Columna de Apolinaria García: El misterioso Helicobacter pylori

Dra. Apolinaria García Cancino, Investigadora y jefa del Laboratorio de Patogenicidad Bacteriana. Profesora Titular Facultad de Ciencias Biológicas UdeC.

Cuando comencé a investigar este microorganismo, no imaginé que 26 años después seguiría indagando sobre esta bacteria y, sin duda, pienso que pueden pasar 10 años más, y nos va a seguir ofreciendo interrogantes. Aquello como científica me motiva y me estimula cada día a seguir esta línea de trabajo.

Helicobacter pylori es una bacteria que se describió por primera vez en 1982, y que se relaciona con diferentes enfermedades gástricas, como la úlcera duodenal, y además se considera el principal factor para el desarrollo del cáncer gástrico. En Chile, este tipo de cáncer es uno de los más prevalentes.

En general, aproximadamente el 70 % de la población chilena está infectada con esta bacteria, y cabe destacar que tempranamente se infecta con ella, lo que podría no causar ningún problema durante toda la vida (infección asintomática), pero hay un porcentaje de personas en quienes sí puede manifestarse como diversas enfermedades.

De ahí la importancia de tratar a las personas infectadas y de esta manera impedir que progrese hacia una determinada enfermedad.

Yo empecé a trabajar en Helicobacter pylori en 1995, haciendo una vigilancia epidemiológica de la resistencia y virulencia de esta bacteria en la región del Biobío, y con el tiempo me fui dando cuenta cómo iba aumentando su resistencia antibiótica. Especialmente preocupante era su resistencia al antibiótico claritromicina.

Eso me motivó, el año 2005, a empezar a investigar si los probióticos podían tener actividad sobre este patógeno, ya que conocemos que los antibióticos pueden inhibir o matar bacterias, pero también sabemos que todo ser vivo se resiste a ser muerto, y que hoy la resistencia antibiótica es un problema sumamente importante, como lo ha señalado la Organización Mundial de la Salud.

Entonces, pensé ¿por qué en vez de tratar la infección intentamos prevenirla con un probiótico? Felizmente hemos desarrollado un probiótico con una potente actividad anti-Helicobacter pylori e inmunobiótica.

Con el tiempo, y pese a lo mucho que se ha investigado y se sigue investigando a este microorganismo en el mundo, no se conoce exactamente cómo llega al ser humano. Si bien se sabe que puede hacerlo mediante alimentos y agua contaminada, en los últimos años ha surgido otra posibilidad, y es que llegue vía levaduras como Candida.

De esto se conoce muy poco, y el laboratorio que dirijo, Patogenicidad Bacteriana de la UdeC, lo está estudiando desde 2015, siendo uno de los pocos que lo hace a nivel mundial. Por último, cabe señalar que esta investigación ha significado para nuestro laboratorio ser un referente nacional en el diagnóstico microbiológico de Helicobacter pylori a nivel nacional y latinoamericano.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial de Revista NOS.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES