El gran desafío de la ACHS para el 2014: Reducir la tasa de accidentabilidad a un 4%

Es el gran objetivo del Plan Estratégico de esta mutualidad. Para ello implementaron un nuevo modelo de prevención que se orienta según actividad económica, tamaño y nivel de criticidad de la empresa. Se busca fomentar una real cultura preventiva en el país, promoviendo que la “alta dirección” de las empresas comprenda que ésta no sólo es una responsabilidad empresarial ineludible, sino un camino valioso para aumentar los niveles de productividad de sus organizaciones y, por otro lado, para fortalecer el autocuidado entre los trabajadores. Este esfuerzo involucra un aumento significativo de la inversión en prevención, principalmente en especialistas técnicos y en capacitación.

“Un plan estratégico creado desde las bases de la organización, que conlleva un sello de transparencia, eficiencia y búsqueda de mayor competitividad impuesto por el Directorio que presido, es el eje con el que la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) trabaja para llegar al año 2014 con una tasa de accidentabilidad que no supere el 4%”, señaló en la primera cuenta anual realizada en regiones, el ingeniero comercial Fernán Gazmuri Plaza, presidente del directorio de la ACHS. En su exposición, el directivo resaltó que este propósito se condice plenamente con el objetivo del Gobierno de alcanzar la misma tasa para el país, hacia el año 2015. “Dada nuestra alta participación en el mercado de las mutualidades -que supera el 50%- tenemos la obligación de velar por la protección de este importante porcentaje de afiliados que confía su seguridad laboral a nosotros. Asimismo, esta meta del 4% propuesta en nuestro Plan Estratégico para el 2014 ayudará a la consecución del objetivo que se ha impuesto el Estado”.
Actualmente la tasa de accidentabilidad de la ACHS es de 5.24%. Su reducción al 4% significaría que anualmente más de 30 mil afiliados ya no sufrirían accidentes laborales, y consecuentemente, 30 mil familias no se verían afectadas por las consecuencias de estos siniestros.
“Más allá del número de días que no se pierden debido a la disminución de accidentes, esto se traduce en un positivo impacto en el clima organizacional, lo que unido al fortalecimiento de una cultura y metodología por hacer las cosas bien, genera una mejora importante en los niveles de productividad. Es fundamental para su empresa, y para nosotros, que el trabajador se sienta protegido e importante”, añade el presidente del directorio.

Nuevo modelo

La actual administración de la ACHS, liderada por el gerente general Cristóbal Prado Fernández, diseñó el Plan Estratégico 2014, denominado “El desafío es nuestro”, que es parte del avance de una significativa modernización institucional para, entre otros objetivos, conseguir disminuir la tasa de accidentes. “El plan se realizó tomando la opinión de un importante número de personas que trabajan en la ACHS, de modo de hacerlos parte activa de la nueva manera de abordar el tema de la prevención de accidentes y enfermedades profesionales”, explica Gazmuri.
Este nuevo modelo preventivo se basa en una gestión segmentada y especializada según la actividad económica de la empresa, su tamaño y el nivel de criticidad en materia de accidentes y siniestralidad. “Nos hacemos cargo de las necesidades específicas de cada empresa, reconociendo también que las Pymes (que tienen 50 o menos trabajadores) requieren un modelo particular. Para abordar este desafío estamos invirtiendo fuertemente en aumentar nuestra dotación de expertos, higienistas y sicólogos y en seguir fortaleciendo nuestra malla de capacitación, pues sabemos que éstas son las herramientas que de manera efectiva nos ayudarán a hacer una prevención más eficiente”, agrega.
En cifras, estas medidas significan un aumento de un 26% en la inversión en prevención, lo que se traduce en un crecimiento del 50% en la dotación de especialistas y triplicar el gasto en capacitación.
Con la aplicación de estas medidas, asegura, ya se ha visto una clara tendencia a la baja en la tasa de accidentabilidad, por lo que se muestra optimista respecto de alcanzar su objetivo.
En relación con las Pymes y entendiendo que representan el 75% de las empresas asociadas a la ACHS- algo más de 33.000-, el nuevo modelo de gestión preventiva puso especial énfasis en ellas. “Al aumentar el número de expertos y focalizarlos en este segmento, hemos incrementado el nivel de cobertura anual de un 25 a cerca del 100% a través de nuestros equipos distribuidos en las cien agencias que tenemos de Arica a Punta Arena”, comenta.

Importancia del autocuidado

En la ACHS están convencidos que la formación y la educación son pilares fundamentales en este esfuerzo de cambio de las conductas; por ello, el trabajo con los comités paritarios de las compañías es intenso, pero también con la alta dirección y los sindicatos. “Estamos convencidos que el tema de la seguridad laboral es tarea de todos y que no se consigue sin el compromiso y participación activa de cada uno de los actores. Por eso, como institución nos relacionamos fuertemente tanto con los gremios empresariales como con las agrupaciones de trabajadores. No se trata sólo de responsabilidad social, sino que de ser parte de una administración moderna que valora al trabajador como su principal activo”, sostiene Fernán Gazmuri.
En cuanto a los trabajadores, la misión de la ACHS es lograr la internalización del concepto de autocuidado, permitiendo construir un círculo virtuoso en torno a los principios de la seguridad. Para lograr esto, el desarrollo de los programas sicosociales es un componente muy importante, que contribuye a crear una cultura de autoprevención en las organizaciones; por ello, han puesto especial énfasis en la capacitación y formación de los trabajadores para, de esta manera, ir avanzando en el cambio conductual. Una de las acciones concretas en este sentido, fue la firma de una alianza estratégica con Inacap, que permitirá que docentes certificados capaciten a los funcionarios en su propio lugar de trabajo, según las prioridades de cada empresa.
“Hemos desarrollado una malla de 120 cursos, distribuidos en 14 sectores económicos y según tipologías de cargo. Por ejemplo, en los niveles ejecutivos y de supervisión, se ha puesto foco en temáticas de liderazgo efectivo”, explica.
Así, la gestión de la institución y el desarrollo de su modelo se basa en tres ejes básicos para una buena labor, siendo la transparencia uno de esos valores. “Somos una institución sin fines de lucro, trabajamos con dinero de terceros, por lo que debemos ser muy cuidadosos en cómo lo gestionamos y sumamente transparentes en su uso. Nos interesa que nuestros socios estratégicos- las empresas- y los trabajadores, sepan qué se hace con el dinero y cómo nuestros esfuerzos y los suyos van encaminados hacia la consecución del mismo objetivo: disminuir la tasa de accidentabilidad”, declara Fernán Gazmuri. Los otros ejes de acción son la eficiencia y la búsqueda de mayor competitividad, todos insertos en el Plan Estratégico de la ACHS.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES