Apio y kiwi: “amigos” del hígado

vida sana-apioUn estudio de la Universidad de Colorado -publicado en The Faseb Journal- reveló recientemente que el apio, el kiwi y la papaya pueden contribuir en la prevención del hígado graso, gracias a que contienen un antioxidante llamado pirroloquinolina quinona (PQQ).

Su investigación buscó conocer los efectos de este antioxidante para prevenir el desarrollo de la Esteatosis Hepática no Alcohólica (EHNA), popularmente conocida como hígado graso. Esta enfermedad produce un exceso de grasa en el hígado que puede incrementar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y cáncer.

Según estimaciones de investigadores del Centro de Envejecimiento y Regeneración (CARE), Chile de la Universidad Católica, un 30 % de la población chilena padecería de esta condición.

Para comprobar las propiedades de la pirroloquinolina quinona se realizaron pruebas con ratones obesos a los que se les agregó la PQQ a su dieta durante las etapas de embarazo y lactancia. La inclusión de este compuesto en la alimentación de las madres protegió a su descendencia de desarrollar síntomas de grasa hepática y del daño que conduce durante la adultez temprana al hígado graso.vida sana-kiwi-2

El estudio es el primero en demostrar que la PQQ puede proteger a los hijos de madres obesas de la aceleración de la enfermedad hepática inducida por la obesidad. Si se trasladan esos resultados a los humanos, podría significar que comer más alimentos con este poderoso antioxidante durante el embarazo ayudaría a mantener saludable el hígado de los niños a medida que crecen. Pero para ello resta todavía demostrarlo con pruebas que permitan comprobar cómo funciona la pirroloquinolina quinona afectando vías críticas para el inicio temprano de enfermedades asociadas con la obesidad materna y con dietas altas en grasas.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES