Centro de Imagenología del Hospital Clínico del Sur: Liderazgo en investigación y diagnóstico a través de resonancia magnética de última generación

Un equipo para Resonancia Magnética instalado hace dos años permite estudios de tejidos y órganos cada vez más precisos, asegurando un mejor y certero diagnóstico. De visita en la ciudad, el Dr. Luis Martí-Bonmatí compartió su experiencia y se comprometió a continuar con varias líneas de investigación: la más importante, el estudio del cerebro penquista y el del habitante de Valencia.

imagenologia-1.jpgUn investigador de renombre visitó recientemente el Centro de Imagenología del Hospital Clínico del Sur. Se trata del radiólogo español Dr. Luis Martí-Bonmatí, experto en aplicaciones clínicas en Resonancia Magnética, desarrollos en neuroimagen, medios de contraste en RM y en radiología clínica, especialmente en la patología abdominal, quien explica que su visita a la ciudad de Concepción se debe a varios factores: el más importante, la amistad que lo une al equipo de profesionales chilenos pertenecientes al Centro de Imagenología del Hospital Clínico del Sur, con quienes mantiene una relación de trabajo desde hace ya 15 años, cuando éstos viajaron a Valencia para capacitarse en el tema. El segundo motivo es el interés profesional de entregar sugerencias para la optimización del equipo de resonancia adquirido por el Centro hace dos años, así como revisar, de paso, los daños causados por el terremoto del pasado 27 de febrero.
Iniciado en 1992, y de acuerdo con su política de renovación tecnológica de punta, hace dos años que un scanner Philips Brilliance de 64 cortes y dos Resonadores Magnéticos de 1,5 y 3,0 Tesla, respectivamente, funcionan en dependencias del Centro de Imagenología del Hospital Clínico del Sur. Tecnología de punta que ayuda a un mejor diagnóstico, explica Martí, Presidente de la Sociedad de Resonancia Magnética de la Unión Europea e investigador de reconocimiento mundial, que ha creado algunas aplicaciones que causan verdadera admiración en el mundo médico.
El profesional explica que en la actualidad la Resonancia Magnética tiene dos campos: el primero es la actuación clínica y asistencial, donde se diagnostica, se siguen los tratamientos y se evalúa la enfermedad, transformándola en una ayuda diagnóstica relevante, en muchas especialidades. “De hecho el 60% de los estudios se basa en imágenes, por lo que estos equipos se han vuelto imprescindibles si se quiere una medicina de calidad”, comenta el Dr. Luis Martí-Bonmatí y agrega que “esas aplicaciones están cada vez más afianzadas y estandarizadas, por lo que no es extraño que se solicite para estudiar cartílagos, cerebro, corazón, hígado, riñones, entre otras partes del cuerpo.
Una segunda función es entender la resonancia magnética como una herramienta de medida. Es decir, de cuantificación; así incidimos en diagnósticos y tratamientos que hasta ahora no participábamos. Hoy podemos hacer la estructura de las trabéculas del hueso, ver la permeabilidad de los capilares, el grado de vascularización de los tumores o la composición de las sustancias del interior de los tejidos. Entonces, podemos diagnosticar y clasificar mucho mejor las enfermedades”, indica el profesional, quien además es autor de múltiples publicaciones relacionadas con el tema.
Sin embargo, especifica, “utilizar esta tecnología requiere de una gran inversión en equipos de calidad y capacitación constante, que es lo que han hecho los profesionales pertenecientes a esta institución de salud, que ha liderado el trabajo en este campo.
La medicina funciona muy bien con resonancia estándar, pero cuando queremos dar un paso más, necesitamos conocer esos datos que sólo se pueden adquirir con alta calidad.
La diferencia entre un 3 Tesla y un 1,5 Tesla es el campo magnético. Al tener una doble capacidad, la señal del área de estudio que se recibe de los pacientes es mucho mayor, por lo que se pueden medir cosas más sutiles y esos son detalles de milímetros o metabolitos en pequeña concentración, lo que necesita de un 3 Tesla: así se amplía la calidad diagnóstica. Ejemplo de ello es que alguien con un trastorno neurológico que presenta estudios de resonancia normales podría, con un examen de última generación, detectar su problema en los trastornos en el espesor de las neuronas, o en la función y densidad de las neuronas que sólo se logra conocer gracias a los equipos de alta densidad.
La medicina avanza gracias a los equipos que nos entregan más y mayor información. Además del músculo esquelético y el sistema nervioso central, para los tumores en general, este equipo es muy útil, al igual que para los estudios vasculares, ginecología, mama, y próstata, entre otros”.
El profesional adelanta que se establecerán varias líneas de investigación, una de ellas un estudio del cerebro chileno y el español. “Me llevo de Concepción mucho conocimiento de la gente y me llevo las relaciones, con ello podremos estudiar el funcionamiento del cerebro, algo que será muy novedoso ya que veremos similitudes y diferencias entre los penquistas y los habitantes de Valencia”, finaliza.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES