El sello que marca a los egresados de FACEA UCSC

Se sienten orgullosos de su alma máter, destacan la sólida formación valórica y la educación de excelencia que recibieron, y reconocen la alta calidad académica y humana de sus profesores, así como su cercanía permanente y su férreo compromiso con la enseñanza, extendida más allá de la sala de clases.

“Era una segunda familia”, dicen los egresados de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas (FACEA) de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC) recordando su paso por sus aulas, destacando que allí recibieron las herramientas necesarias para desarrollarse profesionalmente. “Y no fueron solo conocimientos, sino también habilidades blandas (…) A mí, en lo personal, me entregaron la confianza para creer que podía hacer lo que me propusiera”, dice Natalia Villegas, actual Directora Regional de Sernatur Biobío.

Sello de calidad

Natalia Villegas.

En 2008, tras egresar de Publicidad, Natalia decidió entrar a estudiar Ingeniería Comercial en la UCSC por la formación valórica que sabía que entregaba, la que había visto materializada mientras participaba como voluntaria del programa Techo. “Conocí a estudiantes que eran parte de la Pastoral de la UCSC.

Participé con ellos en distintas actividades y vi que su compromiso social era parte del sello que les inculcaba la universidad. Eso me encantó”, cuenta, acotando que al entrar a FACEA también ella pasó a formar parte de la Pastoral.

Con emoción reconoce que la enorgullece que hoy la Facultad esté posicionada dentro de las mejores escuelas de negocios, así como ver que sus compañeros de generación se desempeñan exitosamente en distintas áreas. “Creo que eso tiene que ver con que egresar de FACEA te otorga un sello de calidad, que es reconocido”, opina.

Los programas sociales en que participó fueron delineando un camino que, finalmente, la llevaron a ejercer en el servicio público. Su paso por ProChile y como asesora por la seremi de Economía fueron escalones que Natalia superó hasta llegar a Sernatur, donde tras cuatro años de trabajar en distintos proyectos, asumió como Directora Regional en mayo de 2019.

“Creo que mi trayectoria profesional habría sido distinta si no hubiera estudiado en FACEA. Allí me entregaron los conocimientos y las habilidades que me han ayudado a avanzar. Me inculcaron valores como el compañerismo, el respeto, el trabajo en equipo y, sobre todo, el liderazgo”, enfatiza.

De hecho, comenta, en sus últimos años de carrera participó de un grupo de liderazgo creado por el decano de ese entonces, Iván Valenzuela. “Fue una linda experiencia, que me ayudó a ganar confianza en mí misma y a ver que tenía la capacidad de liderar. Por eso, estoy orgullosa de pertenecer a una facultad que me brindó las herramientas para desarrollarme y llevarme a ser quien soy”.

Trato personalizado y cercano

Sergio Echeverría.

También a Ingeniería Comercial, pero 14 años antes, ingresó Sergio Echeverría, quien formó parte de la segunda generación de la carrera en FACEA. “Aún no era una facultad. Era una escuela que recién se estaba formando, y la universidad tuvo la apertura para permitir a los estudiantes participar activamente de ese proceso”, destaca. “Nos reuníamos con el rector, y le compartíamos nuestras ideas e inquietudes, muchas de las cuales fueron consideradas”, dice sin ocultar el orgullo de sentirse protagonista del crecimiento de FACEA.

Sergio Echeverría es actualmente jefe regional de Transbank (Biobío y Ñuble), participa como socio en una empresa familiar y, desde hace año y medio es parte del Directorio de CPC Biobío. “Creo que me escogieron por mi visión de darle al gremio un foco hacia la transformación digital, apoyando a los emprendedores locales y desarrollando nuevas actividades económicas en la Región”, opina. De sus años como alumno recuerda el ambiente familiar que se vivía en FACEA, a docentes como Rosario González, Roberto Ortiz o Daniel Soto, y a sus compañeros, con muchos de los cuales hasta hoy mantiene una estrecha amistad. “Lo que más destaco es la educación personalizada y el trato cercano que existía, tanto con los profesores como con las autoridades académicas, a quienes sabíamos que podíamos acudir en cualquier momento”, sostiene.

Echeverría también recalca el exponencial crecimiento que ha vivido la Facultad, desarrollo que involucra desde la infraestructura y la cantidad de alumnos hasta la calidad profesional de sus docentes, muchos de ellos con grado de doctor o magíster. “Eso habla de que, de la mano del crecimiento de la propia universidad, FACEA ha vivido un crecimiento sostenido que hoy la tiene muy bien posicionada”.

Calidad profesional y humana

Ángela Domínguez.

Y fue justamente esa impronta de excelencia académica lo que llevó en 2003 a Ángela Domínguez a escoger la UCSC para estudiar Contador Auditor. Eso y su sello valórico. “Me gustó que su malla incorporara ramos como Ética Profesional, por ejemplo, asignatura que entrega valores que hasta hoy marcan mi quehacer”, sostiene.

También destaca la calidad de los docentes, así como su vasta experiencia profesional, la que buscaban traspasar a sus alumnos para que enfrentaran de la mejor forma posible el mundo laboral.

Pero lo que más resalta de ellos es su calidad humana, la que quedó en evidencia en su segundo año de carrera cuando, por dificultades económicas, vio peligrar la posibilidad de seguir estudiando. “No tenía recursos, y en esa época no había gratuidad. El ‘profe’ Iván (Valenzuela) y otros académicos hicieron gestiones para lograr que me dieran crédito. Además, me ofrecieron hacer ayudantías y trabajar en el Prodemu, ayudando a capacitar a mujeres empresarias”.

Con esos trabajos no solo logró pagar su carrera, sino que también consiguió desarrollar habilidades que le sirvieron para el trabajo y para la vida. “Estoy muy agradecida de la universidad y de mis profesores por la excelente formación que me entregaron, y porque empatizaron con mi situación y buscaron cómo ayudarme, porque uno no quiere que le regalen las cosas, solo que le den oportunidades, y ellos lo hicieron”.

Ángela aprovechó esas oportunidades, y un día después de terminar su carrera ya estaba trabajando en la consultora Ernst & Young (EY), en Santiago. Tras año y medio allí, comenzó su carrera profesional en la Contraloría Regional del Maule, donde fue fiscalizadora y supervisora; luego, se fue a la de Rancagua, como jefa de la Unidad de Control Externo, cargo que en 2018 asumió en la recién creada contraloría regional de Ñuble, donde hasta hoy trabaja.

Herramientas para seguir creciendo

Roberto Ortiz.

“El sello de la universidad te marca”, dice Roberto Ortiz, quien explica que esa impronta incorpora valores como el esfuerzo, la responsabilidad y el trabajar duro en pos del logro de objetivos.

El contador auditor, que ingresó a estudiar a FACEA en el 2000, sostiene que también son parte relevante de este sello los docentes, a quienes destaca por su alto nivel técnico y su trato cercano. “La posibilidad de ese diálogo permanente con profesionales es importante porque brinda nuevas herramientas y ayuda al desarrollo de habilidades blandas”, dice.

Ortiz hoy es senior manager de PwC, empresa con presencia en cerca de 170 países, dedicada a la auditoría y consultoría empresarial, donde trabaja desde 2004. “Agradezco que profesores de la Facultad tuvieran nexos con la compañía, pues eso me permitió poder postular a hacer mi práctica profesional, algo que era difícil de conseguir en ese tiempo”.

Comenta que ha seguido en contacto con la UCSC, donde hoy es docente del diplomado en Normas de Contabilidad Internacional (IFRS). “La Facultad ha hecho un gran trabajo para lograr que los egresados sigan en contacto, invitándolos a distintas actividades o enviándoles información sobre la universidad o temas de su profesión. Creo que entienden esa vinculación los beneficia a todos: nosotros podemos ayudar en temas de empleabilidad y ellos, nutrirnos de nuevos conocimientos”.

Agrega que está orgulloso del crecimiento de FACEA, y de cómo ha logrado posicionar su oferta de postgrado y educación continua en la zona, brindando a los profesionales herramientas para seguir creciendo. “Eso, sumado a que ha atraído profesionales con alto nivel de especialización, le permite ocupar hoy una posición competitiva entre las mejores escuelas de negocios del sur de Chile”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES