Cobquecura: Pan de piedra

Foto Playa Cobquecura
Cobquecura, “pan de piedra” en mapudungún, es una centenaria comuna que se alza como un buen destino para estas vacaciones. Con 52 kms. de costa, es una enorme solanera, ya que por el intenso oleaje y las fuertes corrientes que hay en el fondo marino, sus aguas no son aptas para el nado. Sin embargo, sí lo permiten sus ríos Cobquecura y Buchupureo.
El deporte también tiene su lugar en Cobquecura. Decenas de surfistas han dado fama a sectores como Buchupureo y Rinconada, como las playas donde correr las mejores olas de esta parte del litoral.
Es el inicio del litoral de la Región del Bío Bío. Posee 52 kms. de playas de intenso oleaje, un patrimonio arquitectónico y casas construidas con piedra laja, una lobería en la playa principal y enormes formaciones rocosas que se suman a las cualidades de este pueblo lleno de tradiciones.
A lo huaso marino
Sorprende esa mágica combinación de comuna ubicada en el secano costero. Y es que el campo está a escasos metros de la playa y basta subir a los cerros cercanos, como El Calvario, para admirar la tierra sembrada con papas y otras hortalizas. Frutas como la papaya, frutillas y chirimoyas crecen en abundancia gracias al cálido microclima del lugar. Incluso de los patios interiores de las casas se pueden ver los papayos cargados de frutos.
Paseos alternativos
El paisaje es hermoso, principalmente por los espectaculares roqueríos que se encuentran en todo el litoral de la comuna. Y si por el norte las protagonistas son la lobería y la iglesia de piedra, al sur del pueblo destacan Las Cuevas de los Patos Liles, El Agujero del Puelche, El Arco de Los Enamorados y Los Acantilados.
Los aficionados a la pesca deportiva encuentran en toda la costa la oportunidad de capturar algunos ejemplares de Corvinas, Róbalos y Lenguados. Para esta actividad se recomienda especialmente viajar unos 22 kms. al norte de Cobquecura, hasta la localidad de Trehualemu, o bien sólo unos 17 kms, hasta el sector de Pullay.
En tanto Buchupureo, otrora puerto comercial, ubicado al norte de la comuna, es hoy un pueblo agrícola que hace unos años abrió sus puertas al turismo con restaurantes, cabañas, un exclusivo resort y operadores que ofrecen caminatas, cabalgatas y paseos en bote.
Todo en piedra laja
El casco urbano del pueblo de Cobquecura está declarado Zona Típica. Este reconocimiento protege 17,65 hectáreas y, en la práctica, significa que se mantendrá la línea arquitectónica y estructural del poblado caracterizado por sus casonas y murallones de piedra laja, sus cuadras clásicas y sus construcciones que evocan la prosperidad del auge exportador de fines del 1800.
El aire tradicional se respira en todo Cobquecura, porque hay costumbres que se conservan intactas, como es el caso de la extracción de la piedra laja. El proceso es totalmente artesanal. No se trata de canteras habilitadas para la explotación de la roca, sino que son propiedades privadas que abarcan una buena cantidad de cerro. “Aquí la piedra se usa como enchape, para terraza y muro. En varias partes se trabaja la roca y si alguien quiere piedra, habla con el dueño de la propiedad y listo. Aquí se vende por carreta, y una carga completa sale a unos 18 mil pesos”, cuenta un lugareño.
Por eso no es extraño que donde sea que se mire encontrará piedra laja. Incluso los detalles de las veredas, el piso y los escaños de la plaza están decorados con ella.
Cobquecura es realmente interesante y los lugareños son gente amable y hospitalaria, siempre dispuestos a responder las inquietudes de quienes los visitan.

Cómo llegar
Desde Concepción: Ruta 150 hasta Tomé, luego tomar la Ruta 126, “El Conquistador” hasta Quirihue. Girar hacia el oeste por la Ruta N-50 que conduce a Cobquecura.
Desde la Ruta 5 Sur (antes de llegar a Chillán, Cocharcas) se vira hacia el oeste por la Ruta N-50, pasando por San Nicolás y Quirihue, hasta Cobquecura.
Otra alternativa es el enlace Rafael rumbo a Quirihue por la Autopista del Itata.
Dónde dormir
Hay una amplia oferta de hoteles, apart hoteles, hostales y cabañas para todos los presupuestos, los que se encuentran distribuidos por las calles Independencia, Serrano, Chacabuco y Sargento Aldea.
Para comer
A unos 6 kms. al sur del pueblo, en la caleta de pescadores de la playa Rinconada, se pueden comprar mariscos y pescados recién extraídos, los que también abastecen el comercio y restaurantes de la ciudad.
En calle Independencia hay varios restaurantes. Recomendamos el Coyhaique, una antigua casona con patio interior y comedores separados para fumadores y no fumadores. Y no deje de probar las variadas preparaciones a base de papaya, como el ponche y la versión sour.
TEXTO: MURIELLE GONZÁLEZ
FOTO: GINO ZAVALA

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES