El contacto con la naturaleza potencia el desarrollo del pensamiento en los niños

Sin título-1El desarrollo del pensamiento en los niños se potencia cuando se les ofrecen oportunidades de aprendizaje que favorecen la comprensión de su entorno. Y entre éstas, el contacto con la naturaleza aparece como una inagotable fuente de experiencias para aprender sobre todo a través de los sentidos. Así lo explica la Directora de Programas Educativos de Jardines Vitamina, María Luisa Orellana, quien sostiene que, por ejemplo, una simple conversación con los pequeños sobre los colores que existen en el paisaje aportará un aprendizaje más rico y duradero. “Podemos pedirles que nos digan cuántos verdes reconocen en el recorrido, en lugar de decirles que repitan una y otra vez el nombre del color que les mostramos en un objeto”. Lo mismo sucede con los sonidos, pues al reconocer el canto de los pájaros u otros característicos, como los que emiten los grillos, se favorece su escucha atenta y, al mismo tiempo, se les transmite lo que éstos aportan en cuanto a sensación de tranquilidad y paz. “A partir de esto, podemos desafiarlos a encontrar un nido de pájaros en los árboles, para observarlos y fotografiarlos”.

Algo similar ocurre con los olores, porque en el contacto con la naturaleza,  éstos emergen de manera natural, lo que da pie para invitar a los niños a recorrer el lugar buscando olores especiales de plantas aromáticas, como lavanda, menta o las que se encuentren en el lugar, y otros elementos, para luego reconocerlos en conjunto. “Ello les abre una serie de oportunidades de usar el sentido del olfato, para enriquecer sus percepciones y conocer”, sostiene María Luisa Orellana.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES