Cuida tu piel ante el uso prolongado de elementos de seguridad

Mascarillas, guantes y el lavado frecuente de manos son hoy parte de nuestra rutina diaria. Protegen del contagio por coronavirus, aunque si no se tienen ciertos cuidados, podrían dañar la piel. Pero hay buenas noticias: podemos evitarlo. La Dra. Gilda Marzullo, especialista en Medicina Estética, nos cuenta cómo.

Durante esta pandemia se ha vuelto fundamental cumplir estrictamente las normas de higiene. Sin embargo, el lavado constante de manos con agua y jabón, y el uso frecuente de alcohol gel han provocado que nuestras manos se sientan secas y rasposas.

Algo similar ocurre con nuestro rostro, expuesto varias veces al día o por muchas horas al uso de mascarillas, que le impiden “respirar” o transpirar libremente.

A estas agresiones dérmicas inevitables, que derivan en irritaciones, eritemas y dermatitis, se suma la habitual deshidratación que sufre nuestra piel en invierno. Así lo señala la especialista en Medicina Estética, la Dra. Gilda Marzullo, quien afirma que hoy, debido a las bajas temperaturas y al uso de calefacción, y a la necesaria utilización de elementos de protección personal (EPP), la piel está sometida a un gran estrés.

En todo caso, enfatiza, se trata de un mal menor porque en este minuto lo fundamental es evitar la propagación del virus y salvar vidas. “Sin embargo, muchos de los efectos indeseados del uso de EPP se pueden solucionar”, aclara.

Manos hidratadas y sanas

Dra. Gilda Marzullo, especialista en Medicina Estética.

“El coronavirus tiene una capa lipídica que lo cubre como una corona (de ahí su nombre), una cobertura grasa que puede destruir el más simple jabón de tocador. Es por eso que se recomienda el lavado repetido de manos por un tiempo mínimo de 25 o 30 segundos”, explica.

Sin embargo, este lavado constante puede provocar dermatitis y resecamiento de la piel al alterar su manto lipídico, que recubre la parte exterior de la dermis. El mismo efecto tiene el uso de alcohol gel. “Lo mejor para contrarrestar esto es la aplicación de alguna crema de manos después de cada lavado”.

Otro producto cuyo uso podría dañar nuestra piel son los guantes. Si bien se trata de un must solo para el personal de salud, hay muchas personas que optan por utilizarlos.

La Dra. Marzullo explica que existen varios tipos, con distintas características: “Los guantes de látex son fabricados de caucho natural, aportan alto grado de movilidad, elasticidad, resistencia y comodidad. Sin embargo, se le adicionan proteínas y sustancias químicas, y muchas veces, polvo de almidón o talco, que pueden provocar reacciones alérgicas”, detalla.

Los de nitrilo y vinilo, en tanto, se elaboran a partir de goma sintética. Son elásticos y cómodos, y ninguno generaría alergias.

“Sea cual sea el que elija, al llegar a su casa debe quitárselos de manera adecuada y eliminarlos de inmediato, para posteriormente lavarse bien las manos y aplicar una crema humectante”.

Rostro hidratado y sin irritaciones

Hoy en Chile el uso de mascarillas es obligatorio al salir a la calle, y los especialistas sugieren escoger modelos cómodos, respirables, y que se adapten para cubrir por completo nariz y boca. “Deben usarse ajustadas, pero no apretadas, para no dañar la piel”, recomienda la Dra. Marzullo.

Añade que las personas con piel sensible, hiperreactiva o que padecen rosácea son quienes más complicaciones tienen con el uso de la mascarilla, y que sus patologías se pueden acentuar por la ansiedad y el estrés, además de la humedad y poca respirabilidad de la zona que queda cubierta.

“Es recomendable que la mascarilla sea de material suave, no irritante y lisa al contacto. Ojalá de algodón, al menos en su interior”. Agrega que antes de ponerse la mascarilla, es ideal aplicar crema, al menos en la zona donde su ubicarán sus bordes, que suelen ser más rígidos y rasposos.

“Al quitarla, es importante lavarse la cara con agua y jabón, o usar un limpiador suave, acorde a su tipo de piel: uno para piel grasa, si tiene acné, o una espuma limpiadora, o loción suave, si tiene piel sensible”.

Luego de la limpieza, aconseja aplicar una crema hidratante con vitaminas y ácido hialurónico. Si la piel es muy sensible, de día puede también usar una crema protectora que repare la barrera cutánea, y en la noche, una crema nutritiva. “En este tiempo, es ideal no usar maquillaje para no contribuir a la resequedad de la piel, aunque sí protector solar”.

La Dra. Marzullo puntualiza que en caso de problemas más graves de la piel, o que se mantengan en el tiempo, es imprescindible consultar con un especialista.

 

 

 

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES