Alvaro Rivas Rivera, candidato a alcalde: “En San Pedro falta un liderazgo potente”

El aspirante independiente a la alcaldía de San Pedro de la Paz asegura que su gestión le daría a la comuna el perfil de ciudad que necesita y que terminaría con el crecimiento improvisado que dejaron la anterior y la actual administración comunal. Su propuesta es convertir a la ciudad en un polo de servicios públicos y privados que también reciba la demanda de los 500 mil habitantes de Coronel, Lota y la provincia de Arauco.

Fue el apoyo transversal de importantes dirigentes vecinales y de distintos sectores de la comuna el que lo alentó a dejar su partido, el PPD, para ir por un desafío mayor: la candidatura a alcalde por San Pedro de la Paz, la comuna que lo vio crecer y desarrollarse profesionalmente, y a la que hoy está dispuesto a devolver la mano, aún a costa de una renuncia que todavía resiente.
Fueron once años de disciplinada militancia, expone Alvaro Rivas Rivera (39), que tuvieron que terminarse cuando se dio cuenta que el clima interno de ”amarres y amistades” que se vivía en el Partido por la Democracia no le garantizaba una competencia transparente ni democrática para plantear su postulación. “La única opción que tenía era renunciar a mi partido y presentarme como independiente. Quienes me solicitaron postular valoraron mi gestión de un año y medio como administrador municipal y también como encargado provincial del programa de Chile Barrios para terminar con los campamentos, donde desarrollamos un trabajo de más de doce años en la comuna con ese objetivo”, precisa.

Diagnóstico claro

Alvaro Rivas, Ingeniero en Ejecución en Administración y diplomado en Ingeniería Ambiental, asegura tener un diagnóstico claro y fundamentado en cifras objetivas de las acciones que se requieren para convertir a San Pedro de la Paz en una ciudad con un desarrollo armónico y de integración social como es la aspiración de sus habitantes.
Explica que la comuna en diez años ha crecido demográficamente en 100%, en relación a la población que arrojó el Censo del año 2002, que fluctuaba en los 80 mil habitantes. “El Censo que ahora se está aplicando señalará que somos más de 150 mil residentes. Precisamente, el no considerar esa realidad ha complicado el desarrollo de la comuna y distorsionado el presupuesto municipal y la dotación de personal requerida, dado que el Fondo Común Municipal sigue entregando dineros para las necesidades de una población de 80 mil personas. Esperamos que con los resultados de este nuevo Censo se termine esa distorsión”, enfatiza.
Plantea que si bien San Pedro de la Paz es la comuna de la Región del Biobío que tiene el mayor ingreso familiar promedio, hay también amplios sectores de la población que viven en condiciones de gran desigualdad y precariedad social, lo que hace necesario mejorar la gestión de la administración de la comuna para paliar esa situación.
Advierte que el gran problema que tiene San Pedro de la Paz es la carencia de un desarrollo armónico y de integración social, y que para lograrlo se requiere de un liderazgo potente que sea capaz de instalar temas de ciudad.
“Si uno analiza la cantidad de metros cuadrados de áreas verdes, tenemos que en la Villa San Pedro hay 17 metros cuadrados por habitante y que en Boca Sur, Michaihue, Candelaria o San Pedro de la Costa, hay sólo 0,7, y ahí también hay una responsabilidad política de las autoridades municipales de no haber trabajado para disminuir esas brechas. Hay calles que se barren y otras que no; hay áreas verdes que se mantienen y otras no. Esa situación requiere atención especial del municipio y del gobierno regional y central para nivelar hacia arriba”.
En ese ámbito sostiene que para los sectores sociales más vulnerables de la comuna hay que impulsar proyectos de emprendimiento, autogestión y capacitación, con especial apoyo hacia las mujeres jefas de hogar, para lograr que mejoren sus ingresos, a través de los programas del gobierno y de proyectos específicos que impulsará desde el municipio para los cuáles deberán buscarse recursos públicos.  “Hay que impulsar el desarrollo de las personas creando las condiciones para ello, porque el asistencialismo sólo corresponde para casos puntuales”, enfatiza.

Temas prioritarios

Entre los temas prioritarios que debe abordar el municipio está, asegura, la implementación de un sistema de recolección de desechos domiciliarios e incluso avanzar más allá para tener un sistema de reciclaje de éstos. Agrega que a ello se suma el tema de la deficiente iluminación en las calles, problemas que se llevan un tercio del actual presupuesto municipal.
“Como administrador municipal impulsé los estudios técnicos preliminares para licitar un proyecto de cambio por tecnología LED, que entrega mejor iluminación y que permite reducir a la mitad el consumo, es decir, ahorrarnos 600 millones de pesos anuales. Al parecer se cometieron irregularidades en la licitación y se hizo un trato directo con una empresa china, en circunstancia que no existía un proveedor único y se cometió un error garrafal en la forma, colocando un manto de duda frente a un proyecto que es innovador, amigable con el medio ambiente y mejora la seguridad para la población”, precisa.

La conectividad

Entre los grandes desafíos plantea que está resolver el grave problema de conectividad que no sólo afecta a San Pedro, sino que a medio millón de personas que residen en las comunas de Coronel, Lota y en la provincia de Arauco, que se ven obligadas a viajar a Concepción para buscar atención y los más variados servicios. Argumenta que la creación de una avenida ribereña resolvería en gran parte la congestión, pero advierte que tiene que ser un proyecto público y no concesionado.
Sostiene que San Pedro de la Paz tiene todas las condiciones objetivas para poder contar con servicios públicos y privados que eviten que esa población tenga que concurrir a Concepción. Enfatiza que para ello se requiere de un municipio fuerte y de una conducción potente para impulsar esas grandes iniciativas, entre ellas, la construcción de un edificio consistorial y para los servicios públicos.”El presupuesto municipal no da para abordarlos, pero hay que liderar y canalizar esos proyectos para obtener los recursos del gobierno regional y central. También hay todo un desarrollo turístico hacia la ribera del río Bío Bío, con parques recreativos y  un polo gastronómico vinculado a los recursos del mar”, afirma.

Falta planificación urbana

Alvaro Rivas es crítico de las gestiones del ex alcalde Jaime Soto y del actual Audito Retamal –con quienes se medirá en octubre próximo-, debido que San Pedro ha crecido de manera desordenada y sin una planificación urbana. “Una cosa es que San Pedro crezca, pero tiene que ser con un desarrollo armónico y que sea coherente con el medioambiente. No hay que olvidar que se entregaron permisos de edificación en humedales y el terremoto del 27/F pasó la cuenta en esos sectores, lo que tiene que terminar. El negocio inmobiliario tiene que ir en concordancia con el medioambiente y con un proyecto de ciudad. Y en eso tenemos un déficit de marca mayor”, indica.
No obstante, enfatiza, que es firme partidario de incentivar la inversión privada en la comuna y no descarta que también se pueda instalar un mall y varios centros comerciales más, todo ello en armonía con el entorno y sobre la base de una planificación urbana que ordene a la ciudad.
Rivas espera que la comunidad vote informadamente en las elecciones municipales de octubre próximo y señala que ha invitado a todos quienes aspiran al cargo de alcalde “a un debate de propuestas y con altura de miras, evitando las descalificaciones y los ataques personales, porque los habitantes quieren soluciones, proyectos y desarrollo para su ciudad”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES