CRITERIOS ANTICIPATORIOS: RELACIONES INTERNACIONALES Y DERECHO INTERNACIONAL

Los proyectos vitales de unos y otros, como los sueños y esperanzas más temprano que tarde se encuentran. Cuando finalizaba estudios de educación media -humanidades en aquel entonces- el distinguido jurista francés, Michel Virally, publicaba en París alrededor de una docena de páginas geniales “Hacia un Derecho Internacional en Desarrollo”, Anuario Francés de Derecho Internacional.
Quince años largos después de aquella trascendental publicación conocería su obra y círculo académico más cercano, mientras realizaba mi etapa de formación postgraduada en Europa, particularmente desde la Escuela Diplomática Española y Universidad Complutense de Madrid. El notable jurista galo, eximio profesor de Estrasburgo y de la Facultad de Derecho de la Universidad de Ginebra e Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales, hace rato era autoridad mundial en la materia.
Regresé a Chile en 1983, año en que Virally impartía un curso inolvidable en la Academia de Derecho Internacional de La Haya. A partir de aquel año, primero junto a los brillantes profesores chilenos, y diplomáticos en su caso, Jaime Navarrete de la Universidad de Chile y embajadores Pedro Daza y Santiago Benadava, transitamos las nuevas áreas del Derecho Internacional (Público y Privado) de cara a sus nuevas temáticas propias y del entorno: Derecho Internacional Económico, Derecho Internacional del Desarrollo, Historia de las Relaciones Internacionales, Sociología de las Relaciones Internacionales.
Así, Navarrete, Daza y Benadava se transformaron desde sus particulares trincheras en criterios anticipatorios del nuevo orden internacional en sus aspectos políticos, económicos, jurídicos y de las relaciones internacionales. Luces de esperanzas en un fracasado siglo XX incapaz de haber detenido, “no una sino dos guerras mundiales y miles de conflictos bélicos localizados”.
Virally como los destacados profesores chilenos aludidos, siempre instó a los estudiosos a detenerse en la problemática vinculación entre los hechos internacionales y el derecho público y privado. Alentó a pensar y repensar el grosero desajuste entre las normas o directivas jurídicas y la realidad. Llamado que el creciente positivismo o “derecho norma – derecho procedimiento” que nos ahoga todavía no atiende en plenitud, salvo islotes u oasis de racionalidad. Todos ellos criticaron las continuas partidas falsas del derecho contemporáneo.
En palabras de Virally, respecto del alejado fundamento del realismo jurídico y sociológico internacional: todos los Estados son idénticos dibujando una aparente igualdad que, en términos criollos, “llegado el momento de los quiubos” jamás es así, cobrando especial relevancia la estatura y peso del Estado en cuestión, en medio de lo que se trate.
Hoy la paz mundial, regional y local sigue meciéndose al compás inhumano de la inequidad global, de la cual los chilenos somos top ten, sino medalleros olímpicos. Inequidad, potenciadora de la teoría del conflicto en las relaciones internacionales -bien lo sabe Chávez en América Latina- que va haciendo cada vez más una quimera de la palabra humanidad. Vamos, aún es tiempo de escuchar la lógica de lo razonable de estos criterios anticipatorios.
Prof. Dr. Marcelo L. Contreras Hauser. | Abogado, Master y Dr. en Derecho. D. y G. en Criminología y Seguridad Ciudadana.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES