Desarrollo tecnológico es la base de la propuesta de tres jóvenes emprendedores que vieron en la comida casera, gourmet y sellada al vacío un buen nicho de negocio. La alta calidad, buen sabor y versatilidad de sus preparaciones los ha llevado a consolidarse, y a seguir creciendo.

Un nuevo concepto gastronómico ofrece Chef al Vacío, local que en 2020 ampliará su restaurante ubicado en la esquina de Freire con Janequeo, y que nace de la vanguardista idea de tres amigos: el bioingeniero y programador, Jasón Danyau Carrasco; el odontólogo Diego Ordóñez Cherres, y el ingeniero comercial, Sebastián Villouta Gutiérrez.

El proyecto se remonta a fines de 2017, cuando sus creadores detectaron una problemática a la que planearon dar una sabrosa e innovadora solución. “Vimos que en Chile las cifras de obesidad eran muy elevadas, y que eso se debía a varios factores. Entre ellos, el acelerado ritmo de vida, que obliga a las personas a consumir comida rápida, poco nutritiva y, generalmente, muy alta en calorías”, detalla Diego Ordóñez.

Buscando dar solución a este problema viajaron en búsqueda de la tecnología requerida para desarrollar un producto de calidad, fácil y rápido de preparar. “Realizamos un acabado estudio de cada producto, a modo de asegurarnos de elegir el equipo correcto, que asegurara la viabilidad de nuestro proyecto”, explica Sebastián Villouta.

Tras varios meses de experimentación y análisis del comportamiento de los alimentos, el 5 de septiembre de 2018 abrieron un local de “comida al paso”, que inmediatamente destacó por el valor agregado que daba a su oferta el desarrollo tecnológico y la investigación científica detrás de cada producto. El esfuerzo por ofrecer lo mejor a sus clientes logró que rápidamente sus preparaciones fueran reconocidas por su calidad, aporte nutritivo y extraordinario sabor. “Siempre buscamos dar un toque gourmet a nuestro menú, que se basa en sabrosa comida casera. De hecho, son muchas las personas que nos comentan que nuestros platos les evocan recuerdos de comidas de su infancia”, comenta Ordóñez, agregando que esa carta más bien tradicional es complementada con otras preparaciones más sofisticadas.

Crecer y diversificarse

Los socios fundadores de este restaurante comentan que la técnica sous-vide, o de cocción al vacío, se presta para elaborar un gran número de preparaciones, las que son condimentadas y envasadas para finalmente cocinarse en una máquina que controla con exactitud la temperatura y tiempo de exposición, logrando así el óptimo punto de cocción. “Esta técnica también permite conservar el valor nutricional de los ingredientes de cada preparación, así como potenciar la experiencia culinaria, en términos de sus características organolépticas: aroma, sabor, textura.

Además, como con este sistema los sabores resaltan más, no es necesario abusar de los condimentos o de la sal, lo que es especialmente valorado por quienes sufren hipertensión y deben controlar su consumo de sodio”, dicen.

En solo un año Chef al Vacío logró consolidarse en el mercado penquista, pero las demandas de un público cada vez más numeroso los obligaron a diversificar su oferta. Y es que, como estos socios comentan, las personas superaron sus prejuicios iniciales y se atrevieron a probar estas preparaciones “ultracongeladas”.

Así, a su oferta de comida al paso ahora se suma la ampliación de su restaurante, y un nuevo punto de venta en la Universidad San Sebastián, que apuntan a satisfacer la creciente demanda de sus clientes.

Rápido, simple y muy sabroso

Con orgullo, los socios señalan que son el único restaurante en Chile en ofrecer comida “que te puede acompañar donde tú quieras “La solución del problema de alimentación va de la mano con lo práctico y versátil de nuestros productos”, dice Villouta, quien explica que para disfrutar estas preparaciones basta con sumergir el producto durante ocho minutos en agua hirviendo, a fuego alto. “Eso es todo, porque inmediatamente puedes servirlo y disfrutarlo como un producto recién preparado”.

La empresa también ofrece packs semanales y mensuales de comida al vacío, la que correctamente almacenada puede durar más de cuatro meses. Además, ofrecen paquetes a la medida para empresas que contratan servicio de alimentación para sus colaboradores.

“También estamos generando alianzas con otras compañías que prestan servicios complementarios al nuestro, a modo de ofrecer un pack más completo a los clientes que tenemos, como clínicas, centros de estética, gimnasios, hoteles y hostales”.

Informan que entre sus usuarios también se cuentan deportistas de alto rendimiento, para quienes preparan menú especiales que no solo les ahorran tiempo, sino que también les aportan los nutrientes necesarios para compensar su alto gasto energético. “Creo que el crecimiento sostenido de Chef al Vacío tiene que ver con que, gracias a una innovadora tecnología, podemos ofrecer gran variedad de productos, todos de muy alta calidad, y a precios competitivos” concluye Danyau.

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES