Diputado Iván Norambuena Farías: Ni píldoras ni matrimonios gays tienen su voto

El recién asumido presidente regional de la UDI se declara un defensor de la vida y en esta entrevista fustiga a quienes intentan descolgarse de la Ley por la no discriminación para conseguir la legalidad de uniones entre personas del mismo sexo. Es fiel a la palabra de Dios, dice. Y con la misma fuerza reclama también por el estilo empresarial de Arauco hacia sus trabajadores del bosque, a quienes “les regula el estómago con los sueldos: No puede ser que en nuestro país, donde debe existir libertad y competencia total, en esa empresa todo esté normado”. En la búsqueda y formación de nuevos rostros en la línea histórica de la UDI centrará su accionar partidista, pero sin quitarle el ojo a su distrito de Lota y Arauco, donde podría incoarse un segundo Aysén y donde ya, en 2007, en un conflicto potente, murió el trabajador forestal Rodrigo Cisternas.

En Arauco le queda harto por hacer a este diputado de apariencia joven y rasgos de niño bueno, con mala nota sí según la evaluación ciudadana del Índice Paz Ciudadana –Adimark GFK 2011 que le atribuye – a él y a los parlamentarios de la zona- apenas un 3,1. No obstante, le preocupa más la suerte del trabajador del bosque y la porfía de una empresa que no hace nada por “caerle bien a la población” o, en términos de marketing hoy, valorar a sus stakeholders y poner en práctica el real concepto de Responsabilidad Social Empresarial. Aún así, no visualiza en esa provincia un segundo Aysén y defiende a ultranza la vida y la institución del matrimonio como buen católico que es; se declara dolido con el desaire de La Moneda al ex ministro de Energía, Rodrigo Álvarez, su amigo, y no dudaría en empuñar la mano si le hicieran perder la paciencia. “Es de sangre caliente”, dice.
Lo vimos en acción en el hemiciclo de la Cámara de Diputados cuando asestó un derechazo al hoy senador Alejandro Navarro Brain que terminó en el suelo y le valió una petición singular: “¡Papi, enséñame a pelear a combos…”, como le dijo José Tomás, el menor de sus hijos, hoy de 12 años, cuando regresó a su casa “un poco achunchado” por el episodio y el reto de su mujer, Viviana Yung.
Fue en el primero de sus tres periodos legislativos, entre los años 2000 y 2006. En el curso de una sesión, se paró para ir a separar a su compañero de bancada Darío Molina que se había trenzado a golpes con el socialista Fidel Espinoza cuando escuchó la bravuconada de Navarro. Se dio vuelta y ¡paf! : “¡Gracias Norambuena por favor concedido!” leería luego en el diario local.
Hoy, Iván Norambuena Farías (UDI, 53, casado, cinco hijos varones) ingeniero en administración y alcalde de Curanilahue y de Penco durante el gobierno militar es el flamante presidente regional de la UDI electo por votación y no por aclamación, como mandaba la tradición. Su tarea y la del equipo que lo secunda será formar jóvenes con la camiseta por el servicio público y la actividad política, tal como fue su experiencia en la ex Secretaría de la Juventud, en la década de los 80. De ese semillero comparte escaños en Valparaíso con Sergio Bobadilla, Jorge Ulloa, Joel Rosales y Víctor Pérez Varela. Y cuenta que en la bancada UDI de 36 legisladores, el grupo de la Región del Biobío se distingue, justamente, por su relación de amistad y trabajo de más de 30 años.
Por sanidad mental, dice, no integra redes sociales. En las mismas que, cual letrero “Se busca”, lo condenan por su posición en contra de la Píldora del Día Después y pronto, suponemos, por lo que será su voto en contra de la Ley por la no discriminación. O el proyecto de Ley Zamudio como se conoce ahora la indicación legal que se retoma tras siete años en el Congreso, y a la que el ejecutivo le ha puesto suma urgencia tras el revuelo y muerte, a manos de un supuesto grupo de neonazis, de Daniel Zamudio. “Lo doy firmado: el día en que se apruebe el matrimonio entre homosexuales, al día siguiente van a estar gritando para que se legalice la adopción de hijos. Y después de eso, ya podríamos sacar las conclusiones de lo que podría pasar en nuestra sociedad”.
El Ranking anual de la Homofobia y Transfobia 2011, del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), lo ubica en el quinto lugar junto a otros parlamentarios, entre ellos al recién derrotado Enrique van Rysselberghe. Su lista postulaba también suceder a Jorge Ulloa Aguillón en la UDI regional tras cuatro años en el cargo, pero Norambuena se impuso por una diferencia de diez votos sobre su contendor y su hermana, la ex intendenta JVR, de quien nunca le gustó su estilo de gobernar.
-Ella quiere ser candidata a senadora y espera que, como presidente de la UDI regional, usted “incorpore las distintas sensibilidades para fortalecer el partido” que es el de ambos. ¿Qué dice?
Las opiniones de los militantes se tienen que respetar. De ella o de otros. Mientras tengamos que defender principios y valores, esta directiva va a estar al lado de esas personas.
– Y a propósito de principios y valores ¿cómo orientará su voto en esta indicación legal que ahora se conoce como Ley Zamudio por el ataque homofóbico en contra de Daniel Zamudio?
Yo me adhiero a ese hecho repudiable. Sin embargo no porque existan leyes vamos a cambiar la actitud de ciertos grupos. Yo creo que va más de la mano de cómo podemos educar a nuestra población para que pueda moderar frente a actitudes como las que hemos visto. Es un proceso que se tiene que llevar adelante desde la educación pública. Tengo mis aprehensiones de que una Ley de no discriminación solucione estos problemas. Del texto que pasó por la Cámara de Diputados en su oportunidad hay modificaciones considerables; hay que estudiar y ver qué se puede resolver.
-¿La UDI teme que al final el Congreso termine aprobando el matrimonio homosexual?
Más que la UDI, hablo de manera personal: soy contrario a un matrimonio entre personas del mismo sexo. Y digo más. Dios nos creó hombre y mujer y quienes somos cristianos y tenemos algo de conocimiento de la palabra de Dios, los creó para que se unan en matrimonio; en ninguna parte dice que se podrían unir hombres con hombres y mujeres con mujeres. Como cristiano, voy a hacerle caso a la palabra de Dios en cualquier decisión futura.
Reconozco sí que hay inclinaciones sexuales de las personas, pero cuando se usan casos específicos como argumento para respaldar una posición, a mí no me parece. Por ejemplo, el que una pareja haya estado viviendo junta por muchos años y si muere uno, el otro se quede sin ningún respaldo. Hoy día están todos los instrumentos legales para que si existe una relación de verdad y preocupación por el prójimo, se usen para heredar o traspasar los bienes. Hay que hacer la diferencia, preocuparse de aquéllos que tienen esa condición para que hagan su vida lo más normal posible, pero que no trastoque ciertos valores que nosotros vamos a defender siempre. La mayoría de la bancada UDI está en contra del matrimonio homosexual, aunque algunos opinan que hay que darles ciertas facilidades desde el punto de vista legal, patrimonial.
-¿Y si Piñera les pide reconsiderar su posición…?
No lo va a pedir; ha sido claro en señalar que está en contra del matrimonio homosexual y en contra del aborto. En el fondo es un defensor de la vida también.
-Pero se le ve haciendo guiños después de lo que le pasó a Zamudio
Espero que si tenemos que votar, no sea nada que atente contra principios y valores; es lo que hemos sostenido y vamos a sostener toda nuestra vida.
-Usted ya ha sido fustigado en las redes sociales por firmar un recurso contra la píldora del día después y otros anticonceptivos ¿En qué se funda su férrea oposición para que no haya una distribución gratuita en el sistema público de este medicamento?
No hay ninguna explicación científica, válida, que indique que no es abortiva. Yo sigo el predicamento de la Iglesia Católica: en la duda, abstente. Es tan simple como eso; si tengo la duda de que la PDD puede ocasionar la muerte, no lo voy a aprobar; yo respeto las opiniones, pero me quedo con la de la Iglesia Católica y de los pastores de la Iglesia Evangélica.
– ¿Es muy católico?, ¿pechoño más bien?
Mi madre nos encaminó y se preocupó de darnos una formación católica. Me siento contento por eso, me ha permitido tener una capacidad de análisis frente a las dificultades que uno tiene que tomar en lo que se desempeña.
¿Y en ese sentido cómo lo afectó el caso Karadima?
Mucho; es un sacerdote. La Iglesia ha hecho un mea culpa y tomó una posición; también lo estableció el Papa y la Conferencia Episcopal a través de monseñor Alejandro Goic respecto de que conocido un caso, inmediatamente se ordenará la investigación, no habrá ocultamiento. Hay algunos que han equivocado el camino, pero hay muchos también que están haciendo una gran labor por nuestra sociedad. No podemos generalizar y condenar.
-¿Diría que empezando por monseñor Santos que tanto luchó en el gobierno militar para que se respetaran los DD.HH?
Él cumplió una labor convencido de que estaba haciéndolo bien por la sociedad. Es distinto que uno compartiera o no la forma en cómo lo hizo; pero si tenía un convencimiento personal y como pastor de la Iglesia de que debía actuar de esa manera, a mí me parece muy legítimo y respetable.
Aysén y ahora ¿Arauco?
Como una lumbrera y respetado por todos los sectores políticos califica Norambuena al ex ministro de Energía, Rodrigo Álvarez, renunciado a su cargo tras el acuerdo alcanzado en La Moneda entre otros ministros y dirigentes sociales de Aysén tras un mes de un violento conflicto. De él, agrega que lo conoció cuando llegó al Congreso; tiene una gran capacidad y preparación al punto que en Chile bien pocos podrían equipararse con él, y que fue un gran aporte al gabinete de Piñera.
-¿En qué falló para una salida tan poco elegante como la que tuvo?
Probablemente, profesionales y ministros de este nivel -que están convencidos de lo que es mejor para el país por las funciones que están realizando- se encuentran con estas trabas: en un momento les es imposible abrir la puerta; pero se da vuelta y la abren a otros; por eso estuvo en su derecho a tomar la decisión que tomó.
-Pero dolido también, imagino…
Todos estamos dolidos. A nadie le gusta que lo utilicen, a nadie y en cualquier función que se desempeñen. Y sobre todo si ha sido partícipe en la solución que se estaba llevando. Yo vi un poquito de protección de algunos ministros por situaciones especiales que se produjeron en Aysén y que desembocó en esto. No nos quedemos con la tribuna de ministros que dio a conocer la noticia (Larroulet, Chadwick, Lavín). Me iría un poquito más atrás y analizaría la situación de otros ministros que estaban involucrados por situaciones de Aysén, y a quienes esto sirvió para desviar la atención. El gobierno se pierde un gran profesional. Ese es el punto.
-Algunos ministros iban a quedar muy mal evaluados si este señor conseguía algún acuerdo y zanjaba el conflicto. ¿Qué más pasó ahí?
El gobierno tenía un problema político grande y quienes tenían que tomar decisiones políticas en las negociaciones lo hicieron mal.
-¿Hinzpeter…?
Quienes tienen la decisión política en nuestro país lo hicieron mal a mi modo de ver; yo he recabado la información de parlamentarios de la zona, porque de este tema se viene hablando desde hace mucho tiempo y he seguido la forma en que se dio. Uno va aprendiendo, y si ocurre en nuestra zona, habrá distintas maneras de enfrentarlo.
En Aysén hubo mal manejo político; no se hizo caso a los anuncios de gente que estaba en la zona y la mejor demostración de eso, de lo equivocados que estaban, es que en estas movilizaciones había gente de todos los sectores políticos: UDI, RN, Concertación, PC. Por eso duró tanto y el error grave fue no hacer caso. El Gobierno no lo supo enfrentar oportunamente. Es muy político, y el equipo nuestro tuvo dificultades.
El subsidio para leña puede ser un accidente; el Gobierno no tuvo conciencia de que la gente en Aysén tiene problemas, se sienten aislados y discriminados. No basta con que las grandes empresas estén produciendo y tengamos ingresos para el país espectaculares si eso no llega a la gente que vive ahí.
Es lo mismo que he sostenido desde hace tiempo -y me he ganado algunos enemigos- porque no me calza que Arauco, un monstruo de empresa, tenga muy buenos números en sus balances y que la gente tenga tan malas remuneraciones y condiciones de trabajo discutible. Son situaciones similares, ya vivimos un conflicto en 2007 donde murió un trabajador (Rodrigo Cisternas). Estoy consciente que después de ese conflicto se ha mejorado, pero queda mucho por hacer.

“Con los sueldos, les regulan el estómago”

Y el parlamentario por el Distrito 46, de Lota y Arauco, prosigue: “No puede ser que en nuestro país, donde debe existir libertad y competencia total, en esa empresa esté todo regulado. Si usted quiere ser contratista, le regulan las tarifas. No puede ser porque después el contratista regula el estómago a sus trabajadores por medio de los sueldos. Eso lo voy a criticar hasta que cambie. Estoy conversando con mis autoridades para que busquemos los mecanismos necesarios y -por la vía del diálogo y planteamientos de los distintos sectores- podamos mejorar. Tenemos situaciones muy delicadas en nuestra provincia en ese aspecto”.
-¿Cuál fue el balance de la ministra Evelyn Matthei en su visita a Curanilahue en 2011?
Se fue sorprendida; vino un día de lluvia y dirigentes sindicales la acompañaron a una faena forestal en Curanilahue donde ni siquiera había un campamento, los trabajadores estaban almorzando adentro del furgón que los traslada con toda la ropa mojada, después de almorzar tenían que volver a las faenas. No había ninguna posibilidad de que la gente tuviera una alternativa de comedor y donde secar sus ropas.
Eso sirvió mucho; tengo la impresión que las exigencias son mucho mayores ahora, pero por otro lado, los contratistas dicen: “Claro, a mí me exige la empresa mandante, pero no me paga”. En una faena de estada completa (alimentación y pernoctación) la empresa le fija al contratista $5 mil por trabajador; en ninguna parte va a poder darle alimentación y alojamiento completo a un trabajador por ese valor/día mientras la empresa dice: “si le gusta bien, y si no, la puerta es ancha, venga otro”.
-¿Y con los transportistas pasa lo mismo?
Lo mismo. Conozco de cerca a los dirigentes de la Federación de Transporte Forestal y empresarios transportistas que se han hecho contratistas bajo el alero de la empresa, han partido con un camión y con los años llegaron a tener 10 ó 15.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES