Alejandro San Francisco, historiador: “Historia de Chile 1960-2010 permite comprender ese periodo y al Chile actual”

Siete investigadores se unieron en un trabajo sistemático dirigido por Alejandro San Francisco para dar vida a esta obra, cuyos dos primeros tomos se lanzaron a mediados de diciembre. Pero siguen trabajando incansablemente en la preparación de 12 nuevos volúmenes, que continuarán la narración del último cuarto de la historia del Chile republicano, bajo una redacción ágil, apta para estudiantes y académicos.

 
publi-UNAB_DSC1069En septiembre de 2014 un grupo de seis investigadores se reunieron para comenzar a preparar un novedoso proyecto colectivo titulado Historia de Chile 1960-2010. Dos años y tres meses más tarde, comandados por el historiador Alejandro San Francisco, y bajo la gestión del Centro de Extensión y Estudios de la Universidad San Sebastián, CEUSS, lograron presentar los dos primeros tomos de la obra: Democracia, esperanzas y frustraciones. Chile a mediados del siglo XX, y El preludio de las revoluciones. El gobierno de Jorge Alessandri (1958-1964).

La ambiciosa obra logra reunir toda la historia ya documentada de los últimos 50 años de Chile, un trabajo que hasta ahora no se había realizado y que planean culminar en cinco o seis años con un total de 14 tomos y cerca de 7 mil páginas.

Los próximos dos tomos, cuya publicación está fijada para fines de 2017, estarán enfocados en el gobierno de Eduardo Frei Montalva, y ya tienen bosquejados dos más sobre el gobierno de Salvador Allende. “Dos libros por cada periodo, ya que resultan significativos por las rupturas, quiebres, consensos, y los proyectos revolucionarios que ostentaban”, detalla San Francisco.

Asimismo, debido a lo crucial del periodo comprendido entre 1973 y 1990, los investigadores han pensado destinar tres tomos al mandato de Augusto Pinochet, los que considerarán estudios de diversos autores de todas las líneas políticas. Finalmente, la obra concluirá con un libro por cada gobierno democrático hasta 2010, volúmenes en que aparecerán Patricio Aylwin, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, varios de los cuales ya muestran un gran avance de redacción.

Y aunque no estaba pensado así, la historia comenzará y culminará con los terremotos más grandes de los que el país tiene memoria. “Esto refleja muy bien que Chile es una sociedad acostumbrada a vivir con estos movimientos telúricos”, dice San Francisco. Problemas y movimientos que también se vivieron desde lo político, social, cultural, religioso y educacional, tal como lo menciona el compendio en cada uno de sus capítulos.

 

Un trabajo sistemático

El historiador cuenta que los investigadores: José Manuel Castro, Milton Cortés, Myriam Duchens, Gonzalo Larios y Ángel Soto, más el penquista Sergio Carrasco -quien participó en el tomo dos-, junto a representantes del CEUSS y de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad, se reunen cada miércoles para avanzar con la obra. En este grupo también comenzaron a participar dos historiadores, Santiago Lorenzo y Juan Ricardo Couyoumdjian, quienes se unían a la discusión para alcanzar consensos en base a las exposiciones que cada semana preparaban los autores.

Según San Francisco, los pasajes más interesantes del primer tomo corresponden a la revisión de la democracia clásica chilena y a la instauración del voto femenino, “tópicos en contraste con el subdesarrollo económico de la época y la creciente crítica social”. A la vez, comenta, algunos de los personajes más relevantes son Pablo Neruda y Gabriela Mistral, quien, por ejemplo, volvió al país con un premio Nobel bajo el brazo, pero aún sin poder ejercer el voto. A todo esto se suma la consolidación de la educación plural chilena y de las universidades.

En el tomo dos, la figura de Jorge Alessandri cobra importancia junto al desarrollo de la Democracia Cristiana como partido político. “Las publi-UNAB_DSC1052relaciones internacionales están mediadas por la Revolución Cubana y la Guerra Fría, viéndose también una grieta en la industrialización, todo mientras perdura la pobreza, en tanto que regresan a Chile los primeros becados de la Universidad de Chicago, marcando el inicio de la economía chilena futura”.

 

Una ágil redacción

Los autores asumieron una escritura y corrección en conjunto, lo que suma valor y originalidad a la obra, preocupándose, sobre todo, de incorporar una redacción ágil, entretenida y accesible, la que también incluye elementos como gráficos, fotografías históricas y extensa bibliografía. “El objetivo es que cualquier lector lo pase bien leyendo y comprendiendo la historia chilena de las últimas cinco décadas. Además, puede ser un buen material auxiliar para profesores de enseñanza básica y media, así como para estudiantes interesados en estos temas”.

Así, la lectura de Historia de Chile 1960-2010, “permite comprender ese periodo y el Chile actual”, ya que el país pasó de tener un Estado interventor casi en todas las áreas, a una economía de libre mercado, y de casi la mitad de infantes en desnutrición a  que uno de cada dos chilenos alcance la educación superior.

“En los ‘60, Chile se medía con sus pares; hoy, con la OCDE. Hay desafíos distintos”. Estos desafíos también están dictados por la imposición de un sistema político y económico que culminó con un consenso por la democracia y el establecimiento de una economía libre. Esto permitió que la transición democrática fuera celebrada mundialmente, aunque actualmente es cuestionada por una nueva generación que reclama formas distintas de gobernar y mayor participación.

Los primeros dos tomos ya están disponibles en librerías desde el 15 de diciembre pasado, día en que se presentó en Santiago. En enero se presentará en Viña del Mar y, en febrero, en La Serena, ciudad de origen de Alejandro San Francisco, a la espera de hacerlo, en marzo o abril, en la sede penquista de la USS, donde el director general de la obra ofrecerá una clase magistral en el inicio del año académico.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES