Cobro automatizado y control por GPS, los desafíos del sistema de transporte público en la zona

Programa estatal de “chatarrización” permitirá renovar máquinas antiguas e incorporar a mujeres en la conducción del transporte público para completar la contratación de 500 conductores para las 1.800 máquinas que operan en Concepción.

Años de exploración y evaluación de diferentes alternativas para implementar un sistema automatizado de cobro de pasaje en el transporte público de pasajeros, hoy permiten a la Asociación Provincial de Taxibuses de Concepción tener una visión acabada de la real utilidad de estas propuestas para el Gran Concepción.
Su presidente, Miguel Mendoza, junto al directorio integrado por Rolando Carrasco, vicepresidente; Alejandro Riquelme, secretario, Pedro Badilla, tesorero y los directores Ruperto Aqueveque, Bernardo Leiva y Jorge Casas, explicaron que la creación de un mecanismo automatizado de cobro de pasaje lo estudian desde 1992. En esos años viajaron a conocer la experiencia francesa; luego la argentina que ha puesto en práctica diversos sistemas como los monederos o las tarjetas de prepago y recientemente visitaron Perú, con el mismo propósito.
Con todos estos antecedentes, Mendoza explica que los empresarios del transporte están hoy en condiciones de decidir cuál sería la mejor opción para poner en práctica en la zona de Concepción, considerando la idiosincrasia y las características de las ciudades.
El dirigente añade que otro desafío es poner en servicio un sistema de control por medio de posicionamiento satelital centralizado. De esta manera responderían mejor a la demanda de los pasajeros y quedaría en desuso la planificación intuitiva de los horarios de las máquinas. Como medida complementaria, propone la incorporación de sistemas de comunicación que faciliten la administración de los flujos según horarios, tránsito y demanda.
Aunque Mendoza afirma que la flota existente en el Concepción metropolitano es la más moderna de regiones, en los próximos meses habrá renovación del parque gracias a un programa impulsado por el Gobierno que ofrece recomprar máquinas más antiguas, comenzando por las del año 1996, iniciativa que agradece. “Hasta ahora, los empresarios habíamos asumido los costos de contar con una flota moderna, sin apoyo del Estado a través de estos planes de chatarrización”, acota. Este programa favorecerá especialmente a los empresarios de Chillán y Los Ángeles, donde el parque es más antiguo.
Junto a lo anterior, evaluarán la incorporación de máquinas con un layout (diseño) interior más acorde con las necesidades de transporte actuales. Los directivos han conversado con diferentes empresas para coordinar la adquisición de nuevos modelos, similares a los que hoy operan en la línea Biobús, pero han sido descontinuados por los fabricantes.
Otro de los desafíos es completar la contratación de 500 conductores para las 1.800 máquinas que operan en Concepción, tarea que se ha tornado muy compleja debido a las exigencias que impone la ley y añade que están pensando incorporar a mujeres a este tipo de trabajo. “Hoy no son más de 10, pero esperamos que se sumen muchas más”, comenta.
En el tema medioambiental, Miguel Mendoza expone que están atentos a la variación de las condiciones que se generen en la zona y a las posibles medidas que adopte el Gobierno para disminuir los efectos de la contaminación. Por ello, han visto la posibilidad de realizar transformaciones a nuevos combustibles.
El dirigente destacó que en los proyectos de modernización del transporte público están consideradas otras dos entidades gremiales de Concepción, aun cuando su asociación agrupa a una mayoría de empresarios y máquinas que recorren Concepción, Talcahuano, Hualpén, San Pedro de la Paz, Chiguayante, Hualqui, Penco y Lirquén.
Uno de los temas de gran satisfacción para este grupo de empresarios que ha hecho suya la responsabilidad social son los acuerdos para ofrecer pasaje rebajado a los adultos mayores y pase liberado para niños con discapacidades y pasaje rebajado para el acompañante. “Esta es una iniciativa inédita que asumimos hace mucho tiempo, porque sentimos un compromiso con la comunidad. Además, como asociación apadrinamos al Instituto Down de Concepción y nos sentimos muy orgullosos de poder ayudar”, comenta.
Mendoza espera que este directorio, que concluye su mandato en 2013, entregue a Concepción un transporte moderno que lo ponga a la altura de las grandes urbes del mundo.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES