El empoderamiento de las solteras

columna-mablanco2
María Angélica Blanco Periodista y escritora.

Ya no es un estigma estar soltera a los cuarenta y, aún más, optar por dicho estado civil de por vida. En países desarrollados, donde las féminas que no se casan asumen roles preponderantes en la política y en los negocios, no existe sanción social contra la mujer que se quedó “para vestir santos”, como decía mi abuela.

En su obra Doña Rosita la soltera, Federico García Lorca retrató vívidamente el dolor, la vergüenza y la estigmatización de la mujer que no conseguía marido. “Cuando voy al pueblo y siento las miradas burlonas, cual agujas, se me llena la boca de veneno. Cada día me levanto con el más terrible de los sentimientos, el de la esperanza muerta, y esa amargura que me ronda y me muerde como lobo hambriento”, le confía Rosita a su vieja nodriza.

Con la imagen de un dedo anular levantado sin anillo nupcial, la portada del New York Magazine mostró al mundo que las solteras son la nueva fuerza política en Estados Unidos y que podrían determinar el resultado de las próximas elecciones. La revista incluía un artículo de Rebecca Trailer, periodista conocida por sus investigaciones sobre el tema y su marcada postura feminista. “Hoy enfrentamos el fenómeno de la adultez femenina, que se traduce en una vida sin ataduras. En forma  creciente, la mujer ya no quiere depender ni económica, ni sexual y, menos todavía, ser definida por los hombres”.

Atrás quedaron los tiempos en que la mujer se sentía validada como persona solamente al contraer matrimonio, el escaño que le concedía estatus, aprobación de su círculo de pertenencia y seguridad material. Muchos expertos en relaciones de pareja apuntan que la convivencia sin amarras legales y los romances “puertas afuera” mantienen viva la llama de la pasión, la comunicación y que también favorece el apoyo entre uno y otro ante el imperativo de reconquistarse y reencantarse día a día.

Ser soltera no significa estar aislada, no tener amigos, ni sexualidad y una vida plena. Sarah Cagen, escritora estadounidense, sostiene que las féminas están valorando la oportunidad de explorar y descubrir su yo interior de una forma que generaciones anteriores no conocieron. Una sobrina me llamó para decirme, casi eufórica: “¡Tía, me voy al Medio Oriente con dos amigas! ¿Fantástico, verdad?”. Le contesté que la envidiaba sanamente. ¡Viajar libre como un pájaro atravesado por el viento, sin rendirle cuentas a nadie más que a Dios, me parece una bendición! ¡ Bienvenida la era de las solteras!

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES