El AUGE DE LAS MUJERES MADURAS

María Angélica Blanco Periodista y escritora.

Una buena noticia es que hoy las mujeres maduras la llevan. Al menos en países europeos y en Nueva York, donde pasean por Manhattan las féminas más icónicas del mundo, imponiendo tendencias sin que nadie piense en criticarlas. Como ejemplo están los casos de Helen Mirren o Meryl Streep, ambas mayores de sesenta, que fantásticamente lucen jeans rajados con largos blusones de gasa y zapatos de tacón, o una tradicional chaqueta  Chanel con pantalones ajustados y zapatillas.

Y eso ocurre porque los estereotipos han cambiado, y las mujeres maduras aprendieron a sentirse satisfechas con ellas mismas, a no regirse por convenciones sociales y a pararse frente a la vida sin que importe su fecha de nacimiento.

Afortunadamente, la anorexia pasó de moda. Tanto así que prestigiosas casas de alta costura ya no contratan modelos de extrema delgadez y prefieren incorporar mujeres de tallas pequeñas, pero de apariencia saludable.

Importantes revistas se han alineado para apoyar este cambio de paradigma.

En nuestro país, un conocido magazine orientado a la mujer fue el primero en abrir espacios de diversidad, organizando castings para mujeres de distintas edades, donde es posible ver imágenes sin photoshop de féminas de la tercera edad, luciendo espléndidas con sus cabellos blancos con audaces cortes.

La sicóloga Eugenia Weinstein escribió recientemente una columna sobre el tema.

A su juicio, las mujeres empoderadas y con mayor autoestima no se dejan influir por lo externo, porque la verdadera belleza se irradia desde el interior, lo que sucede cuando una persona está en paz consigo misma, valora el tiempo libre, el mundo de los afectos, se reúne con amistades y disfruta el momento presente. “Algunas de mis pacientes se deprimen después de jubilar. Mujeres muy inteligentes echan de menos el poder que les otorgaba ejercer su profesión. Pero haciendo terpia, se dan cuenta de que son dueñas de su tiempo para dedicarse a lo que las apasiona, descubren talentos que tenían ocultos, y comienzan una nueva vida, en la que es más importante ser que hacer”, comenta Weinstein.

Es cierto que la televisión chilena no integra a periodistas maduras como mujeres ancla  en sus noticieros. Nos acostumbraron a ver rostros bonitos y siluetas espigadas. Sin embargo, en los teatros y en el área dramática televisiva la cosa es distinta. Ahí brillan actrices talentosas que nos deleitan con sus sólidas actuaciones. ¿Acaso Gaby Hernández, Claudia di Girólamo, Gloria Münchmeyer, Loreto Valenzuela, Patricia Rivadeneira, Carolina Arregui o Delfina Guzmán no están en su mejor momento?

Claro que lo están, porque, definitivamente, las mujeres maduras la llevan.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES