Empresa y educación en la Corporación de Estudio de la CPCC: Alianza para el éxito

Corporacion-estudio-2.jpgLos liceos comerciales INSUCO, INCOFE y los industriales de Tomé, Concepción y Schwager imparten innovadores programas de emprendimiento complementarios a su sistema de educación dual, entregando a sus alumnos una sólida formación.
E mpresa-alumno es un concepto que muy bien maneja la Corporación de Estudio, Capacitación y Empleo de la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción. Desde 1993 la educación dual ha sido un beneficio para los cientos de jóvenes que inician su vida laboral. “Partimos con dos especialidades y dos colegios, con muy poquitas empresas (29) y la meta era a los 10 años tener a todos nuestros alumnos en la educación dual, lo concretamos antes de esa década y nos sentimos muy orgullosos de ello”, comenta Andreina Borzone Tassara, Gerente General de la Corporación de Estudio.
Son alrededor de 2.500 alumnos de tercero y cuarto medio los beneficiados, que dentro de su plan de estudios asisten dos días a la semana a las empresas; allí cumplen con asignaturas prácticas guiados por un profesor tutor que supervisa que ese plan se esté desarrollando en la empresa. A la vez, la empresa designa un instructor que supervisa al alumno y está a cargo de desarrollar el plan de aprendizaje. “Desde el principio hemos evaluado esta experiencia dual muy positivamente, aunque partimos con grandes temores desde el punto de vista pedagógico, ese ha sido un factor que nos ha sorprendido a todos, porque el alumno ha encontrado una acogida incluso paternal en la empresa”, comenta Andreina Borzone, quien agrega que los jóvenes pertenecientes a la educación dual adquieren una ventaja al momento de egresar. “Maduran más rápido, llegan a su casa y son capaces de entender al padre o a la madre, porque tienen un tema en común”, comenta la profesional, quien señala que lo realmente exitoso es que los alumnos después de egresados, en su gran mayoría, realizan su proceso de práctica en la misma empresa y muchos de ellos son definitivamente contratados. Para los docentes también hay beneficios, se provoca un movimiento dinámico de aprendizaje de ir y venir, hay un flujo de información y actualización tecnológica que permite a todos avanzar. Asimismo, la Corporación aprovecha el vínculo con el sector empresarial para readecuar los planes de estudio y las especialidades que el mercado requiere.
Muchas de las acciones corporativas están orientadas a mejorar la Calidad de la Educación de los establecimientos, éste es uno de los fines corporativos principales para lo cual el 2007, se creó el Consejo Mejoramiento de la Educación, el que encabezado por el consejero y vicepresidente ejecutivo de la Corporación, Pedro Larraín Tobar, fundamenta su actividad en la integración de docentes, apoderados y estudiantes con el fin efectuar mejoras en la generación de conocimientos acorde a las necesidades de sus estudiantes y con un perfil de egreso congruente con los requerimientos de las empresas regionales.

EMPRENDIMIENTO

Asimismo, en la Corporación existen programas de emprendimiento: uno es el programa Principios y Fundamentos de la Propiedad Privada y Libertad de Emprender, que llega a unos 5.500 alumnos. “Desde el momento que ingresan nuestros jóvenes a primero medio les contamos un poco la historia de Juan y María, una pareja que empieza a tejer y su negocio va creciendo. Esta narración entrega conceptos básicos de economía. A través de este cuento les enseñamos qué es una cuenta de ahorro, qué es una cuenta corriente, qué es una empresa propiamente tal. En segundo y tercer año les entregamos módulos guiados por especialistas en el desarrollo de iniciativas empresariales y en la tercera parte se incluye una mesa redonda en la que tienen la oportunidad de conocer directamente las experiencias de distintos empresarios de la Región”.
Dentro de este programa el concepto que se enfatiza es el de libertad y el derecho de la propiedad privada. Pedro Larraín, señala que como institución ponen especial énfasis en este tema. “Nosotros les enseñamos a los muchachos la conveniencia de tener una actividad, de ser independiente, de ser empresario, ponen en práctica conceptos que los convierten en trabajadores más integrados, con valores que resultan indispensables en los actuales equipos de trabajo”.
Junto a este programa se incorpora el Centro Estudiantil de Formación Empresarial, CEFE, a través del cual los alumnos tienen la posibilidad de desarrollar un proyecto de microempresa, donde ellos presentan la idea y el centro facilita los especialistas para que puedan concretar su negocio, la idea ganadora obtiene un millón de pesos.
Un laboratorio de inglés es otro elemento que distingue a la Corporación de Estudio. Se trata del Anglolab que cada año distingue a su mejor alumno con un premio consistente en un viaje a Boston, al EF Internacional School of English, para realizar un curso intensivo.
En la Corporación se muestran cautos por los resultados del SIMCE 2008, aunque destacan el primer lugar comunal obtenido por el Liceo Industrial de Tomé y el hecho que los promedios de los liceos corporativos los situaron, a nivel nacional, por sobre los municipalizados y los particulares subvencionados, disminuyendo así la brecha con los particulares pagados. Asimismo, cuatro liceos superaron a los considerados sus similares, es decir, aquellos establecimientos del mismo nivel socioeconómico. “Esto se debe a un trabajo sistemático que parte por un diagnóstico y un reforzamiento, lo cual es un doble reto, porque distinta sería la situación si recibiéramos a los alumnos en nivel básico”, dijo Larraín. Sin embargo, un claro ejemplo para la obtención de buenos resultados es el Liceo Industrial de Tomé, establecimiento que posee un parque recreativo cuya inversión es de casi 180 millones de pesos, donde los estudiantes además de su plan curricular desarrollan otras actividades deportivas, recreativas, en canchas de tenis, multicanchas, parques, jardines, y también con implementación de salas de estudios para que el alumno que no tiene las condiciones pueda quedarse en él.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES