Clínica Biobío: cómo se convierte en la primera opción en salud para los pacientes del sur

Una nueva torre de atención sumará a su infraestructura este centro de salud privado que duplicará su capacidad de atención. Un proyecto que potenciará la atención en sus distintos niveles donde se desempeñan más de 300 médicos de todas las especialidades. Logros que se alcanzan tras un compromiso sostenido por la mejora continua y con foco en el paciente.  

 

Para Clínica Biobío, este 2018 quedará marcado como el año en que se dio el inicio a su proyecto de ampliación que, sin duda, es uno de los más importantes en los últimos 12 años.

Lorena Contreras, Gerente General de Clínica Biobío.

La construcción comprende una torre de 4 mil metros cuadrados, con seis pisos más un zócalo que se conectarán con cada nivel del edificio principal. Es, como explica la Gerente General de Clínica Biobío, Lorena Contreras, un proyecto que fue concebido para aumentar la capacidad instalada del establecimiento e incrementar la cobertura de servicios que hoy ofrece esta clínica.

En el primer piso de la nueva torre funcionará una renovada área de admisión de pacientes para hospitalización y la atención de presupuestos, gestión de programas y pagos. Asimismo, en el zócalo se habilitará un área de Medicina del Deporte y un gimnasio para rehabilitación kinésica más un moderno auditórium que facilitará las actividades de extensión de la clínica En el segundo piso, se ubicará una nueva área de pabellones quirúrgicos, que permitirá la realización de procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos con altas tempranas de los pacientes y con un equipo profesional dedicado a esta modalidad de atención. 

El tercer piso dará espacio a un nuevo centro médico, con 20 nuevos boxes de atención, que se suman al actual centro médico, permitiendo una concentración y sectorización de la atención médica ambulatoria.

El cuarto, quinto y sexto piso de la nueva torre de Clínica Biobío se habilitarán gradualmente. En éstos funcionará una nueva unidad de cuidados intermedios, con 12 camas críticas y dos pisos de hospitalización, llegando a un total de 100 camas; como parte del proyecto de ampliación se encuentra también el crecimiento del servicio de urgencia que implica agregar más boxes de atención así como la remodelación de las áreas de espera, en busca de un mejor confort para los pacientes y sus familias.

“Potenciaremos el servicio que ya prestan nuestras unidades críticas, que son las únicas de la Región en contar con médicos internistas, lo que ofrece seguridad a los pacientes y a sus médicos tratantes, y dotaremos al servicio de Urgencia, que funciona de manera ininterrumpida todo el año, de más espacio para la atención diferenciada de adultos y niños”, sostiene Lorena Contreras. 

La nueva torre, además, entregará un importante soporte al modelo de gestión que abrazó hace un par de años este recinto de salud privado y que tiene al paciente como el centro de su preocupación. 

 

Foco en el paciente

 “Nuestra premisa básica tiene que ver con mejorar la experiencia del paciente durante toda su permanencia en la clínica”, agrega Lorena Contreras. Para ello, crecer en infraestructura era fundamental, pero también lo es, añade la ejecutiva, “estar permanentemente pendientes de lo que hacemos y cómo mejoramos”.

Ser un centro de salud acreditado y que está pronto a renovar esta certificación -en julio de este año- les ha permitido instalar una cultura orientada hacia la seguridad y a la calidad de atención que reciben los pacientes. “Ambas variables están relacionadas con protocolos de actuación de los equipos médicos y no médicos, que son contrastados con diferentes indicadores, pues debemos demostrar que cumplimos con  los estándares que la acreditación nos compromete a seguir”.   

Dr. Jaime Pinto, Director Médico de Clínica Biobío.

Paralelamente, añade, desde hace algunos años, la satisfacción de los usuarios es monitoreada a través de diversos estudios, cuya información se utiliza para realizar levantamientos de las necesidades y requerimientos que fueron catalogados como relevantes por los pacientes para mejorar su experiencia. “Nos preocupa conocer la opinión de nuestros pacientes e ir avanzando en las mejoras de los procesos y en la atención directa que hace nuestro grupo de colaboradores, personal administrativo, enfermeras, auxiliares, técnicos paramédicos y médicos”. 

En Clínica Biobío se desempeñan cerca de 400 personas, con las cuales se trabaja de manera permanente para entregarles herramientas que les permitan tener además de un desempeño técnico de excelencia, la empatía, calidez y cercanía con todos los usuarios. “Sabemos que es un trabajo que toma tiempo y que debe ser permanente, pero también sabemos que contamos con un equipo humano muy comprometido con la salud y bienestar de las personas y que reconoce en su trabajo el aporte al logro de los objetivos que nos hemos trazado”, señala Lorena Contreras, y agrega: “Recientemente celebramos 17 años de vida como organización y nos enorgullecen los logros que hemos alcanzado en el tiempo siendo el activo crítico en nuestro desempeño el recurso humano que conforma la clínica”, asevera. 

La  tecnología puesta al servicio de los pacientes es otro elemento diferenciador de Clínica Biobío. “Un contac center, reserva vía web y una aplicación móvil (med 360) han acercado y facilitado el agendamiento y la atención en nuestra clínica. En el centro médico, además, tenemos módulos de autoatención que permiten la venta de bonos de manera directa, y hace años que contamos con ficha electrónica. Asimismo, hemos avanzado enormemente en materia de digitalización de exámenes de imagenología; entrega de exámenes de laboratorio vía web, entre otros servicios”.

Doctores jefes de unidades médicas de Clínica Biobío.

Señala que también han sido muy bien aceptadas por los pacientes las campañas de extensión y educación médica realizadas a través de las redes sociales, que mantienen de manera constante la comunicación entre la clínica y la comunidad. “El año pasado realizamos una campaña sobre el cáncer de mamas, con la cual este 2018 postulamos a los premios WINA 2018, a través de nuestra agencia de publicidad Creatividad & Inteligencia. Éste es un concurso de nivel internacional, donde fuimos distinguidos con dos oros y dos menciones honrosas en categoría salud y marketing directo. Fue una campaña cuyo enfoque estuvo centrado en la prevención, tema central en nuestro quehacer y sobre el cual queremos seguir aportando”, asegura.

Distingue también a esta clínica la preocupación constante del costo eficiencia en los servicios. “Es un desafío diario porque implica, entre otras cosas, un trabajo arduo en materia de contención de costos y el trabajo de análisis y riesgos asociados, en donde el apoyo del equipo médico es relevante. Como sabemos, el gasto en salud va en aumento y es un deber plantearse estrategias que lo contengan, lo que permite además tener una relación comercial fluida con las isapres y de cara al paciente, para ofrecer múltiples servicios a mejores precios. Tenemos convenios con todas las isapres y con Fonasa y, en particular, hemos ido trabajando en prestaciones paquetizadas a valor conocido, lo que resulta muy conveniente para los pacientes. Nos interesa tener una clínica que resuelva la atención de salud con calidad, con seguridad, a un precio justo y garantizando transparencia en nuestros cobros y cobertura”, explica la ejecutiva

 

Compromiso con la alta complejidad

Actualmente el equipo médico de Clínica Biobío está integrado por 300 profesionales. De ellos, la gran mayoría son médicos especialistas. “Esta característica nos permite ser un centro de salud integral donde se resuelven desde patologías ambulatorias hasta las de más alta complejidad”, explica el doctor Jaime Pinto, Director Médico de la clínica. La alta complejidad requiere un equipo de salud entrenado en la atención de pacientes críticos, una infraestructura acorde con los requerimientos, áreas especializadas como pabellones quirúrgicos, unidad de paciente crítico, laboratorio e imágenes, todo lo anterior sumado a la necesaria especialización médica.  

Dr. Sergio Figueroa.

Ejemplo de aquello es la capacidad resolutiva que ofrece Clínica Biobío del accidente cerebro vascular, “con nuestra unidad de stroke, compuesta por neurólogos, neurocirujanos y neurointensivista, quienes tienen el apoyo de una unidad de neuro crítico y de equipos de resonancia, escáner y hemodinamia para realizar procedimientos de emergencia o intervenciones quirúrgicas”. Relata que este desarrollo les ha permitido responder exitosamente a desafíos tan complejos como realizar una cirugía cerebral de emergencia a las cuatro de la mañana, “porque tenemos los especialistas, los equipos de apoyo y los pabellones dispuestos las 24 horas”, enfatiza Jaime Pinto. 

El Director Médico agrega que la clínica cuenta con un distinguido cuerpo de traumatólogos con experiencia para manejar cirugía protésica compleja y la atención de urgencia traumatológica. Este equipo se distingue también por las actividades de extensión hacia la comunidad médica de su especialidad.

También es destacada la presencia de gastroenterología y cirujanos digestivos que permiten resolver no sólo la patología prevalente de esta especialidad, sino que también los casos más complejos de enfermedades digestivas. El doctor Carlos Aruta, gastroenterólogo y miembro de este equipo, explica que atienden pacientes tanto de forma en ambulatoria como hospitalizados. “Acá se realizan numerosos estudios dirigidos a los pacientes con enfermedades digestivas. Para esto contamos con un laboratorio, servicio de imágenes y con especialistas que realizamos endoscopias digestivas alta y colonoscopía para detectar y tratar de manera oportuna las distintas enfermedades del aparato digestivo”.

Jaime Pinto agrega que los equipos de salud de Clínica Biobío no solamente destacan por su alto nivel de especialización, sino que, además, por la cercanía y preocupación que manifiestan hacia sus pacientes”.

 


Las ventajas del centro médico

Dr. Sergio Juica.

El doctor Sergio Juica, neurólogo, es uno de los especialistas del centro médico de Clínica Biobío. También atiende pacientes en el área de hospitalizados y en la UCI adultos. “Tener la posibilidad de estar presente en todos los niveles de la clínica es una de las ventajas que me han hecho ver los pacientes. Tenemos la posibilidad de enviar a tomar exámenes acá mismo en la clínica, derivar a otro especialista del centro u ordenar la hospitalización inmediata si fuera necesario”, explica. Recalca que ha recibido consultas de pacientes que muestran síntomas evidentes de infarto cerebral que fueron hospitalizados de urgencia y, también, personas que han sido derivadas desde la urgencia a su consulta. “Esa integración en salud es una tremenda ventaja, sobre todo en mi especialidad, que maneja muchas patologías complejas. Sin el apoyo de los distintos servicios de una clínica de alta complejidad, por más brillante que sea el neurólogo, es muy limitado lo que puede hacer en casos graves donde el tiempo para entregar un diagnóstico y la resolución de la patología es fundamental”, sostiene.

Destaca también que el centro médico funciona con un sistema de fichas clínicas en línea que registra las atenciones de los pacientes en los distintos niveles del establecimiento. “Eso hace mucho más fácil el seguimiento, pues podemos conocer los motivos de consulta o los exámenes que se ha realizado, que son datos que a veces hasta los pacientes olvidaron”. Además, menciona la gestión de horas que hace el centro para consultas que requieren una pronta atención o para los casos de pacientes con enfermedades crónicas o de largo seguimiento. “Si alguno tiene alguna complicación, las operadoras del call center o las secretarias del centro nos llaman para coordinar una hora lo más pronto posible. Eso hace la diferencia con otros lugares donde este tipo de pacientes recibe como respuesta que no hay horas disponibles sin que les dé una solución”, enfatiza.   


Urgencia 24/7

La urgencia pediátrica de Clínica Biobío funciona desde hace 17 años. La misma cantidad de años como coordinador en ella tiene el doctor  Sergio Figueroa, pediatra conocido en la zona por su trayectoria de tres décadas en servicios de urgencia del sector público y privado. Su equipo también lo integran otros tres pediatras que, en promedio, tienen 15 años de trabajo en urgencia, tanto en hospitales como en instituciones privadas. “Esa experiencia nos permite tener un manejo de todo tipo de patología, desde la más común hasta la más grave o severa”, agrega. El grupo, que trabaja en turnos para completar el servicio 24/7, además lo componen seis médicos generales capacitados en reanimación avanzada, “requisito que consideramos fundamental para ser parte de este servicio”, recalca. 

Durante 2017, la Urgencia Pediátrica de Clínica Biobío recibió un poco más de 17 mil pacientes, cifra que según destaca Sergio Figueroa, se alcanzó tras el crecimiento de la demanda anual, en torno al 10 %, que desde años evidencia este servicio. “Eso para nosotros es una muestra de la preferencia que las personas tienen por nosotros”, manifiesta. Es también, evidencia del fiato que existe entre el grupo de urgencia pediátrica, que se ha logrado en años de trabajo conjunto. “Tenemos una buena relación, estamos todos bien preparados y también atentos a ayudar al que en algún momento pueda tener un problema de diagnóstico porque permanecemos comunicados permanentemente”, señala. 

Dra. Carolina Baeza.

También en el servicio de Urgencia, pero en el área adultos y en turnos de llamada, se desempeña hace cuatro años la doctora Carolina Baeza, cirujano. “Los cirujanos y los especialistas que venimos acá llevamos años trabajando juntos. Hemos desarrollado una relación de confianza con los equipos, por lo mismo, siempre tenemos la disposición para las interconsultas o para responder dudas de los médicos del servicio”.

Los llamados de urgencia van desde procedimientos ambulatorios, donde los más frecuentes son las heridas cortantes, hasta cirugías, generalmente abdominales y en menos medida extra abdominales. “Para los procedimientos, contamos con un box especial equipado con insumos para resolver en ese lugar y de forma ambulatoria la necesidad de atención del paciente. No tenemos que citarlo para otro día ni llevarlo a otra área de la clínica porque está ubicado en la misma urgencia”, señala.

Para las atenciones quirúrgicas de mayor complejidad, tienen el apoyo diagnóstico de radiólogos y de equipamiento de imagenología que siempre está funcionando. “Además, nuestros pabellones están disponibles y preparados en todo momento para una cirugía de emergencia, y lo mismo sucede con los anestesistas de turno y los profesionales de distintas especialidades”, sostiene. 

El equipamiento, la coordinación, pero sobre todo la relación de los equipos que participan en las cirugías de urgencia es, a juicio de Carolina Baeza, una de las principales ventajas del servicio. “Generalmente el médico es el rostro visible, pero junto a nosotros hay paramédicos, auxiliares y enfermeras, que hacen que el trabajo sea óptimo y rápido para que la experiencia sea agradable para ese paciente que cuando enfrenta alguna enfermedad se siente más vulnerable, por lo tanto, nuestro objetivo es entregar una excelente calidad de atención que les brinde la tranquilidad que necesitan en esos momentos”, finaliza.

 


Líderes en cardiología de alta complejidad en el sur de Chile

Dr. Ervin Schumacher.

Clínica Biobío es el único centro de salud privado de la Región y del sur del país donde se realiza cirugía cardiaca de alta complejidad. Doce cardiólogos de distintas subespecialidades y vasta trayectoria integran este equipo. El doctor Erwin Schumacher, cardiólogo y especialista en Electrofisiología Clínica, es uno de ellos. 

Su especialidad, explica, trata las alteraciones del ritmo cardíaco. Son las conocidas arritmias que en algunos casos son tratadas con dispositivos electrónicos, como marcapasos y desfibriladores que monitorean y controlan los ritmos cardíacos anormales. En la misma clínica también realiza ablaciones cardíacas, que son procedimientos que permiten “mapear” la zona dentro del corazón donde se está produciendo la arritmia para luego “quemarla” y así solucionar la alteración.

“Esta clínica tiene casi una década de desarrollo de la cardiología de alta complejidad, que está sustentada en equipos multidisciplinarios de trayectoria, pero, también cuenta con el apoyo de una unidad de medicina intensiva con experiencia en el manejo de cardiopatías y cirugías complejas que son fundamentales en los buenos resultados que puede tener un paciente”.

Destaca que este mismo equipo trabaja en el centro médico de la clínica, donde también se trabaja en prevención de enfermedades, evaluaciones clínicas, entre otras atenciones de salud.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES