Araucanía Andina: Un destino para un descanso ideal

Fascinante es su naturaleza y su territorio es el mudo testigo de una historia ancestral que muchos turistas buscan conocer para aprender algo más de las culturas originarias. Alejados del ruido de la ciudad y de los balnearios veraniegos, es la ruta ideal para quienes buscan el ansiado relajo durante las vacaciones.

ArauAndina-6289Araucanía Andina es una alternativa de turismo vigente durante todo el año en la Novena Región. No es parte del circuito de balnearios más concurridos de la zona, pero poco a poco se ha ido consolidando como una verdadera alternativa de descanso en medio de hermosos parajes naturales. “Ese es precisamente  el plus de nuestra oferta”, explica Pablo Valdebenito, Presidente de Araucanía Andina.
Comúnmente, añade, existen personas que tras regresar de sus vacaciones vuelven aún más cansadas. Eso, según Valdebenito, “es porque se escogió un mal destino”. Araucanía Andina ofrece una rica variedad de alternativas donde se puede realizar actividades de mayor ejercicio o riesgo, u otras que permiten alcanzar una relajación ideal tan necesaria a fin de año.

Fascinante por naturaleza

Destino Araucanía Andina es el nombre que recibe la zona situada al noroeste de la Novena Región, donde se encuentran las comunas de Victoria, Curacautín, Lonquimay, Vilcún, Melipeuco y Cunco. El acceso a esta zona se puede realizar a través de las localidades de Victoria, Lautaro, Cajón, Temuco y Cunco. También desde Argentina, por los pasos de Pino Hachado e Icalma. Gracias a sus fascinantes características geográficas en esta zona es posible encontrar termas, lagos, lagunas, parques nacionales y volcanes; convirtiéndose en un panorama tremendamente atractivo para el turismo.

Alternativas para visitar

Numerosas son las ofertas con las que cuenta Araucanía Andina, con amplios espacios para el deporte y actividades para la familia. También están los Parques Nacionales Conguillío y Tolhuaca, y las Reservas Nacionales Malalcahuello-Nalcas, Alto Bio bío y China Muerta, admiradas por turistas nacionales y extranjeros que llegan a conocerlas.
Gracias a la cantidad y calidad de nieve que se deja caer en los faldeos cordilleranos, y que se mantiene gran parte del año, la visita se transforma en una alternativa posible de realizar en cualquier fecha del año. En los volcanes Llaima y Lonquimay se ubican tres centros de esquí que cuentan con una gran calidad en infraestructura y equipamiento. Estas mismas montañas en verano ofrecen a los turistas la posibilidad de realizar circuitos de trekking y ascensos para conquistar sus cimas.
Si se busca un turismo “más clásico” también se encuentran balnearios como los del Parque Nacional Conguillío, el Lago Colico o las lagunas Galletué e Icalma, que cuentan con plácidas playas y áreas de camping.

Gastronomía

La oferta gastronómica del Destino Araucanía Andina también tiene mucho que entregar. “Algunos empresarios extranjeros, ubicados en comunas como Cunco y Curacautín, elaboran una cocina de especialidades que combina la cocina tradicional chilena y la mapuche, disponible en lugares como Victoria, Lonquimay y Melipeuco”, asegura Valdebenito.
Otros atractivos son los productos “gourmet”, como los Quesos de cabra en Lonquimay, Hongos Morchella Secos, en Curacautín y Lonquimay; Merkén en todas las comunas de la zona, y Brotes de Coligue, en Melipeuco.
La gastronomía tradicional mapuche está presente a través de cereales y legumbres, tradición que ha pasado de genera ción en generación y que está presente en platos habituales como los porotos con mote o con maíz, arvejas con locro, garbanzos con chuchoca, ensaladas de habas, entre otros.

Espacio para las tradiciones

Numerosas familias de origen mapuche se encuentran en el territorio de Araucanía Andina, las que hasta hoy mantienen vivas sus tradiciones gastronómicas, sociales y culturales; costumbres que van traspasando a sus hijos y nietos. “Los que visiten estos lugares pueden encontrarse con esta cultura y tradición, logrando aprender un poco más sobre ellos”, afirma Valdebenito. Esto especialmente, en aquellas áreas ligadas a la cosmovisión y la vida espiritual del pueblo mapuche. Las costumbres de estos habitantes se pueden conocer visitando sus diferentes hogares ruka, actividades que forman parte de la oferta del lugar.

Artesanía

En esta zona los artesanos producen variados productos, especialmente aquellos utilizados en las labores del campo, tales como aperos de huasos, riendas, monturas, manea y cinchas. Además, elaboran accesorios como cinturones, porta documentos, llaveros, monederos, fundas de cuchillos y martilleras como souvenir. Las mujeres son las encargadas de realizar hermosos textiles con motivos tradicionales de la cultura mapuche, que originalmente se crearon para vestir a las familias y realizar sus rituales. La alfarería es una técnica que ha sido transmitida por los años, a través de una artesanía trabajada, principalmente, por mujeres. En cestería, se confeccionan variados objetos en diferentes formas y tamaños, que luego pueden ser usados como adornos en el hogar.

Vía de escape

Este año ha sido fuerte para la mayoría de los chilenos, lleno de momentos cargados de dolor y angustia. “Los habitantes de la Octava Región saben de esto. Entonces se convierte en una real necesidad para ellos el encontrar alguna forma de superación de esta angustia y el descanso es una vía sana de hacerlo, y que lleva a la unión familiar que tanto se necesita”, asegura Pablo Valdebenito. Araucanía Andina está a un par de horas de Concepción o de Chillán, con una conectividad que permite hacer el recorrido sin problemas.
En Araucanía Andina realzan y fomentan las características del país, uno donde se pueden hallar diferentes zonas climáticas, permitiendo que convivan flora y fauna únicas en el mundo, junto a paisajes de gran atracción visual con un territorio dominado por montañas, ríos, lagos y abundante vegetación. Es una zona donde las culturas originarias construyeron sus cosmovisiones y entregan su sabiduría ancestral. Conocimiento que es transmitido en forma oral, de generación en generación, y es comunicado a los turistas nacionales y extranjeros, a través de sus costumbres, vestimenta, comida, relatos y tradiciones en centros turísticos cercanos. En la mayoría de los casos son atendidos por sus propios dueños, creando una conexión entre el visitante y quien lo recibe, algo que por lo general produce que éste siempre quiera regresar.
Publicación financiada por Proyecto Fosis Araucanía.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES