Centro Oftalmológico Lumont: Tecnología de vanguardia para tratar miopía, astigmatismo y presbicia

El centro oftalmológico cuenta con el más avanzado equipamiento, y los mejores especialistas, para diagnosticar y tratar las distintas patologías refractivas de los penquistas.

publi-lumont-IMG_6425Cuatro años lleva en fucionamiento en O’Higgins 1186, pleno centro de Concepción, el centro oftalmológico Lumont Clinical Center. Allí, su equipo, compuesto por tecnólogos médicos con formación en oftalmología, ofrecen un servicio altamente especializado, que destaca por el trato cercano y personalizado a sus pacientes. Su profesionalismo y calidez son apoyados con la más avanzada tecnología en equipamiento de vanguardia, que busca contribuir al mejor diagnóstico y tratamiento de cada patología visual. 

Su especialidad son las enfermedades oculares de tipo refractiva, tales como astigmatismo, miopía y presbicia; sin embargo, al detectar otras afecciones de la visión, o casos que requieran cirugía refractiva, por ejemplo, derivan a sus pacientes a oftalmólogos dedicados a ese tipo de patologías, con quienes conforman una red de especialistas con la que trabajan permanentemente. Así lo señala el tecnológo médico, Fernando Luno.

El profesional detalla que la presbicia es una condición que se produce y progresa con el paso de los años, y que consiste en una rigidez progresiva del cristalino, estructura fundamental para una buena visión, que afecta especialmente el enfoque en la visión cercana. “Es una patología muy frecuente en personas sobre los 40 o 45 años de edad, y se detecta por la dificultad para leer de cerca. Esta condición se corrige fácilmente con el uso de lentes, con lo que se obtiene una mejora inmediata. No tiene que ver con un problema visual, sino más bien con un desgaste del cristalino, que va perdiendo elasticidad con el paso de los años”, comenta.

El astigmatismo, en tanto, se define como una imperfección en la curvatura de la córnea o en la estructura del cristalino, lo que produce que se vean algo deformadas las imágenes, sintomatizado en visión borrosa o con áreas distorsionadas en la visión, además de fatiga visual, dolores de cabeza o la tendencia a entrecerrar los ojos para lograr ver con más claridad. “La miopía, en cambio, es fácilmente reconocible entre los pacientes que pierden progresivamente la capacidad de ver con claridad objetos a mayor distancia. Esta patología, que se produce por un error refractivo que afecta la capacidad de enfocar un objeto lejano, es bastante común en la población mundial (25 %, según la Academia Americana de Oftalmología), y Chile no es la excepción”.

Tecnología de vanguardia

Fernando Luno destaca que en Lumont se trabaja “con tecnología de primer nivel, totalmente computarizada y digitalizada, lo que nos permite reducir los tiempos de atención de nuestros pacientes, además de mejorar la calidad del servicio que entregamos, obteniendo diagnósticos más exactos”.

publi-centro-oftalmológico-IMG_6439En cuanto a las razones de consulta, el especialista explica que un gran porcentaje de los pacientes acude por una receta de lentes ópticos que mejore su capacidad visual y, con ello, su calidad de vida. “Hay personas que ven muy mal, que presentan problemas permanentes, y que consultan con nosotros para poder renovar sus lentes. Asimismo, hay quienes nunca han sido diagnosticados; en esos casos, al  atenderse cambia absolutamente su condición y su calidad de vida”, destaca.

Según Fernando Luno, el ritmo de vida actual y la forma en que nos relacionamos tienen en sí mismos mucha influencia en la proliferación de la mayor parte de las enfermedades oculares. “Hoy, vivimos casi todo el tiempo mirando pantallas, el computador, el teléfono celular, tablets; incluso, muchas actividades en las que antes no se usaban estas tecnologías ahora la usan, como la educación, donde hoy existen salas de clases muy digitales, que cuentan con pantallas. En general, todo esto ha redundado en un cansancio ocular excesivo. Por eso, también vienen muchos pacientes adolescentes, de educación media y universitarios, que si bien nunca han manifestado un problema a la vista, sienten cansancio ocular, falta de enfoque o de nitidez. En estos casos, sus problemas mejoran con el uso de anteojos con capas anti-reflejo, que permiten que la visión se relaje y que el esfuerzo visual sea mucho menor”, explica el tecnólogo médico.

Añade que, además, el desarrollo tecnológico ha permitido que la industria óptica haya experimentado en los últimos años una importante mejora estética en los lentes. “Esto permite que el uso de anteojos ya no sea visto como sinónimo de fealdad, sino que hoy son mucho más estéticos, con armazones de distintos colores y con cristales más delgados, dependiendo de lo que necesite cada paciente”, puntualiza el tecnólogo médico Fernando Luno.

Más información en www.lumont.cl o al fono: 41 2465460.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES