Castillo San Miguel de Agüi: Arquitectura que renueva la historia

Castillo San Miguel
Una mirada al pasado con visión de futuro es la apuesta del proyecto de recuperación patrimonial del Castillo San Miguel de Agüi. Ubicado en la Punta de la Península de Lacuy, a 35 km. de Ancud, en Chiloé, la explanada histórica invita a descubrir la riqueza arquitectónica construida en la estratégica ubicación.
La arquitectura patrimonial en Chile tiene pocas oportunidades de manifestarse, principalmente porque se trata de proyectos de largo aliento, multidisciplinarios y de mucha inversión. Sin embargo, una iniciativa de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP) de Puerto Montt, rescatará el sitio histórico del Castillo San Miguel de Agüi, mejor conocido como Fuerte Agüi, en la isla de Chiloé. El proyecto es el primero de otros que buscan conservar el sistema de fortificaciones del sur del país.
Declarado Monumento Nacional el 29 de abril de 1991, se trata de una fortaleza construida en 1779, según los planos del ingeniero Miguel de Zorrilla en la Punta Agüi de la península de Lacuy, geografía que cierra el Golfo de Quetalmahue. El artillado se ubica a 35 km. al noreste de la ciudad de Ancud, sobre una explanada de una hectárea de superficie a 33 metros de altura. Posee un acceso o portada, un polvorín y calabozo, todos construidos en piedra cancagua extraídas de una cantera cercana. Además, cuenta con una docena de baterías (cañones), bosques nativos, senderos, playas y roqueríos circundantes que totalizan un terreno de 4 hectáreas.
La estructura sirvió de defensa de la colonia española en la isla hasta 1826 y hoy permanecen en pie gran parte de las estructuras originales a pesar del deterioro provocado por terremotos y la indiferencia de lugareños y turistas, además del desatino de ciertos personajes que utilizan esta riqueza histórica como centro de diversión nocturna.
EL ESCUDO DE LA NACION ESPAÑOLA
Por sus características y estratégica ubicación, este fuerte es uno de los emblemas de la política de fortificaciones de mediados del siglo XVIII, al ser Ancud la sede del Gobernador Español y el principal puerto de la isla. Es célebre también porque recibió y rechazó varios asedios conquistadores, entre ellos el del inglés Lord Cochrane, ya que desde el fuerte se observa una panorámica del canal de Chacao y las tierras continentales.
Este emplazamiento forma un sistema integrado con la fortificación que se encuentra en Ancud (San Antonio) y con otras baterías desplegadas en el golfo de Quetalmahue frente al canal de Chacao. Sin embargo, de todo este sistema, el de Agüi es el más grande, debido a su superficie y particular edificación en piedra y por su diseño, que incluye un foso que rodea la empalizada, una portada de acceso, cúpulas hechas en piedra y una distribución que revela la experiencia arquitectónica de la época.
PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD
Ximena Garrido, arquitecto inspector de diseño de la Dirección de Arquitectura del MOP de Puerto Montt, señala que la iniciativa de rescatar este Monumento Nacional coincide con el inicio de los estudios de declaración de Patrimonio de la Humanidad de las fortificaciones de América Latina y El Caribe gestionadas por la UNESCO. “Entre esta serie de inmuebles están las fortificaciones de Valdivia y las de Chiloé, ya que todas forman un sistema integrado”, explica la profesional.
Garrido afirma que en el caso del Fuerte Agüi se cumplen dos objetivos. “Buscamos resguardar la arquitectura patrimonial de sus edificaciones y al mismo tiempo dar un impulso al turismo de Ancud y de la Isla de Chiloé”, aclara.
INÉDITA INVERSIÓN
La idea de recuperar el Fuerte Agüi surgió a fines del 1999 en la Dirección de Arquitectura del MOP puertomontino. Con fondos propios, este organismo financió el estudio de pre factibilidad, informe que permitió avanzar a la siguiente etapa que fue buscar el financiamiento para el diseño del proyecto.
Ximena Garrido comenta que se postuló a diversas fuentes sectoriales del MOP hasta que surgió una alternativa en la línea de Turismo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) “El Banco entregó el financiamiento para el diseño del proyecto por 32 millones 700 mil pesos y nos vimos gratamente sorprendidos, porque nunca se habían adjudicado tal cantidad de recursos para el rescate de una fortificación”, enfatiza.
En tanto, la ejecución de la obra cuenta con recursos aprobados por el Gobierno Regional de Los Lagos por 590 millones enmarcados en el crédito entregado por el BID. El proyecto también tiene la aprobación y certificación del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN).
EL PLAN MAESTRO
Con los recursos disponibles se llamó a licitación para las obras de diseño. El concurso lo ganó el Equipo Jaspard Arquitectos. Henri Jaspard, director de la empresa consultora, explica que un equipo multidisciplinario formado por historiadores, antropólogos, químicos, constructores, ingenieros y arquitectos, elaboraron la propuesta que consistió en restaurar las edificaciones históricas para detener su deterioro, conservarlas a futuro y construir la infraestructura necesaria para ordenar el aprovechamiento turístico de la fortaleza. “Planteamos la construcción de un pequeño museo y un plan maestro para las 4 hectáreas que comprende el terreno declarado Monumento Nacional que indica los usos para cada espacio, desde el acceso, los estacionamientos, senderos y servicios públicos para satisfacer los requerimientos de la actividad turística que se pretende fomentar”.
IMPORTANCIA ARQUITECTÓNICA
El rescate patrimonial del Fuerte Agüi se fundamenta en la materialidad y sistema constructivo utilizado en la fortificación. Henri Jaspard afirma que la singularidad de los restos arquitectónicos de Agüi está en el empleo de la piedra para construir la empalizada y demás inmuebles de la fortaleza. “En Chile fueron escasas las construcciones en piedra durante La Colonia. La mayor parte de las fortificaciones se construyeron en materiales ligeros, generalmente madera y con el tiempo la mayoría se perdi ó producto de su degradación”.
El arquitecto aclara que las fortificaciones costeras que se hicieron en piedra fueron escasas y sólo por razones estrategicas. “Las fortificaciones en piedra que se hicieron en Chile fueron las del sistema de Valdivia (Niebla, Corral y Mancera) y en una escala de menor envergadura las del Canal de Chacao (San Antonio, Agüi, Chaicacura y Balcacura). De éstas la principal es la de Agüi”, sostiene.
Jaspard agrega que las características arquitectónicas de las construcciones en Agüi también son muy particulares. La portada del Fuerte es la única en su tipo en toda Latinoamérica. “Era una especie de arco que tenía 2 torres a los costados con dos cúpulas hechas en piedra de manera bastante original y revela que se trata de una manifestación de creatividad inusual que tuvieron en esa época para generar este edificio. Sin embargo, hoy de esta estructura sólo quedan las piedras de la base”, puntualiza el arquitecto.
LA PORTADA DE LA DISCORDIA
La puesta en valor del Castillo San Miguel de Agüi consiste en la intervención directa sobre el monumento histórico, con una propuesta arqueológica que considera labores de conservación y restauración de la piedra de la empalizada, el polvorín y el calabozo, de tal manera de dejarla a la vista.
La propuesta incluye, además, la construcción de una plazoleta de bienvenida con una maqueta que representa todo el sistema de fortificaciones del canal de Chacao, un puerto de atraque para botes de turismo, señalética y la conservación de la vegetación nativa de acuerdo a la declaración de impacto ambiental.
El diseño del Equipo Jaspard consideró la reconstrucción de la portada de acceso a la fortaleza, ítem que el CMN objetó con el argumento de conservar la mayor fidelidad histórica bajo el criterio de “mantener la ruina”. Henri Jaspard fundamenta la moción debido a que encontraron documentos históricos de cómo era esta estructura. “Propusimos una reconstrucción crítica de la antigua edificación. No intentamos engañar con una portada maquillada, sino con una pieza de hormigón a la vista revestida con piedra cancagua. Creemos que la réplica se justifica, porque este edificio como imagen es tan emblemático y atractivo que sería un aporte turístico en torno al fuerte, la península de Lacuy y la ciudad de Ancud”, explica.
Pese a este reparo, el diseño de recuperación patrimonial está aprobado. El MOP de Puerto Montt afina los detalles para el llamado a licitación para la ejecución de las obras y se espera que en un plazo máximo de 2 años el Castillo San Miguel de Agüi reciba a turistas y lugareños interesados en admirar el patrimonio histórico y arquitectónico que posee.
TEXTO: MURIELLE GONZALEZ O. | FOTOS: GENTILEZA EQUIPO JASPARD

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES