Coro Universidad de Concepción: La historia de un patrimonio cultural

Tras casi 65 años de trayectoria, la agrupación universitaria se ha transformado en un valioso patrimonio para la casa de estudios y para la ciudad de Concepción, pues su historia y su talento enorgullecen a los penquistas.

“Los amigos ya lo saben: cuando uno de ellos canta en un coro, no se puede contar con él para participar de alguna actividad, pues dará siempre la misma respuesta a cualquier invitación, por tentadora que sea: No puedo, tengo ensayo”. Esas son más o menos las palabras con que Carlos Traverso, Director del Coro de la Universidad de Concepción, describe en su artículo Droga Musical, publicado en la revista del Sinfónico 6, la realidad que de seguro comparten los 80 miembros de la agrupación vocal universitaria.
Y es que estar dedicado a la música parece ser un trabajo de tiempo completo. Sobre todo si se forma parte de un coro próximo a cumplir 65 años de historia, y que se ha transformado en un verdadero patrimonio cultural para la Universidad de Concepción y la ciudad.
“A lo largo de su extensa trayectoria, el Coro ha estado siempre compuesto por hombres y mujeres, ligados o no a la Universidad, que se han dedicado al canto de forma espontánea… un grupo humano diverso, que representa y repercute en la Región”, detalla Traverso.
Si bien fue en 2012 que el coro pasó a ser parte de la Corporación Cultural de la Universidad de Concepción (Corcudec), su historia se remonta a 1954, cuando nació al alero de la carrera de Pedagogía en Inglés, para luego representar a toda la Facultad.
Con la creciente incorporación de alumnos de toda la casa de estudios, y bajo la dirección de Heles Contreras, la agrupación pasó en 1955 a convertirse en el Coro Universitario y, solo unos años después, a interpretar las más importantes obras del repertorio sinfónico-coral universal: las misas de Requiem de Mozart, Verdi y Fauré; el Carmina Burana, de Carl Orff; la IX Sinfonía de Beethoven; los Stabat Mater de Rossini, Dvorak y Szymanowski, y las Danzas Polovtsianas, de Borodin, entre otros. Asimismo, ha participado en diversos montajes operísticos, como La Traviata y Rigoletto, de Verdi, o Lucia di Lammermoor, de Donizetti.
Durante más de medio siglo de vida musical, el Coro UdeC se ha presentado en importantes escenarios en las regiones del Biobío y Ñuble, además de ciudades como Santiago, Viña del Mar y Frutillar, proyectándose como un coro amateur de renombre nacional. De igual modo, ha sido dirigido y preparado por grandes maestros, como Heles Contreras, Wilfred Junge, Hermann Kock, Eduardo Gajardo, Mario Cánovas y Mateo Palma, entre otros, además de Carlos Traverso, quien lo lidera desde 2008.
Asimismo, junto a la Sinfónica UdeC, el Coro se ha presentado bajo la batuta de destacados directores chilenos y extranjeros. Fernando Rosas, Francisco Rettig, Rodolfo Fischer, Donato Cabrera, Julian Kuerti, Doron Solomon y Luis Gorelik, entre otros, además de su actual Director Titular, Mika Eichenholz, son algunos de ellos.

Difundir la cultura

Para Carlos Traverso, por tratarse de elencos muy populares en la zona, el Coro y la Orquesta cumplen roles de difusión. “De hecho, se les considera instituciones de la ciudad más que de la universidad misma”, dice, agregando que el alto nivel de la agrupación coral que lidera la ubica “entre las mejores del país, y en un gran orgullo para la ciudad”.
Parte de esa impronta se debe a los conocimientos y vasta experiencia que, a lo largo de estos años Traverso le ha traspasado. “Cuando llegué, el Coro ya tenía una trayectoria y yo fui el heredero de ella. Me encontré con un buen nivel vocal, el que he tratado de potenciar; de hecho, creo que mi mayor aporte ha sido fortalecer su técnica vocal”, enfatiza.
Así, con clases personalizadas y entrenamientos, transformó a la agrupación desde un buen coro universitario a un excelente coro sinfónico, capaz de enfrentar todo tipo de repertorios y de desarrollar un nivel de aprendizaje más eficaz.
Traverso comenta que entre sus próximos desafíos está el lograr que el Coro alcance el nivel más alto en Chile, y que eso sea la base para desarrollar la actividad coral en Concepción, “ya que en la ciudad hay muy buenos cantantes”, dice. También reconoce que le gustaría que, en un futuro cercano, también el Coro fuera parte del proceso de internacionalización que está viviendo la Orquesta, pues “tiene las condiciones artísticas para presentarse en cualquier escenario”.

Carlos Traverso, Verónica Torres, Ricardo Ortiz y Pedro Rifo.

Por su parte, el Gerente de la Corcudec, Mario Cabrera, agrega que el trabajo de preparación de un coro de este nivel y que en este caso considera a 80 cantantes, y lograr que suenen como una sola voz, realmente es una gran tarea. “Se debe entender la complejidad que significa conseguir que el Coro se escuche ‘a pesar’ del sonido de la Orquesta y de toda la puesta en escena, pues no hay que olvidar que, además, los cantantes están a gran distancia del Director, la Orquesta y el público. Un buen ejemplo de esto es la ópera Madama Butterfly, que presentamos recientemente, en que se logró a cabalidad que muchísimas personas actuaran como una sola. El trabajo que realiza nuestro Coro, junto a su director y a la pianista preparadora, Verónica Torres, es increíble”.
Añade que constituir un “buen coro” va muy de la mano con el esfuerzo de sus integrantes, y su pasión por el canto, “condiciones que vemos a diario en los miembros del Coro UdeC, que demuestran su compromiso en cada una de las exigentes temporadas que desarrollamos”.
Adelanta que, buscando formar un semillero de grandes artistas, y aprovechando el talento del Coro UdeC, sueñan con crear una academia que permita formar la voz de los niños desde pequeños.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES