Arquitectos de la UBB dan nueva revalorización a cerro La Virgen

Alumnos de la Universidad del Bío-Bío se quedaron con la totalidad de los premios entregados en el Concurso de Ideas para el Cerro La Virgen, para el que fueron seleccionados 25 trabajos de estudiantes de las cinco carreras de la especialidad que se imparten en Concepción.

“Un triunfo rotundo”. Así califica Hernán Barría Chateau, director de la escuela de Arquitectura de la Universidad del Bío-Bío (UBB), la participación que tuvieron sus alumnos en el Concurso de Ideas Cerro La Virgen, cuyo desafío consideraba el rediseño del santuario penquista que cada 8 de diciembre recibe a los peregrinos en el Día de la Inmaculada Concepción.
Los dos primeros lugares e igual número de menciones honrosas lograron los estudiantes de dicho plantel en el certamen, que surgió como iniciativa del Arzobispado de Concepción y contó con el patrocinio del Colegio de Arquitectos y de la Cámara Chilena de la Construcción. Se convocó a las cinco escuelas de Arquitectura de la ciudad que, en total, presentaron 25 trabajos para dar nuevos bríos al Campo de Oración ubicado en el cerro La Virgen de la capital regional.
La UBB asumió este reto con alumnos de quinto año. El equipo ganador estuvo integrado por los estudiantes Ariel Carrillo, Jorge Fuentes, Ignacio Rojas y Claudio Valenzuela, quienes fueron acompañados por sus profesores guía Sergio Baeriswyl y María Isabel López.
El segundo lugar fue para Marcos Pincheira, Ricardo Azócar, Marisol Salgado y Pablo Villa. Los equipos de Francisca González, Daniela Venegas, Alberto Villegas, Carlos Ruiz, Pablo Acuña e Isaac Brenet recibieron menciones honrosas.
Con 43 años de existencia, la escuela de Arquitectura de la UBB es la más antigua de Concepción. Hernán Barría asegura que han logrado posicionarse en temáticas y ámbitos que hoy les otorgan el reconocimiento de sus pares. “Por ejemplo, está la construcción en madera; hoy por hoy el tema de la sustentabilidad, de asumir un desafío importante para los arquitectos. En general, es una escuela en que convergen muchas miradas, llegan profesores que han estudiado en otros lugares, hay una sinergia potente y original”.

La idea ganadora

Los estudiantes del equipo ganador están felices con su logro y entusiasmados con que el cerro La Virgen se transforme en un espacio incorporado a la vida citadina gracias a sus ideas. Jorge Fuentes rememora: “Comenzamos en el taller en que los profesores nos plantearon el concepto de ‘menos es más’, o sea, que con pocos recursos se puede llevar a cabo ideas, proyectos…”. Ariel Carrillo, Ignacio Rojas y Claudio Valenzuela, sus compañeros, agregan que aprendieron la importancia del lugar en las charlas del arzobispo. Plantearon un parque desarrollado en todo el recorrido, porque, como indica Claudio Valenzuela, el propósito fue trabajar el trayecto completo, desde que se accede al cerro, y no sólo la explanada en que está el santuario.
“La idea es que este parque sea una pausa dentro de la ciudad, que tenga un rol mediador entre la urbe y la naturaleza, que calme la vida acelerada y que sea para toda la comunidad, pero en especial para la familia”, indica Ignacio Rojas.
Ariel enriquece la explicación comentando que lo que pedía la propuesta del Arzobispado incluía habilitaciones con una capilla, confesionarios, cafetería, puestos para comercio y servicios higiénicos y todo está considerado en un espacio a desnivel respecto del santuario.
Los estudiantes añaden que su propuesta se basó en los valores que representa la  Sagrada Familia para dividir el parque en tres zonas. La de José está ligada al servicio, a lo terrenal, y es la que contará con un restaurante, terrazas, mirador, zona de picnic y quinchos.
La zona de Jesús representa lo lúdico, el desarrollo interior, la búsqueda de la introspección y contemplación de la ciudad. Incluye juegos, lugares para sentarse y meditar y orar, mirando la naturaleza o la ciudad. La zona de María es la explanada: “mediadora entre Jesús y José, llegada a lo divino y sagrado, nexo con la fe, intercesora entre los hombres y Dios”.
El parque se proyecta con pasto y madera (durmientes donde sea necesario) y se hunde para contener a los visitantes. Por el costado, el visitante baja al plano de la Virgen y llega a una zona donde puede depositar velas y luego acceder a la capilla. Sin duda una reinterpretación de un lugar hasta ahora desaprovechado por la ciudad.
 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES