Centro de Implantología Vitadent: Odontología rehabilitadora

Los implantes devuelven la función y la estética bucal ante la pérdida de piezas dentales. Clínica Vitadent tiene la experiencia y los profesionales capacitados para realizar este tratamiento.
La aparición del implante dental entregó a la odontología rehabilitadora un procedimiento efectivo a la hora de devolver al paciente la anatomía, la función, la estética y, en definitiva, la autoestima decaída tras la pérdida de uno o más dientes, ya sea por trauma o por enfermedad periodontal.
Un implante es un tornillo de titanio que se pone (implanta) en el hueso mandibular o maxilar para crear una base sólida donde ubicar un diente o el puente para ubicar dos o más dientes. Con los implantes dentales los pacientes vuelven a masticar con total comodidad, a sonreír y a hablar con total seguridad.

El diagnóstico

Javier González, implantólogo de Clínica Vitadent, explica que existen dos requisitos que el paciente debe cumplir para considerar los implantes como tratamiento adecuado para su caso. “Primero es fundamental que la persona tenga una salud apropiada. Es decir, si sufre de enfermedades crónicas éstas deben estar controladas. El otro requisito es que exista hueso en la zona donde se va a instalar el implante”. Agrega que respecto a la edad la única limitante es que la formación ósea del paciente esté completa. “la edad mínima es de 18 años en general, pero pueden hacerse implantes en pacientes de incluso 80 años”, enfatiza.
Poner un implante requiere de cirugía y por lo tanto son necesarios varios exámenes que permiten determinar si la persona cumple los requisitos que exige el tratamiento. Además de los exámenes generales que se piden en toda cirugía, los implantólogos solicitan una radiografía panorámica y un escáner con los que pueden determinar la altura y el ancho del hueso, respectivamente.

La rehabilitación

Si los implantes son la solución para el caso que presenta el paciente, el implantólogo comienza con el tratamiento. Como cada persona representa una situación particular, el tiempo que toma el procedimiento y su recuperación varían. “Por nuestra experiencia, este tratamiento generalmente dura unos seis meses, pero puede ser menos o bien incluso más de un año”, comenta el doctor González.
El especialista agrega que en los casos en que el paciente no tiene hueso en la boca, existe la posibilidad de realizar un injerto con un trozo óseo extraído de la cabeza o cadera de la persona o bien con un tejido de donante externo. Sin embargo, esta alternativa requiere una cirugía mayor que aumenta el costo y la duración del tratamiento. “Podemos hacer implantes más complejos como en casos en que se requiere además del implante hacer un injerto de hueso, pero este tipo de casos no son la generalidad”, puntualiza.

Tercera dentición

A los implantes se los conoce también como la tercera dentición. No son piezas definitivas, sino que tal como ocurre a los dientes naturales, ellos demandan ciertos cuidados. “La higiene es fundamental, porque las bacterias también pueden atacar al implante. Además, el control periódico permite detectar un eventual desarrollo de bruxismo, patología que también daña al implante”, explica Javier González.
Los implantes pueden ser la solución ante la caída o pérdida de uno o más dientes. Y, al contrario de lo que la gente pudiera pensar, es un proceso menos traumático que una extracción.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES