Caldereros estructurales fueron formados en la Universidad Técnica Federico Santa María, Sede Concepción, proyecto financiado por Innova Chile-Corfo: Con gran éxito finaliza proyecto de capital humano en el área metalmecánica

La iniciativa -pionera en la Región- consideró la participación de un especialista europeo para apoyar a sus pares chilenos. La idea es replicar el modelo y seguir preparando nuevos trabajadores para enfrentar las exigencias de un rubro en constante crecimiento.

El carácter productivo e industrial de la Región del Biobío fue el resultado del esfuerzo y la visión de un sinnúmero de agentes que construyeron una plataforma de desarrollo y crecimiento que hoy constituye un notable aporte para el país.
En un proceso como éste, los altos niveles de competitividad son una constante. Elementos como la incorporación de tecnología junto con la inversión en capital humano son el resultado del trabajo de entidades involucradas en desarrollo social y crecimiento económico, donde la capacitación se alza como el concepto clave.
En esta línea, la Universidad Técnica Federico Santa María (USM), Sede Concepción, finalizó un exitoso proyecto en el área metalmecánica, denominado Fortalecimiento del Capital Humano Región del Biobío. Una iniciativa pionera en la zona, financiada por Innova Chile-Corfo y desarrollada en conjunto con la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas de la Región del Bíobío, A.G.MET Bío Bío.
El Director de la sede penquista de la USM, Hernán Paredes, explicó que este método de formación por competencias tiene una estructura diferente, pues se desarrolla sobre la base de un vínculo con la empresa y considera la experiencia del trabajador. Razón por la cual la iniciativa ha encontrado una buena acogida entre los empresarios.
El proyecto fue diseñado con el propósito de generar un programa de formación permanente, que incorpore conocimientos y habilidades en materias de Calderería y Estructuras Metálicas, para formar caldereros estructurales metalmecánicos.
Patricio Rojas Quezada, del Departamento de Desarrollo y Proyectos Externos de la USM, explica que considerando la demanda y las necesidades del rubro se buscó formar “una mezcla entre un calderero y un técnico estructural”, lo que es toda una innovación, pues la formación tradicional no lo permitía.
“Son pocas las empresas donde el calderero se desempeña sólo en esa tarea, en el caso de las Pymes, la idea es que una misma persona pueda realizar ambas funciones”, dice el profesional. Añade que dicha visión les permitió acceder al financiamiento que dio forma al proyecto que consideró un Piloto de Capacitación en el que participaron 120 trabajadores.
Los participantes del programa piloto, que partió en enero de 2009, pertenecen a 20 empresas regionales grandes, pequeñas y medianas, de diversos puntos de la Región.
“Hubo una sinergia importante entre la universidad y las empresas que hay que destacar y que partió de una idea conjunta con A.G.MET Bío Bío, que constató una real necesidad del mercado”, señala Rojas. Por lo mismo, agrega, dicha experiencia se convertirá en un bien público que la casa de estudios pondrá a disposición de la comunidad.
Incluso contaron con asesoría internacional para desarrollar la malla curricular y la metodología, a través de un vínculo con la Fundación Metal, de Asturias (España). Esto gracias a un convenio de cooperación firmado entre la Región del Biobío, a través de Corfo, y el Principado de Asturias, que permitió traer a José Fernández Sampedro, uno de los formadores especialistas de la entidad, a colaborar con sus pares en la USM.

CULTURA DE INNOVACIÓN

Como en todo proceso que involucra el trabajo conjunto de diversas entidades, la gestión estratégica es clave para administrar los insumos, lograr las metas propuestas y proyectar los resultados en el tiempo.
Sergio Jara, Director Regional de Corfo -entidad que aportó con los recursos financieros para la realización del programa impulsado por la USM y la A.G.MET Bío Bío-, comenta que la promoción del emprendimiento y la innovación como medio de apoyo a la productividad es uno de los objetivos de la institución.
“Para cumplir con esta misión, el elemento más importante son las personas, tanto desde el punto de vista de generación de ideas, como en el aporte de capacidades para concretarlas en nuevos negocios y en mejoras de los procesos productivos”, explica el profesional.
Agrega que para avanzar en productividad, las empresas deben fomentar una cultura donde los trabajadores aporten permanentemente con ideas innovadoras y puedan adquirir nuevas herramientas a través de la capacitación.
Por su parte, Ramón Martínez Pezo, Presidente de A.G.MET Bío Bío, destaca los resultados del proyecto, partiendo desde cómo fue concebida la metodología utilizada en el piloto de capacitación, pues la manera como se hacía tradicionalmente no consideraba los requerimientos actuales del sector metalmecánico.
Cuenta que se optó por un proyecto en el área de calderería, debido a que no son pocas las empresas que han invertido incorporando esa tecnología y los técnicos, necesariamente, debían ser capaces de responder a los nuevos requerimientos técnicos.
“Los trabajadores y técnicos tienen los conocimientos, pero necesitan adaptarlos a las nuevas tecnologías que disponemos”, dice Martínez, y rescata la interacción que se da entre grandes y pequeñas empresas, unas mandantes y otras oferentes, cuya relación es la que permite dar mayor dinamismo al rubro.
Destaca también el trabajo realizado por la institución española Fundación Metal, que “permitió que la USM se quedara con todo un know how, para que la misma Universidad siga entregando formación para la industria metalmecánica”, puntualiza el Presidente de A.G.MET Bío Bío.
De los 120 participantes en el piloto de capacitación, 34 de ellos pertenecen a los Astilleros de la Armada, Asmar(T), el grupo más numeroso. Ello debido al alto compromiso de la empresa con su gente y a los estrictos estándares de calidad que incorporan en sus procesos.
Así lo explica el comandante Sergio Sandoval, jefe del Departamento de Cascos y Diques, quien comenta que la posibilidad de acceder a contenidos que actualizan los conocimientos es algo muy valorado por los trabajadores, pues les permite mantenerse vigentes.
“Hubo una gran motivación y quienes participaron esperan que esta actividad se siga realizando, que siga creciendo en el tiempo”, manifestó.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES