Claudio Eguiluz: "Cynthia será absuelta de todo lo que se le acusa"


En jerga futbolera se podría decir que “está en su mejor momento”. Forma parte de la mesa directiva de RN, donde tienen derecho a voz y voto para tomar decisiones que rijan los destinos de su tienda. En su Región es considerado como uno de los consejeros más creíbles y se ha alzado como el fiscalizador del CORE. Su candidato presidencial y amigo tiene muchas opciones de ser elegido y una posibilidad de ser parte del Parlamento poco a poco comienza a aparecer en su horizonte
Los últimos sondeos que ubican a Sebastián Piñera con una amplia diferencia sobre todos sus competidores de la Concertación tienen al Vicepresidente de Renovación Nacional y “decano” de los Consejeros Regionales, Claudio Eguiluz, con una sonrisa marcada en la cara.
Y cómo no va a estarlo si estos guarismos confirmarían que el proyecto político por el que decidió jugarse a “raja tabla” en mayo de 2005 -el día en que durante el Consejo General de RN levantó la opción presidencial de Piñera, cuando todo hacía suponer que se proclamaría a Joaquín Lavín-, podría ser una realidad en un año más.
Y en ese empeño, ya tiene toda una hoja de ruta diseñada para pavimentar el camino de su amigo Sebastián hacia La Moneda.  Está abocado ciento por ciento en apoyar a los candidatos a alcaldes y concejales de su partido y “a todos los de la UDI que así lo requieran” -se preocupa de recalcar- porque tiene claro que el resultado de las municipales tendrá efectos en el desenlace de las presidenciales en 2009. Tan concentrado está -dicen sus cercanos- que “hasta se ha vuelto cuidadoso” a la hora de emitir sus siempre vehementes opiniones, porque no quiere peleas ni ningún tipo de problemas con sus socios.
Aprendió la elección de la municipal pasada y fue uno de los primeros en descartar la idea de llevar candidatos “por fuera”, aún cuando con su decisión dejó heridos a varios históricos de su partido, como a Daniel Badilla en Los Ángeles, quien postuló como independiente al sillón edilicio porque RN apoyó al UDI y actual alcalde Joel Rosales. Por esto Eguiluz incluso fue criticado por permitir que desde Santiago las comisiones electorales impusieran ciertos protocolos políticos para los candidatos de regiones. Pero él se mantuvo incólume. Sólo hay una cosa que lo complica. Y esa es la posibilidad de que la UDI finalmente levante un candidato propio y no respalde a Sebastián Piñera. De allí que siempre que puede recuerda que salvo lo ocurrido en 2005, Renovación Nacional, desde 1989, siempre ha apoyado a los abanderados  presidenciales gremialistas.
“Apoyamos primero a Buchi, teniendo a Jarpa; luego secundamos a Alessandri, teniendo a Manuel Feliú, que era un excelente proyecto político y después, en el 2000, respaldamos  a Joaquín Lavín un año y medio antes de la elección presidencial y lo seguimos apoyando hasta 2005 como la carta de la Alianza”, recalca.
Este apoyo irrestricto lo ubica dentro del exclusivo grupo de cercanos del dueño de Chilevisión, quien, dicen, guarda mucha gratitud hacia Eguiluz y le tendría algún cargo de confianza reservado en su eventual gobierno. Aunque el consejero por Ñuble lo descarta de plano: “El problema es que soy medio ligero de genio para aceptar órdenes de gente que no es de aquí. Creo que cortaría por lo sano y tendría problemas para trabajar en un esquema así. Yo lo veo en las autoridades de la Región cuando se ven obligados a justificar lo injustificable. Vi cómo el gobernador Eric Aedo, por instrucciones de la Presidenta, tuvo que nombrar a los diputados que habían votado en contra del subsidio permanente para el Transantiago. Y estoy seguro que él estaba también en contra de este subsidio, pero los tuvo que nombrar. Yo para esas cosas no sirvo. Si veo que el tema es blanco y me están diciendo que diga que es azul, no puedo. Para eso no sirvo”, afirma.
-¿O se está guardando para las parlamentarias?. Se dice que podría ir como candidato a diputado por Concepción.
En este minuto estoy abocado ciento por ciento al tema municipal. Si bien tanto Sebastián Piñera como Carlos Larraín me han pedido que sea candidato a diputado de nuestro partido por Concepción, creo que esa es una decisión que debemos tomar como partido en la Región. Aunque no descarto ser candidato a diputado, pero sólo analizaré esa posibilidad después de las elecciones municipales.
-¿Iría definitivamente a pelear el cupo que hoy pertenece la UDI, porque la posibilidad del doblaje en este distrito es más difícil?
El sistema exige que RN tenga que llevar un candidato a diputado en cada una de las circunscripciones, entonces es nuestro deber “parar” candidatos y tratar de ganar cada uno de los distritos.
-Eso podría echar a perder su relación con sus socios de la Unión Demócrata Independiente en la Región.
No lo creo. Aunque nunca he tenido una relación muy fluida con ellos. Por lo que pasó en 2005 todavía hay algunas personas que me critican o que no han  podido superar el que yo haya tenido una participación en la candidatura presidencial pasada de Sebastián Piñera, pero confío que es un tema que se va a terminar superando.
-¿Está seguro que esta tensión no viene desde hace más atrás.  Porque en 2002 fue la UDI, a través de sus diputados Ulloa, Egaña y Norambuena, quienes interpusieron una querella por malversación de fondos públicos por las irregularidades descubiertas en la Gobernación provincial de Concepción, que provocaron la salida  y posterior procesamiento de su pareja, Cynthia Mitchell?
Yo  nunca he criticado eso. Creo que cuando uno es oposición tiene un papel fiscalizador y ellos cumplieron con su rol. A mí nunca me ha causado molestia la actitud de la UDI. A Cynthia la perjudicó gente de la Concertación, especialmente el ex intendente Jaime Tohá.
-¿Y por qué, según Ud., el ex intendente Tohá tendría alguna motivación para perjudicarla?
En política, a las personas que no hacen nada generalmente no les pasa nada. Las personas que en política son gestoras y solucionan problemas pisan mucho callo. Cynthia manejaba mucha información y le echó para atrás  varios proyectos a Jaime Tohá; por ejemplo, los mil millones que habíamos aprobado en alguna oportunidad en el Gobierno Regional -con la mayoría de la Concertación, porque la derecha votó en contra- para modernizar el sistema del Estado en la Región. Cynthia tenía información que Tohá quería ese dinero para pagar favores políticos  y para contratar gente que no era profesional para trabajar en el sistema. Y le echó para atrás el proyecto. Eso para él fue imperdonable. De hecho, nosotros tenemos información que en reiteradas ocasiones pidió que le sacaran a Cynthia Mitchell, entonces aquí viene la pregunta, cuando la nombraron gobernadora fue porque realmente querían que lo fuera o para hacer lo que hicieron con ella.
-¿Qué es lo que cree Ud?.
Yo creo que la nombraron gobernadora para sacarla del Consejo Regional. Cynthia es una persona muy capaz, que estudia mucho, que en esa época tenía mucho protagonismo, lo que complicaba de sobremanera al intendente. De hecho, cuando salió el tema de Cynthia en la Gobernación, él dijo que el Gobierno no iba a aceptar irregularidades y le quitó el piso al día siguiente. Y cuando yo investigué a Tohá por el tema de la Unidad Eléctrica, cuando detecté que había sobresueldos, que había seminarios que se pagaron y no se hicieron, y que había personas con 3 sueldos, etc, etc, cuando lo enfrentó la prensa con estas pruebas argumentó que podría haber irregularidades, pero que no había delito. Eso demuestra que Tohá fue el gestor de todo lo que le ocurrió a Cynthia Mitchell.

SU VIDA JUNTO A CYNTHIA MITCHELL

La relación de Cynthia Mitchell y Claudio Eguiluz se inició cuando ambos eran consejeros regionales. Ella de la Democracia Cristiana y él de Renovación Nacional.
Ya eran pareja cuando en 2002 estalló el escándalo que motivó que el Presidente Ricardo Lagos le pidiera la renuncia a la entonces gobernadora de Concepción por irregularidades que bordeaban los 20 millones de pesos en el manejo del Fondo Social de Absorción de Cesantía (Fosac), situación por la que luego fue procesada y estuvo detenida, al igual que su jefe de gabinete Macarena Concha.
Durante los 20 días que Mitchell estuvo recluida en el anexo cárcel de Gendarmería -en calle San Martín- era común ver llegar a Claudio Eguiluz en su Mercedes Benz hasta escasos metros del anexo para visitarla. “Nunca me importó que me vieran. Siempre estuve a su lado porque sabía que todas las acusaciones que pesaban en su contra, que lo que se habló de los dinero de la nana, que los cheques pagados dos veces, todo, todo era parte del show que tenían montado para perjudicarla”, asegura.
En ese entonces pocas personas sabían de la relación que existía entre ambos, fruto de la cual, hace 3 años, nació un hijo. Hoy la pareja vive entre el campo en San Carlos y Concepción, y Mitchell es el brazo derecho de Eguiluz en la administración de sus negocios.
-El año pasado la justicia amplió el procesamiento de Cynthia Mitchell a malversación de caudales públicos, lo que complica su situación y abre la posibilidad que de ser encontraba culpable debería pagar con prisión efectiva ¿Se han puesto en ese escenario?
La verdad es que con los antecedentes que tenemos hoy, pensamos que no hay ninguna posibilidad. No me cabe ninguna duda que ella va a salir absuelta de todo. Fíjate que ella está procesada porque se le pagaron alrededor de 4 millones de pesos a 8 personas que no estaban inscritos en la oficina de cesantes y esos contratos ni siquiera están firmados por ella. A mí no me cabe ninguna duda que Tohá mandó a algunas personas a la Gobernación a armar todo este cuento.
-¿Qué pruebas tienen ustedes para defenderse de las imputaciones que se le hacen a su pareja?
Desde hace un año hay personas que la están ayudando, de la DC concretamente, que se dieron cuenta que había sido un error lo que habían hecho con Cynthia. Eso nos tiene muy tranquilos porque hemos podido probar con documentos que lo que ella siempre sostuvo es lo que corresponde.
Ella ha pasado por momentos horribles. Yo no sé qué estupidez podría haber cometido si no hubiésemos estado juntos y hubiese tenido que haber enfrentado todo sola. Porque también tuvo que aceptar que la acusaran (el CDE) de no cumplir los compromisos tras recibir  la Beca Presidente de la República para estudios de postgrado en España. Afortunadamente esa demanda que le tiraron terminó fortaleciéndola porque pudo demostrar que esto era una persecución política. Hasta tuvo el apoyo de la U. de Granada, donde su decano no sólo dijo que había terminado la beca, sino que había hecho trabajos de investigación que fueron publicados por una revista científica en España.
-Y después de todo esto que Ud. describe ¿todavía le quedan ganas de seguir participando en política?.
Ahora con mayor razón. Imagínate, si Dios quiere, Sebastián va a ser Presidente de Chile y yo quiero tener la oportunidad de demostrarle a la ciudadanía que la Alianza por Chile, con los mismos recursos que tiene hoy puede hacer mil cosas más y que los recursos no se van a malgastar como se hace ahora en pitutos políticos o asesorías que no existen. Porque hoy le sacas una radiografía al fisco y aparece una manga de zánganos colgados de los pulmones del fisco. Sí, reconozco que en la Concertación hay funcionarios públicos que se sacan la cresta y hacen la pega que la gente cree que hace otro, porque se sigue contratando gente por partidos políticos. Siempre digo que si los jugadores de la selección chilena fueran llamados con el criterio de la Concertación habría 3 PS, 4 PPD, 7 DC, 2 radicales, a lo mejor alguno humanista, y un comunista en la banca, pero todos sería elegidos por los presidentes de los partidos políticos. Eso no puede seguir.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES