Colegio Alemán de Concepción recibe sello de calidad internacional

Luego de un extenso y minucioso proceso evaluativo y de inspección, el Gobierno Alemán otorgó la certificación de excelencia académica Gütesiegel a esta institución trilingüe y bicultural, ratificando con esto la constante tendencia que lo posiciona en los primeros lugares de los ránkings regionales y nacionales.

Aunque expertos recomiendan informarse y optar por un establecimiento que esté en sintonía con “la casa”, múltiples son los factores que se deben tener en cuenta a la hora de elegir un colegio. Básicamente, el proyecto educacional, sus valores, idioma, resultados académicos, infraestructura, calidad docente, seriedad administrativa y financiera, además del proceso de selección utilizado. Estos son los tópicos que es necesario medir para apostar por la educación de los hijos, y esos mismos ítemes fueron los evaluados a cabalidad por personal del Gobierno Alemán, quienes acreditaron y certificaron a la Deutsche Schule Concepción, con sello de calidad, Gütesiegel.
“Es un orgullo para nosotros celebrar y dar a conocer esta importante noticia a los alumnos, ex alumnos, profesores, apoderados, directorio  y a la  comunidad en general, ya que esta evaluación externa de alta exigencia, sitúa al colegio en primera división. El imparcial procedimiento efectuado permitió además reconocer fortalezas, descubrir aspectos en que se debe poner énfasis y nos permitió obtener la información necesaria para gestionar el futuro desarrollo de la calidad educativa”, señala Werner Hohf, Gerente del Colegio Alemán.
Esta inspección es el producto de una inquietud del Directorio de la corporación hace unos 10 años sobre cómo asegurar la calidad e identidad del colegio como un colegio de excelencia de acuerdo con estándares internacionales y certificar que la calidad de la enseñanza que se imparte a los alumnos, los logros de aprendizaje de los mismos, la infraestructura y la eficiente gestión y uso de los recursos son de excelencia. Así, la institución se dispuso a enfrentar un proceso de reforma y reestructuración total orientado a ser un colegio de excelencia en todos los ámbitos. Esto se aborda con el desarrollo de un pretencioso proyecto educativo en base a qué son capaces los alumnos después de egresar del colegio, dando paso firme a una formación integral y multicultural bajo los pilares básicos de Ser Feliz, Ser Capaz, Ser Sano, Ser Creativo y Ser Responsable.
“Fue este proyecto de calidad, una de las razones por las que el colegio decide salir del centro de la ciudad y construir un nuevo campus que permitiera una visión moderna de educación, con espacios e infraestructura acorde con el desafío e incorporara nuevos conceptos como la transparencia”, dice Werner Hohf. Paralelamente se estableció que los profesores y los programas impartidos debían ser de máxima calidad, incorporándose el Bachillerato Internacional trilingüe y estableciéndose ampliar la cantidad de horas de alemán impartidas, explica.

Aporte europeo

Alemania, por su parte, que contribuye económicamente y con capital humano al colegio, también estaba en la línea de verificar que los recursos que invertían en los colegios fuera de sus fronteras, estuviesen siendo bien utilizados. Diseñaron así un instrumento transversal que mide múltiples aspectos de procesos y gestión general del colegio bajo un riguroso proceso de inspección, denominado Bund-Länder-Inspektion ó BLI, que contempló recopilación de documentos, reuniones y la visita de tres inspectores, debidamente certificados por la República Federal Alemana, quienes durante cinco días revisaron a fondo documentos y procesos escolares, presenciando clases, realizando entrevistas a la directora, alumnos, apoderados, coordinadores de ciclo, profesores, personal no docente, gerencia y directorio,  lo que permitió cruzar visiones  bajo un detallado programa establecido con la más alta objetividad y transparencia, precisa el gerente del establecimiento.
Una vez concluido este proceso, se retroalimentó oralmente de los resultados obtenidos a toda la comunidad educacional, luego se envió un informe que constató las fortalezas y áreas por desarrollar a fin de que el colegio ajustara su plan estratégico educativo. “Aprobar esta inspección es todo un desafío, pero vale la pena ya que nos pone una vez más como un colegio de primer nivel”, explica su Directora Dorothea Schachtsiek, quien junto con los coordinadores de ciclos  básico y medio,  Claudia Carrasco y Marco Barrales, y el Gerente del colegio Werner Hohf, resultaren muy bien calificados por los Inspectores alemanes.
Fue en 2004 cuando el directorio decidió embarcarse en este arduo proyecto con Alemania, por tratarse de un proceso transversal que se aplicaría sí o sí. Se establecen los grandes aspectos a medir y se fijó la inspección, revisión y posible acreditación del colegio para el 2010. Por razones de fuerza mayor, como fue el terremoto, la evaluación se aplazó para este año, llevándose a cabo la última semana de octubre. El proceso concluyó exitosamente y finalmente se aprobó la certificación Gütesiegel, por lo que la República Federal de Alemania, otorga el sello de calidad firmado por el Presidente de esa república en persona, que representa la excelencia, indica el Alfred Westermeier, Presidente del Directorio de la Corporación sostenedora del colegio.
Dado que la acreditación obtenida es válida por  5 años, concluido ese periodo el grupo inspector volverá a evaluar quizá variando algunos aspectos “por lo que nos obliga a ir mejorando y estar acorde con sus exigencias”, agrega.
“En el contexto global se muestra que nuestra institución está en primera línea, queremos formar niños felices, pero con un alto nivel de exigencia, a fin de entregarles las herramientas necesarias para enfrentar exitosamente su vida futura. Tenemos 700 familias y más de 1.050 alumnos que depositan su confianza en nosotros, esto muestra que lo estamos haciendo bien y que seguiremos apuntando a ser los mejores, entregamos una calidad educacional de excelencia y formación integral trilingüe y bicultural a nuestros alumnos”, destaca la Directora Schachtsiek.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES