Domótica: Vivir en una casa inteligente.

Las nuevas tecnologías ofrecen cosas tan básicas como el riego automático del jardín hasta controlar la seguridad de la vivienda desde, literalmente, la palma de la mano.

Home-Automation-SystemActualmente, el comprador de una casa o departamento sabe que su futuro inmueble, o incluso el actual, si ya es dueño, debe incorporar elementos que quizás anteriormente no eran tan considerados, por ejemplo, la seguridad, con alarmas electrónicas o visualización de cámaras remotas, y lo mismo con la eficiencia energética, la calefacción, iluminación y la entretención. Son algunos de los casos donde la tecnología está haciendo todo más fácil, con artefactos multifuncionales, y casas inteligentes, nueva tendencia que se conoce como domótica.

La domótica abarca, en palabras simples, un conjunto de sistemas cuyo objetivo es automatizar una vivienda, aportando servicios de gestión energética, de seguridad, bienestar y comunicación, tal como lo indica la morfología de la palabra, compuesta por domus (casa en latín) y tica (automática o que funciona por sí sola, en griego).

Según explica Cristhian Beltrán, docente de la carrera de Técnico en Electricidad y Automatización Industrial de Duoc UC, sede Concepción, en una vivienda la domótica puede servir para automatizar el riego del jardín, logrando que los regadores se activen por indicadores de humedad o a cierta hora del día o, mejor aún, puede ser un sistema de riego inteligente, que analice el clima y las características de nuestro jardín, actuando de forma automática sin tener que reprogramarlo, y que riega sólo cuando se necesita, evitando así el gasto innecesario de agua.

Pero la domótica sirve para muchísimas otras cosas como, por ejemplo, programar que las luces de todas o algunas habitaciones se enciendan y apaguen sólo por la presencia o ausencia de una persona, permitiendo ahorro de energía eléctrica.

Y los ejemplos suman y siguen, pues las casas inteligentes posibilitan incluso que, por medio de las cerraduras biométricas, los moradores puedan acceder a su vivienda sin necesidad de llaves, y sólo utilicen la huella dactilar. También se puede conectar alarmas, abrir y cerrar los portones eléctricos o, cuando no estamos en casa, el simulador de presencia se encarga de encender y apagar las luces, y subir y bajar las persianas, tal y como haríamos si estuviéramos en nuestro hogar.

“Los avances en las comunicaciones y en las tecnologías de la información permiten mejorar nuestro hogar de forma exponencial. Hoy mejorar el confort en nuestra vivienda no es sólo cosa del mobiliario y la decoración, la domótica puede ayudarnos también a mejorar nuestra calidad de vida, ser más eficientes energéticamente y disponer de más tiempo para dedicar al entretenimiento”, afirma Beltrán.

En Chile, la domótica no es aplicada exclusivamente a viviendas particulares, sino también a hoteles, supermercados, hospitales y edificios, que cuentan con sistemas que adoptan decisiones autónomas según la información que proviene de los sensores instalados en distintos puntos de monitoreo de la estructura. En Concepción, prácticamente todos los nuevos proyectos inmobiliarios vienen con prestaciones inteligentes, aunque hay algunos que destacan por ser más vanguardistas. Sin embargo, desde las inmobiliarias que han ofrecido “departamentos inteligentes”, asumen que la respuesta ha sido lenta por parte del consumidor local.

Por su parte, el también docente de la carrera de Técnico en Electricidad y Automatización Industrial de Duoc UC, sede Concepción, Patricio González, dice que a mediano plazo esta tecnología será un requisito para las viviendas. “Por ejemplo, ya se puede cambiar el antiguo interruptor de la luz de una habitación por uno que tenga la facultad de poder programar e incluso controlar su encendido o apagado desde una central ubicada en la casa, en su teléfono o en un computador”, indica el experto. De hecho, los fabricantes y proveedores de estas tecnologías facilitan la instalación de sus productos adaptándolos a las medidas y requisitos de los antiguos artefactos, como enchufes, cajas eléctricas e interruptores. “Es más, estos dispositivos están empezando a incorporar incluso tecnología inalámbrica infrarroja o Bluetooth, para así eliminar el problema del cableado y mejorar la comunicación entre dispositivos de sensaje y control”, destaca González.

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES