El ingeniero más allá de las capacidades técnicas

col-Pedro Ramírez Glade USS
Pedro Ramírez Glade Decano Facultad de Ingeniería y Tecnología Universidad San Sebastián

En el mundo actual la única variable segura es el cambio. Así, los profesionales que posean la capacidad de adaptarse continuamente serán quienes tengan más oportunidades, característica fundamental en todas las disciplinas, pero sobre todo en el ámbito ingenieril.

A los ingenieros se les exige proactividad y capacidad de autoaprendizaje, ya no sirve sólo esperar órdenes, sino que deben tomar acciones para la solución de problemas y proponer mejoras, aunque no sean urgentes. Un espíritu de mejora continua y excelencia es fundamental en la empresa actual.

Del mismo modo, el autoaprendizaje para resolver problemas es una característica altamente valorada, igual que la resiliencia, capacidad de aceptar los fracasos y seguir trabajando por el logro de objetivos.

Debe ser hábil en identificar las condiciones del entorno en forma proactiva, e interpretar las señales que recibe, sumando la capacidad de innovar permanentemente considerando el agregado de valor que eso conlleva y la sustentabilidad del medio donde está inserto, buscando el equilibrio entre desarrollo económico, y el cuidado del medioambiente y de las personas, siempre con una mirada de futuro.

En las organizaciones modernas las habilidades sociales adquieren un rol preponderante, pues está comprobado que la capacidad técnica no es suficiente para ser un profesional de excelencia. El ingeniero debe saber trabajar en equipos interdisciplinarios y, para ello, desarrollar habilidades comunicacionales. Es indispensable la capacidad de movilizar personas en los procesos de cambio que le corresponda liderar y complementarlo con habilidades ejecutivas.

También las habilidades blandas son fundamentales para que pueda desplegar su potencial. En concreto: una persona que no sabe expresarse bien, aunque esté en lo correcto, difícilmente podrá convencer a otros de seguir su propuesta. Si no es capaz de entender puntos de vista diferentes y aceptar una decisión de consenso que no comulga del todo con su posición personal, se convertirá en una dificultad para el grupo de trabajo.

Por lo demás, existen variados estudios que muestran cómo el ambiente laboral es una limitante severa para el desarrollo de quienes trabajan en él. En un mal ambiente las personas no entregan lo mejor de sí, y éste, por lo general, no se genera por cuestiones técnicas, sino por cómo se dan las relaciones entre personas. Es muy difícil tener una actitud de colaboración, positiva y proactiva en un entorno inadecuado. Generar un ambiente positivo depende de las habilidades sociales de cada integrante del equipo. Es así que liderazgo, comunicación, trabajo en equipo y empatía son aspectos fundamentales, y las características que la empresa moderna demanda de los ingenieros de hoy.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES