Alcalde Marcelo Rivera: “Península de Hualpén el tesoro perdido de la Región del Bíobio”

Asegura que esa zona ofrece condiciones únicas, en medio de un santuario de la naturaleza, para quienes buscan vivir en un lugar de privilegio y a 20 minutos de centros comerciales, aeropuerto, industrias y servicios públicos y privados. Los terrenos, garantiza, son de gran calidad geológica y tienen excelente conectividad.

Hualp-mesetas superiores peninsula de hualpen
Incorporar cientos de hectáreas para potenciar el desarrollo residencial en su comuna de grupos de altos ingresos del Gran Concepción, es la idea que le roba el sueño al alcalde de Hualpén Marcelo Rivera.
Es, dice, un lugar privilegiado en la zona sur del país, que está al interior de un santuario natural, como es la península de Hualpén que tiene una superficie de 2.600 hectáreas.
“El plano regulador Metropolitano lo permite y las ventajas de la zona son innegables, ya que tiene una conectividad expedita, sin ningún puente para acceder a ella,  y ubicada a sólo 15 ó 20 minutos de los principales centros comerciales, aeropuertos, sectores industriales y de servicios”.
El alcalde Rivera admite que es un proyecto que requiere del apoyo del Estado para dotarlo de infraestructura básica y vial que mejore los accesos hacia las mesetas de la península donde se podrían emplazar las edificaciones residenciales y recreativas.
Si bien no existe un plazo para materializarlo, en su municipio ya están trabajando para promover ese sector y comenzar las negociaciones con los siete principales propietarios privados de los terrenos y definir las áreas factibles de venta.

Expansión para el Gran Concepción

El Gran Concepción tiene serios problemas de terrenos para una expansión del sector inmobiliario de alto nivel. ¿Qué ventajas tiene el proyecto que impulsa en la península de Hualpén?
“Es única y la he llamado el tesoro perdido, porque la comunidad no ha valorado su real valor y las bondades que ofrece con un entorno natural de mar, río, fauna y flora privilegiada. Y el plano regulador Metropolitano del Gran Concepción ha permitido hacer un uso razonable de este lugar, que se traduce en impulsar un desarrollo inmobiliario y recreativo de un nivel superior con viviendas individuales, edificios de departamentos, hoteles, canchas de polo y golf. Hoy hay muchas personas de altos ingresos que están en condiciones de invertir y que buscan una oportunidad como esta”, responde el alcalde para promocionar su idea
-¿Qué están haciendo el Municipio y los propietarios de la península para atraer el interés del Estado y los inversionistas privados y así convertirla en el nuevo eje inmobiliario?
“Estamos empeñados para que conozcan bien las playas como Rocoto y Ramuntcho y Las Escaleras; las popularmente llamadas “tetas del Bio Bío”; sus bosques nativos y sus grandes mesetas donde se pueden emplazar los complejos inmobiliarios y recreativos. Con la dirección de Obras Municipales hemos sido muy celosos en definir cuáles son las áreas aptas y compatibles con ese tipo de desarrollo”.

“Nunca estaremos por derribar un árbol centenario”

-¿Cuál es el nivel de superficie de terrenos que es posible incorporar o utilizar con esa finalidad?
“Es considerable, ya que estamos hablando de 400 hectáreas, superficie mayor que la que se le incorporó al casco urbano del sector céntrico de Concepción con el proyecto Costanera. Ello implica la mejor opción para la expansión de una ciudad que, objetivamente, hoy no tiene otra alternativa para acoger la gran demanda de viviendas de los sectores altos. Estos ven complicado hacerlo hacia otras comunas que antes aparecían como muy atractivas, tras los riesgos de conectividad y de desplazamiento generados por el reciente terremoto del 27-F. Para llegar a la península de Hualpén no se requiere cruzar ningún puente y eso es una de las tantas ventajas concretas de lo que podría ser uno de los sectores más top para vivir en la zona sur de Chile”.
-¿Cuáles son los desafíos y qué rol debe cumplir el Estado para facilitar esa tan necesaria expansión inmobiliaria del Gran Concepción?
“Yo agradezco a la revista Nos el interés por el tema de la península de Hualpén y las posibilidades que ofrece, considerando que una de las mayores necesidades en el Gran Concepción es su falta de terrenos o la deficiente calidad de los existentes para nuevos emplazamientos habitacionales. Tanto el municipio de Hualpén como la mayoría de los propietarios de los terrenos de la península entendemos que una adecuada difusión de sus bondades nos permitirá llegar hacia los inversionistas y hacer entender a las autoridades de Gobierno para que apoyen este proyecto. Además, todo se hará con extrema responsabilidad y manteniendo el equilibrio con el medioambiente, porque nunca estaremos, por ejemplo, por derribar un árbol centenario”.

Protegida por los acantilados

-¿Cómo se hace compatible mantener un santuario de la naturaleza con el desarrollo urbano e inmobiliario?
“Con proyectos, habitantes e interesados responsables. Esto puede ser compatible y sustentable en el tiempo con inversionistas que entienden que van construir su gran hogar dentro de un santuario natural, lo cual les obliga a tener conductas frente al entorno. Por ello incentivaremos la llegada de empresarios o futuros propietarios con ese espíritu y visión”.
-Hoy la seguridad es un factor clave cuando se busca desarrollar infraestructura en sectores costeros. ¿Cómo se garantiza esa exigencia del mercado en el caso de la península de Hualpén?
“La seguridad la tiene tanto en conformación geológica, con terrenos de gran calidad en ese ámbito, como también frente al sensible tema de la delincuencia, que no es un factor menor cuando se busca invertir una significativa cantidad en una solución habitacional de alto costo. Está la protección natural que entrega el mar con sus acantilados y los humedales y  accesos controlados muy específicos por la desembocadura o la caleta de Lenga. Además, con la construcción del Puente Industrial, el cuarto sobre el río Bio Bío,  toda la infraestructura vial complementaria a ese viaducto podría conectarse a la península de Hualpén ampliando sus trazados”.

Inversión en infraestructura

-¿Qué es lo requiere el municipio de parte del Estado para hacer viable este proyecto?
“Que haga la inversión en la infraestructura básica y que la solicitaremos cuando presentemos en un plazo prudente el proyecto, luego de haber concluido con los propietarios de los terrenos las negociaciones para que nos entreguen las servidumbres. Tal como hay en muchos lugares de gran atracción turística en Italia, la idea es tener una ruta de circunvalación de la península que la conecte con las playas y los principales recursos naturales, con atractivos miradores turísticos y que salga en la desembocadura del río Bio Bío. Puede parecer para muchos un sueño, pero están las condiciones objetivas y habrá que agotar todos los esfuerzos para materializarlo de manera paulatina de aquí a siete o diez años”.
-¿No teme una presión de sectores ecologistas que pueden cuestionar una intervención urbana en ese santuario de la naturaleza?
“Los ambientalistas deben tener la certeza que vamos a garantizar que el entorno natural no se altere. Hoy debieran estar preocupados de la gente que va allá a botar animales muertos, basura, escombros y que no se sigan cortando árboles de manera irracional, porque desde el año 1976  el recinto está declarado como santuario de la naturaleza, dentro de una propiedad privada. Los dueños de los terrenos necesitan subsistir y ahora se les ofrece una oportunidad  de que hagan negocios con precios razonables en función del valor de mercado de sus propiedades. Así se terminará con una serie de acciones que están dañando seriamente el patrimonio de ese santuario de la naturaleza. Esperamos el apoyo de los ecologistas para que cada proyecto que se busca implementar sea amigable con los recursos naturales y la belleza escénica única que se ofrece desde sus mesetas. Por eso abogamos por residentes cultos y comprometidos con proteger el medioambiente en que vivirán”.
-En cuanto al desarrollo turístico más específico ¿también espera apoyo para cierta infraestructura básica que permita apreciar en toda su dimensión los paisajes con adecuados miradores y la señalética de flora y fauna existente?
“La idea es tener un plan de manejo racional que permita valorar, por ejemplo, los cientos de aves que llegan por ser un área de descanso obligada de importantes rutas migratorias”.

Atraer inversión extranjera

¿Harán gestiones para atraer a inversionistas extranjeros en el rubro de la hotelería, porque tener un recinto de cinco estrellas en medio de ese paisaje y a 20 minutos de un aeropuerto, es considerado en cualquier parte del mundo una muy buena opción?
“Es evidente que lo haremos, pero lo prioritario es que conozcan las bondades de la península y su apertura residencial. Sabemos, por ejemplo, que se instalará un hotel de la cadena Radisson en Concepción. No tengo ninguna duda que si supieran del potencial que ofrecemos, quizás lo hubiese emplazado acá, porque para cualquier persona  observar desde su habitación la desembocadura del río Bio Bío, playas, bosques nativos centenarios, es algo impagable.

Bolívar Ruiz: “Es compatible el desarrollo residencial con un buen manejo ambiental”

El Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental Bolívar Ruiz señala que la condición de santuario de la naturaleza, con una normativa jurídica que la regula, exige la realización de estudios de impacto ambiental para el desarrollo residencial que se pretende. Explica que, además, hay un plan de manejo financiado y aprobado por el Consejo de Gobierno Regional y por la entonces Corema, en el 2003, que permite actividad inmobiliaria en la meseta, pero no en los acantilados costeros. Y define claramente que debe ser un desarrollo residencial con buena calidad de viviendas en sitios grandes y poca densidad poblacional y  accesos adecuados, “porque si instalamos edificios de departamentos con la concentración que hay en el centro de Concepción, objetivamente, matamos ese santuario”.
Bolívar Ruiz indica que a ellos les corresponde vigilar que exista un manejo sustentable y que las medidas que se adopten para ese tipo de proyectos sean legales y se hagan cargo de los impactos ambientales que provocarán.
Y enfatiza que un factor importante de destacar, tras el natural temor provocado por el terremoto del 27-F, es que la península de Hualpén, “es una de las áreas más seguras del Gran Concepción, porque es uno de los pocos sectores donde aflora la roca madre y también por la altura de sus mesetas y acantilados. Los informes geológicos contenidos en el plan de manejo de ese santuario dan cuenta que ese sector costero es extremadamente seguro, lo que beneficia con ello a cualquier desarrollo urbano y recreativo que se pretenda hacer”.
El abogado Bolívar Ruiz aclara que las áreas donde no puede haber ese tipo de intervenciones son el humedal y los acantilados costeros, porque es lo único que todavía preserva la vegetación nativa. “En el sector de la playa Las Escaleras hay un bosque milenario, que está certificado por expertos, que tiene más de 800 años. La quebrada del Burro y otras que tienen nombres tan pintorescos son áreas donde incluso hay especies en extinción como el Belloto del Sur y el Queule. También la condición que se da en el humedal y bosque nativo cercano, que es un remanso para aves migratorias en sus largas rutas, que debe preservarse”.
-Considerando que se hace un manejo sustentable para un desarrollo inmobiliario ¿Qué ventajas objetivas tiene emplazarlo en ese santuario de la naturaleza?
“Si se hacen bien las cosas sería un aporte muy importante para el crecimiento del Gran Concepción e incluso podría ser un modelo para imitar en lugares similares en el resto del país. Lo que hay que evitar es que esos proyectos liquiden el ambiente y lo transformen en puro cemento. Por el contrario, que se hagan edificaciones que se integren al entorno, lo que permite que la biodiversidad siga prestando servicios ambientales, con lo cual se da un valor agregado a los desarrollos inmobiliarios”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES