Apio fresco y simple

Cada vez que llega el invierno e iniciamos la temporada de lluvia y frío me surge la pregunta de por qué tenemos que disfrutar de este producto tan refrescante y grato sólo en esta época del año, si sería muy grato tenerlo acompañando nuestras mesas en esos días de calor en que únicamente esperamos preparaciones frescas en nuestras mesas.
El apio, oriundo de Europa, es una planta que al consumirla nos aporta una cantidad altísima de agua. De hecho, el 95% de su aporte es líquido a lo que se suma una pequeña parte de potasio, sodio y calcio. Su aporte en fibra tampoco es menor y es uno de los más destacados siendo muy recomendada para el consumo diario.
En lo cotidiano, el apio es consumido en muy pocas recetas. Donde más destaca es en ensaladas y alguna sopa fría. Esta última opción le hace perder valor, pues sus posibilidades de consumo son altísimas producto de su sabor y textura. Además de la clásica ensalada de apio-palta, éste puede ser consumido como potaje. Sólo es necesario llevar a ebullición un par de varas de apio con un par de papas para luego licuarlas y refinar con crema, si es de su gusto, por supuesto. Un par de crutones de pan tostado o frito le viene muy bien a esta crema que servirá no sólo para diversificar el consumo del apio, si no que además nos ayudará a pasar el frío de un día gris.
Una de las razones por las cuales creo que el apio se consume poco tiene que ver con la técnica de pelar que se emplea. Resulta ser algo lenta si no se tiene práctica, pero puede ser omitida si el trabajo de limpieza e higienizado es el óptimo. Entonces, sólo tome las varas y córtelas finamente en forma trasversal sin sacar las llamadas hilachas porque éstas, al ser cortadas en pequeño, no son nada de desagradables; es más, son parte del aporte de fibra que nos deja este alimento.
Otra forma de consumo de apio es salteada en un wok, claro que para esta técnica se requiere usar las varas más tiernas a efecto de que puedan alcanzar algo de cocción en el rápido salteado. Sólo se necesita seleccionar las varas que cumplan con el requisito para luego cortarlas de un largo de no más de cinco centímetros. Llévelas a un wok muy caliente y saltee por un par de minutos en muy poco aceite. Al finalizar, agregar un poquito de soya y ajinomoto para dar ese sabor oriental que tanto  agrada. La preparación puede acompañar perfectamente una carne blanca asada o simplemente un arroz, pasta o legumbres cocidas.
Sea cual sea su opción de consumo de apio, no olvidar nunca que debemos hacer grata y variada nuestra forma de cocinar los alimentos. Tenga presente que además, lo hacemos por la demanda de nutrientes que requiere día a día nuestro cuerpo.
 

Bocados dulces de apio (2 personas)

Ingredientes
2 varas de apio 
Una manzana verde
1/2 taza de azúcar
20 tacitas de masa brise
1 vara de canela 
Preparación
Lavar y cortar el apio y la manzana en cubos pequeños. Luego llevarlos a una olla de acero e incorporar el azúcar, la canela y un poco de agua. Dar cocción por media hora a fuego lento hasta lograr punto de mermelada y luego reservar. Para el montaje poner en masitas unas cucharadas del dulce de apio y servir,
Optativo es incorporar al dulce de apio finas láminas de almendras tostadas o nueces picadas chiquitas.

Apio grillado, vinagreta con lentejas (2 personas)

Ingredientes 
4 varas de apio (varas tiernas)
Una zanahoria
Una cucharada aceite de oliva
Hojas de apio
Una cucharada aceite vegetal
Sal  y Pimienta negra
Ingredientes para la vinagreta con lentejas
1 tacita lentejas 
3 cucharadas de aceite de oliva
Una cucharada de vinagre blanco
Sal y Pimienta blanca
Preparación
Lavar y cortar las varas de apio en no más de cinco centímetros, luego reservar. También lavar, pelar y cortar finas láminas de zanahoria para luego reservarlas. Las hojas de apio deben ser lavadas y luego secadas con máxima cautela para evitar que al freírlas provoquen alguna reacción con el aceite caliente, luego de secarlas freírlas en aceite hondo y reservar. Caliente una grilla y segundos antes de agregar el apio incorporar el aceite de oliva. Luego agregar pimienta recién molida y sal. Grillar los apios por ambos lados y reservar en caliente. Repetir la operación con las zanahorias.
Las lentejas deben ser remojadas la noche anterior al día de la cocción para luego ser cocinadas a fuego lento. Al alcanzar su punto de cocción se deben dejar enfriar en su caldo. Aparte emulsione el vinagre con el aceite y luego incorpore las lentejas más la sal y la pimienta blanca molida.
Para el montaje poner una base de zanahoria grillada y sobre ésta agregar los apios y las hojas fritas. Finalmente, agregar la vinagreta con lentejas.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES