Desafíos de la Educación Regional

col-rector-ust
Roger Sepúlveda Carrasco Rector Universidad Santo Tomás Concepción.

Biobío ha dado varios ejemplos sobre cómo se deben abordar los desafíos para otras regiones. Así sucedió en 1919, cuando por iniciativa de un grupo de vecinos se fundó la Universidad de Concepción, tercera casa de estudios en Chile, y la primera creada fuera de Santiago.

Hoy la realidad del país es otra. La cobertura de la educación terciaria ha alcanzado niveles de naciones desarrolladas, se le exige más investigación y más transferencia de conocimientos hacia la sociedad y, en el ámbito regional, tenemos más de 30 instituciones de educación superior, de las cuales una docena, al menos, son universidades.

Pero lamentablemente entre ellas no existe una simbiosis que impacte y permita superar falencias estructurales, como la creación de nuevos sectores industriales que reemplacen a los que caen en obsolescencia o mejorar la capacidad de retención de los profesionales formados en las aulas locales.

Uno de los sueños que me resisto a abandonar es el hecho de que la Región se transforme en un real polo universitario, algo que parece simple, pues contamos con los insumos, pero que para concretarlo requiere algo más que la sola existencia de muchas universidades o institutos, o que se desarrollen millonarias campañas publicitarias sobre las virtudes de las casas de estudio locales. Incluso el hecho de que trabajen en red no es “per se” una garantía de que avancemos de verdad hacia a un clúster de educación superior.

Para concretarlo hace falta la comunión de diversas voluntades que, a simple vista, tienen poco o nada de relación con las instituciones de educación superior. Por ejemplo, para hablar de clúster universitario debemos contar con el apoyo de las autoridades municipales a nivel metropolitano y definir, en los planos reguladores comunales, espacios adecuados para la instalación de esta infraestructura con servicios anexos; de las autoridades y empresarios del transporte, para que los recorridos se ajusten a las necesidades de los usuarios; del sector hotelero e inmobiliario, para reconocer en ellos clientes potenciales y sus requerimientos; del comercio, que provea servicios apropiados como buenas librerías, cibercafés y espacios de coworking y, finalmente, la seguridad, un elemento fundamental dejando una importante tarea a Carabineros y a los equipos de seguridad ciudadana.

Una buena medida para abordar este último desafío sería que las instituciones educativas retomemos la iniciativa del Programa de Mejoramiento Competitivo que creó el clúster Educando e Innovando, que buscaba transformar a Biobío en la capital de la ciencia y tecnología en Latinoamérica, un desafío a la altura del asumido por esos penquistas que en 1919 dieron vida a la primera universidad de regiones.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES