Certificación Leed: Construcciones saludables y productivas

La certificación que impulsa el factor medioambiental en la industria de la construcción busca promover el uso de energías alternativas. En esta mejora global, Chile se posiciona como el tercer país de América Latina en tener más edificaciones con sello verde.

 

leedLeed (Leadership in Energy & Environmental Design) es un sistema de certificación de edificios sostenibles que reconoce las mejores estrategias de construcción para un menor impacto medioambiental. El programa, desarrollado por el Consejo de la Construcción Verde de EE.UU., fue implantado en 1998. 

Dicho Consejo estima que más de 72 mil proyectos participan en la certificación en 150 países y territorios. Chile, en tanto, desde 2005 registra 293 proyectos con sello Leed, de los cuales 83 ya están certificados. Con esta cifra, nuestro país se posiciona como el tercer país en América Latina en tener más edificios con esta certificación, después de Brasil y México.

La iniciativa se compone de un conjunto de normas basadas en la incorporación de aspectos relacionados con el uso de energías alternativas, la eficiencia energética, la mejora de la calidad ambiental interior, la eficiencia del consumo de agua, el desarrollo de espacios libres y la selección de materiales. 

Según la arquitecto de la UBB, y Dra. en Arquitectura Sustentable de la U. de Nottingham, Maureen Trebilcok, la certificación Leed se basa en un sistema de puntos en el que los proyectos de construcción  satisfacen criterios específicos de construcción sustentable. 

Según explica la arquitecto “el número de puntos de un proyecto determina su nivel de certificación, que puede ir desde el umbral más básico (de 40 a 49 puntos), el nivel Plata (50 a 59), el nivel Oro (60 a 79) y, el Platino, con proyectos de más de 80 puntos. Además, existen puntos de bonificación que se consiguen por medio de Innovación de Diseño y Prioridad Regional”.

Si bien no es la única certificación de edificación sustentable, Leed es la más conocida, según Trebilcok. Agrega que esta certificación permite impulsar el factor ambiental en nuevas construcciones. “Antes de que llegara Leed a Chile no existía la idea de las edificaciones verdes; hoy los nuevos proyectos se diseñan con un resultado sustentable y eso es bueno. A la vez, la certificación distingue a las constructoras realmente sustentables, diferenciando el mercado de la construcción por medio de una acreditación de terceros”.

Existen diversos tipos de certificación dirigidos al uso de un edificio verde: la certificación para Nuevas Construcciones, diseñada para  oficinas comerciales, pero también aplicable a otros tipos de edificios; la certificación para Edificios Existentes, que tiene por objeto maximizar la eficiencia operativa y reducir al mínimo sus impactos ambientales; la certificación para Viviendas, que promueve el menor uso de energía, agua y recursos naturales; la certificación de Desarrollo de Barrios, que integra principios de crecimiento inteligente, urbanismo y el edificio verde en el diseño del vecindario, y la certificación para Colegios, que integra principios de diseño inteligente que debiera tener una institución educacional.

Sin embargo, la experta advierte que es necesario mejorar algunos puntos del sistema de certificación. “Uno de los problemas es que al estar diseñado por norteamericanos no está pensado para otro contexto que no sea el de ellos. Por ejemplo, en términos de clima se tiene que hacer una asociación de nuestro clima con el de Estados Unidos y según eso hacer el esfuerzo para cumplir con el criterio exigido”, explica.

“Lo ideal es que se desarrollen versiones locales de Leed”, propone, porque asegura que “esta certificación en Chile seguirá creciendo, favoreciendo la orientación del mercado inmobiliario hacia uno más sustentable”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES