados.
Consejo Estratégico con mayoría privada
Explica que el Consejo Estratégico de la ARIDP está integrado por 17 miembros, de los cuales 7 representan al sector público, 6 al empresarial y 4 corresponden al Consejo de Gobierno Regional. “El objetivo es que los principales actores regionales elijan los sectores productivos por los cuales quieren apostar. Por ello, la focalización de las áreas definidas como prioritarias se hizo con la activa participación del sector público y privado, a lo que se sumó el apoyo de expertos de la Consultora Internacional Dalberg y de la Universidad Católica de la Santísima de Concepción”.

Se priorizaron tres clúster

Andrés Viveros enfatiza que como resultado de ese proceso se seleccionaron los 9 sectores más competitivos de la Región del Biobío y se definió impulsar, en una primera etapa, tres clúster que son: Biobío Educando e Innovando; el Alimentario Ganadero, de Carne y Leche; y el de Turismo de Negocio y Convenciones, Bío Bío Encanta, los que ya se encuentran funcionando. Cada uno cuenta con un comité gestor y un equipo gerencial, junto con ser dotados de recursos para su organización, contratación de oficinas y profesionales.
No obstante, aclara que el mayor financiamiento para las iniciativas específicas que desarrolla la Agencia y los distintos clúster provienen de los mecanismos de fomento del Estado y del aporte que hace el Consejo de Gobierno Regional.

Financiamiento de $ 9.059 millones

Como parte de ese proceso de actualización de la Agencia se han orientado recursos por $ 9.059 millones, de los cuales tiene presupuestado aportar $ 2.000 millones el Gobierno Regional, y los otros $7.059 millones provienen de los Servicios de Fomento.
Reconoce que los inicios del clúster de Educación Superior, Ciencia y Tecnología Biobío “Educando e Innovando”, que contempla la participación de las universidades e institutos profesionales para aumentar la calificación del capital humano e incorporar transferencia tecnológica a los procesos productivos regionales, no fueron fáciles. Ello, porque las universidades tradicionales (Concepción, BIO BIO, Santa María y UCSC) estaban bastante escépticas respecto de un trabajo conjunto con las privadas, pero eso se ha ido superando. Ya se están integrando la Universidades San Sebastián y del Desarrollo, y los Institutos INACAP y Duoc UC. “Éste es un clúster que puede hacer un importante aporte para definir el desarrollo urbano sustentable del Gran Concepción y también contribuir a la solución de problemas regionales endémicos como son el bajo nivel de crecimiento en relación con el promedio nacional, los altos índices de pobreza y desempleo”, precisa Viveros.

Polo de salud de alta especialización

Destaca que ya hay logros concretos que beneficiarán a los estudiantes y, los usuarios con la integración de las distintas facultades y escuelas de Medicina para potenciar un polo de la salud en la Región del Biobío, que parte de una iniciativa de la Universidad de Concepción. “La idea es tener servicios médicos de alta especialización, como los que hay en naciones desarrollados con una oferta local de buen nivel, pero con costos mucho más razonables que en el exterior. Las condiciones están dadas, tomando en cuenta la gran cantidad de hospitales, clínicas privadas, laboratorios e Isapres que pueden ser incorporadas a ese proyecto. Además está el aporte de la investigación que se hace en el área médica y de farmacia”. El presidente de ese clúster es el Rector de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Juan Cancino, y su gerente Rodrigo Germany. Entre sus logros está el Estudio de la OCDE contribución de las Instituciones de Educación Superior (IES) para el Desarrollo de la Región de Biobío. Además la firma del Hermanamiento (declaration of partnership) de la zona y el Estado de Minnesota de USA, que promoverá el activo intercambio de ideas, conocimientos y personas relacionadas con actividades comerciales, de inversiones, de innovación, de emprendimiento, de ciencia, tecnología, investigación y educación.
Andrés Viveros también enfatiza los avances del clúster Alimentario Ganadero que considera la producción de leche, carne ovina y bovina, que es dirigido por los principales líderes de las organizaciones agrícolas de las provincias de Ñuble y Biobío, quienes están realizando un trabajo conjunto, dejando atrás la cultura que tenían de hacerlo cada uno por su rubro específico. Entre los temas que están abordando están las medidas que se requieren para aumentar la base y calidad de alimentación del ganado. Y también enfrentando otro de los problemas centrales, como es la preeminencia de algunas enfermedades que afectan a la masa ganadera. Para ello, hay un proyecto orientado a renovar los vientres, donde cualquier productor, tras detectar un ejemplar enfermo se le pide que los saquen de inmediato de su plantel ganadero. A cambio se les ofrece una compensación y el beneficio de vender el ejemplar por carne.

Productos de mayor valor agregado

El director señala que también en ese clúster, en el tema de la leche, que tiene un modelo de producción en confinamiento en praderas que no resultan rentable por factores como el cambio climático y otras condiciones, están definiendo nuevas opciones para obtener mejores precios en ese rubro. Como ejemplo señala que la comuna de Los Ángeles es la mayor productora de leche en Chile, con un nivel de calidad mejor que en el resto del país y con la ventaja que puede asegurar su abastecimiento todo el año. Agrega que, en la actualidad, esa producción de leche se destina a las plantas receptoras, pero se podría emplear como materia prima para productos de mayor valor agregado como mantequillas, cremas y quesos finos. “Hay que hacer un programa que implique la incorporación de nuevas tecnologías y atraer inversiones para instalar plantas que permitan elaborar ese tipo de productos. Una buena opción sería asociarse con empresas francesas productoras de quesos. Los desafíos son muchos”, precisa. El presidente del clúster es José Miguel Stegmeier, máximo dirigente de SOCABIO, y su gerente Ester Garstman. Entre los proyectos materializados está la implementación de un piloto de diseminación de material genético superior para el rubro Ovino y la instalación de oficinas en Chillán y en Los Ángeles.

Centro de convenciones y turismo

Andrés Viveros informa que, en el clúster de Turismo y Convenciones, se encuentran incorporadas empresas altamente competitivas como son: el Casino Marina de Sol, Las Termas de Chillán y su casino; la agencia de Paul Esquerré, Lan Chile, y los principales actores del turismo de negocio en la Octava Región. Ellos están viendo las convenciones y eventos que se pueden hacer en la zona y que la oferta responda al nivel de participantes que se desea esperar. Actualmente, hay una alta demanda de personas que vienen para hacer negocios, participar en congresos y seminarios, como se comprueba por la ocupación hotelera y viajes en avión en los días de semana. “La idea es potenciar esa demanda con la infraestructura necesaria, la que está teniendo un importante crecimiento con los tres casinos y los nuevos hoteles que han incorporado esos complejos”. En tal sentido indica que, un nicho importante, son los encuentros nacionales e internacionales que realizan las universidades locales permanentemente, los que se pueden ligar con el turismo tradicional y costumbrista que existe en la zona. “Eso nos permite tener a esos visitantes un mayor número de días acá. También hay un mercado que se está explorando de ofrecer circuitos para giras de estudios, considerando que en la Región se da, como en ninguna parte del país, la presencia de todos los sectores productivos”. El presidente del clúster es Rodrigo Bravo, ejecutivo de Somontur S.A, y su gerente es Katherine Echaíz. Entre sus resultados está la consolidación de la Oficina de Atracción de Congresos y Convenciones de la Región del Biobío y el fortalecimiento del Turismo Étnico de la provincia de Arauco.
Andrés Viveros manifiesta que este año se espera incorporar a la labor de Agencia sectores que son motores de la zona como el forestal, pesquero y el metalmecánico. “El principal tema de la Agencia es crear el capital social, avanzar en el crecimiento y competitividad, incorporar tecnología a su aparato productivo, junto con alcanzar mayores niveles de equidad y desarrollo social”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES